¿Qué son las bolas chinas y para qué sirven? Lo primero es dejar claro que no son una herramienta para proporcionar placer, al menos, no placer sexual directo. Y es que la vagina carece de terminaciones nerviosas, excepto en su parte más externa, con lo cual, cuando están colocadas, es muy excepcional que produzcan placer.

Las bolas chinas tampoco son la solución a todos los problemas de suelo pélvico; ya que, para aquellas mujeres con hipotonía, puede resultar absolutamente frustrante e incluso llegar a ahondar en una depresión postparto, comprobar que no son capaces de mantenerlas ni siquiera un minuto. En estos casos, su uso está contraindicado, así como para las mujeres con vaginismo, que no podrían conseguir colocárselas. Es por eso siempre aconsejamos acudir a un especialista para encontrar un diagnóstico acertado y un tratamiento personalizado a cada caso.

Qué son las bolas chinas y para qué sirven

Las bolas chinas, bolas de geisha o Ben Wa, a pesar de su nombre, no tienen su origen realmente en China, sino en Japón, aunque no hay evidencias fiables. Son mecanismos formados normalmente por una o dos bolas unidas por un cordón, en cuyo interior se encuentra otra bolita más pequeña que choca contra las paredes de la bola que la contiene al llevarlas colocadas, al andar o al estar en movimiento.

Hay mujeres que notan perfectamente cómo vibra la bolita dentro de la esfera que la contiene cuando se mueven llevándolas puestas. Otras personas debido a la debilidad de sus músculos de su suelo pélvico o a que las bolas están colocadas en el tercio medio o superior de la vagina, que carece de sensibilidad, no notan la vibración de la bolita interior de las bolas chinas, pero esto es muy frecuente y no significa que no estén siendo eficaces.

La vibración que produce el choque de la bolita interior de la bolas chinas contra las paredes de la vagina provoca una contracción involuntaria y continua de los músculos que la rodean, aumentando la circulación sanguínea, la lubricación y el tono muscular. No es más eficaz usar dos o más bolas al mismo tiempo, ya que puede resultar molesto en mujeres con el cuello del útero más bajo.

Para que el uso de bolas chinas sea efectivo es imprescindible moverse al llevarlas colocadas, para que la bolita de su interior se mueva y choque contra las paredes de la vagina provocando su contracción involuntaria.

Si además, practicas ejercicios de Kegel o contracciones voluntarias del suelo pélvico estarás no sólo entrenando el tono, sino también la fuerza de esta musculatura.

Beneficios de las bolas chinas

Parece demostrado que el uso continuado de bolas chinas aporta beneficios a las mujeres adultas y sanas que las usan, ya que ayudan en gran medida a mejorar el tono de los músculos del suelo pélvico, aumentar la irrigación sanguínea y a mejorar la lubricación natural de la vagina. De esta manera, con su uso continuado en el tiempo lograremos una mejoría considerable en la calidad de las relaciones sexuales.

Esto se traduce en orgasmos más largos e intensos y recuperación de la sensibilidad sexual cuando, por ejemplo, la hemos perdido tras un parto largo o traumático con fórceps, episiotomía… Así mismo, un suelo pélvico tonificado y fortalecido ayudará a evitar incontinencias urinarias y disminuir en algunos casos el riesgo de prolapso.

Los músculos del suelo pélvico son bastante agradecidos y en cuanto comenzamos a trabajarlos con cierta continuidad sus beneficios llegan muy rápidamente. Siempre que seas constante con tu rutina durante unos 15-30 minutos diarios, deberías empezar a notar sus beneficios en menos de un mes.

Cómo elegir las bolas chinas adecuadas

Si estás pensando comprar bolas chinas y quieres saber cuáles son las mejores, son aquéllas que mejor se adaptan a tu cuerpo y a tus necesidades concretas. Como hemos comentado hasta ahora, en principio, cualquier mujer adulta sana y con un mínimo de fuerza en su suelo pélvico podría usarlas. Pero, ¿qué tengo que tener en cuenta para decidirme por unas u otras? Yo, particularmente, he basado mi decisión en estas características: medidas, peso, número de bolas en el pack y materiales empleados en su fabricación.

Medidas de las bolas chinas

La medida normal, la más habitual, está en torno a los 35 mm, aunque hay modelos más pequeños para mujeres que no han dado a luz o que les resulten más cómodas. En cualquier caso, lo importante es que las bolas chinas se mantengan colocadas y no se salgan para que su vibración se transmita a las paredes de la vagina. Por lo tanto, es lógico pensar que es mejor comenzar por un tamaño más grande y un peso menor.

Peso de las bolas chinas

A pesar de que se pueda pensar lo contrario, a priori, es mejor empezar por unas bolas chinas de poco peso que podamos mantener sin problema en el interior de la vagina y que nos permitan continuar con la terapia. Usando unas bolas chinas demasiado pesadas que se salgan con facilidad sólo conseguirás frustrarte y abandonar el entrenamiento. Además, como ya hemos visto, su eficacia no se basa en el peso.

Número de bolas chinas

La eficacia de las bolas chinas no está en colocarse cuantas más mejor, sino en conseguir mantener dentro de la vagina al menos una para que su vibración contraiga involuntariamente la musculatura que la rodea. Una vez se consiga el tono muscular necesario para llevar colocada, sin contraer voluntariamente, una bola, podrás pasar a otra de menor tamaño, más peso o unir dos bolas y llevarlas al mismo tiempo.

Es interesante que el fabricante ofrezca varias bolas de diferentes pesos para comenzar por una y después combinar varias e ir adaptando el tamaño y peso a la mejoría y capacidad de retención que progresivamente van a experimentar tus músculos del suelo pélvico. En el mercado hay una gran variedad de marcas que ofrecen varias bolas en un mismo pack con diferentes tamaños y/o pesos desde 28 g. hasta 100 g. o más.

Materiales de las bolas chinas

La silicona o el ABS/PC de grado médico, usados especialmente por su carácter hipoalergénico, están ganando terreno ya que suponen una gran garantía de higiene y de que no van a provocar irritaciones ni alteraciones dermatológicas. Intenta evitar los materiales porosos como el plástico, que pueden contener bacterias. Presta atención al material del cordón que no sea de hilo, por la misma razón.

Por otra parte, es importante informarse de la presencia de ftalatos (DEHP free) o cualquier otro componente tóxico o irritativo entre los materiales de fabricación de nuestras bolas chinas. Todos los productos disponibles en nuestra tienda online poseen el certificado de calidad europeo CE que obliga a los fabricantes a pasar unos estrictos controles de seguridad y calidad y a ofrecer al cliente dos años de garantía.

Bolas chinas para el suelo pélvico

Como terapia preventiva cualquier mujer adulta, sana y con un mínimo de fuerza en sus músculos pélvicos podría usar unas bolas chinas, especialmente si planea quedarse embarazada o tras haber pasado por uno o varios partos, mujeres con sobrepeso u obesidad, mujeres que quieren prevenir prolapsos, que practican habitualmente deportes hiperpresivos o de impacto, cantantes, mujeres con estreñimiento crónico, aquéllas que cargan peso de manera habitual, antes y después de pasar por una cirugía genitourinaria o pélvica, etc.

También se pueden usar las bolas chinas como terapia de mejoría de los siguientes síntomas y siempre que se haya consultado previamente con un especialista:

Incontinencia urinaria de esfuerzo, incontinencia urinaria mixta, fortalecimiento del suelo pélvico tras el parto y como tratamiento de disfunciones sexuales provocadas por la debilidad de los músculos del suelo pélvico.

Bolas chinas durante el embarazo

En general, ningún fabricante que conozcamos recomienda el uso de bolas chinas durante el embarazo. Aunque debes saber que si tu embarazo no es considerado de riesgo puedes consultar a tu ginecólogo sobre la idoneidad de usarlas y, muy probablemente, te insistirá entonces en que pongas una especial atención al cumplimiento estricto de las normas de higiene y mantenimiento de estos dispositivos.

Bolas chinas en el postparto

Durante la cuarentena y en las primeras semanas de recuperación postparto se debe evitar el uso de bolas chinas. Debemos esperar hasta que nuestro ginecólogo nos dé vía libre para poder comenzar a usar estos dispositivos. Una vez pasada la cuarentena, si notas que has quedado con una abertura vaginal excesiva, muy frecuente tras el parto, o una gran debilidad del suelo pélvico, lo mejor es que acudas a un especialista, en nuestro Directorio de Profesionales puedes encontrar el más cercano, para que te valore y prescriba el mejor tratamiento para tu caso.

Como decíamos antes, intentar fortalecer el suelo pélvico tras el parto con bolas chinas puede originar más frustración al comprobar que no se consiguen retener dentro de la vagina. En estos casos, es mucho más eficaz el uso de vibradores que logran mejorar la propiocepción del suelo pélvico y, que además consiguen el orgasmo, uno de los mejores ejercicios del suelo pélvico.

Bolas chinas y prolapso uterino

En el caso de que sospeches que tienes un prolapso o ya te lo hayan diagnosticado, el uso de bolas chinas no está recomendado. Pero, como cada mujer y sus circunstancias son diferentes y además existen diferentes tipos y grados de prolapso, lo mejor es acudir a un especialista en suelo pélvico para que valore y prescriba el mejor tratamiento para tu caso.

Normalmente, el tratamiento de un prolapso implica muchos aspectos más que limitarse a fortalecer los músculos de una zona concreta. Implica mejorar la postura, compensar posibles desequilibrios en el core, evitar o reducir prácticas perjudiciales o de riesgo… Como comentábamos, para los casos de abertura vaginal excesiva, muchas veces es más eficaz el uso de vibradores que no se tienen que retener dentro de la vagina.

Cómo usar las bolas chinas

Puedes comenzar usando una bola más grande de poco peso y seguir con otra bola más pesada, luego dos, otras más pequeñas y más pesadas… hasta agotar las posibilidades que te ofrezca el pack que hayas comprado. Si quieres saber cómo ponerse las bolas chinas, ten en cuenta que deben quedar insertadas aproximadamente en el sitio donde se colocaría un tampón, procurando que el cordón sobresalga ligeramente de la vagina para facilitar su extracción. Se recomienda el uso de un poco de lubricante de base acuosa o gel hidratante para hacer más cómoda su inserción. Una vez colocadas, ponte de pie y comienza a andar y a moverte. La gravedad y tus músculos harán todo el trabajo.

Cuánto tiempo se usan las bolas chinas

Normalmente, se suele empezar durante 10-15 minutos diarios para ir aumentando progresivamente hasta llegar a dos o tres horas diarias. Más tiempo no es necesario y además podría no ser tan beneficioso. Si no eres capaz de mantenerlas en su sitio, puedes volver a colocarlas las veces que sea necesario o incluso usarlas tumbada e intentar contraer los músculos del suelo pélvico para evitar que salgan mientras tiras del cordón de extracción.

Lo ideal, en casos de tanta debilidad muscular, es que comiences con una rutina de ejercicios de Kegel. Después, una vez hayas tomado conciencia de los músculos del suelo pélvico y sepas localizarlos y contraerlos de manera independiente, podrás plantearte continuar con el uso de bolas chinas según tus músculos vayan adquiriendo progresivamente más fuerza y tono.

Sólo colocándolas y manteniéndolas mientras estamos en movimiento ya estaremos aumentando el tono de nuestro suelo pélvico. Si, además de llevarlas puestas, realizamos una rutina de ejercicios de Kegel, estaremos no sólo aumentando la tonicidad, sino también la fuerza de nuestros músculos de suelo pélvico. Contrae y eleva, mantén la contracción, suelta la contracción, descansa y relaja.

Con esto, creo que ya ha quedado claro qué son las bolas chinas y para qué sirven, ¿verdad? No obstante, siempre son bienvenidos todos los comentarios, experiencias, dudas o preguntas que queráis compartir con nosotras y que intentaremos resolver lo mejor posible. También, os recordamos que toda la información que ofrecemos tiene un mero carácter divulgativo y en ningún caso y bajo ningún concepto pretende sustituir los consejos de un profesional sanitario sobre la condición física única y particular de una determinada persona.

¡Comparte!

Escrito por: María En Suelo Firme

Como tantas otras mujeres actuales, madre y trabajadora, que tras sufrir un primer parto muy traumático y un segundo con prácticamente la misma violencia obstétrica que el primero, decide poner todos los medios a su alcance para superar sus secuelas físicas y psíquicas. Sorprendida por el tabú social que existe en torno al suelo pélvico y sus disfunciones, descubre la reeducación abdominopélvica, algo que en España ni se ofrece, ni se subvenciona y sobre lo que ni siquiera se informa, pero que está totalmente normalizado en otros países del entorno europeo. Tras recuperarse y comprobar el desamparo en el que se encuentran otras muchas mujeres en su misma situación, decide unirse a Laura y Pilar y fundar juntas En Suelo Firme para romper tabúes y facilitar el acceso a información sobre el suelo pélvico.

160 Comentarios

  1. Vicky martes, 13 septiembre 2016 at 17:14 - Responder

    Hola. Tengo un descolgamiento de la vegiga en grado 2.. tengo 53 años y con la menopausia desde hace 10 años. Quisiera saber si al tener el descolgamiento de la vegiga se pueden usar las bolas chinas. Gracias de antemano. Saludos

    • Laura Rojas martes, 13 diciembre 2016 at 13:22 - Responder

      Hola Vicky:
      Muchas gracias por compartir tu duda con nosotras. El uso de las bolas chinas no está indicado en casos de prolapso de grado 2, que es tu caso.
      Mi recomendación es que, en primer lugar, acudas a una valoración de tu suelo pélvico y musculatura abdominal con un fisioterapeuta especializado. Una vez valorada, tu fisio te recomendará ejercicios concretos y la idoneidad o no de utilizar algún dispositivo para ayudarte.
      Un abrazo!!

  2. Adriana lunes, 15 agosto 2016 at 13:45 - Responder

    Tengo 30 años, sí tuve embarazo pero no parto natural. Tengo problemas sexuales con mi pareja, ya que no tengo tonificadas mis paredes vaginales. ¿Esto es una buena opción? En cuánto tiempo puedo notar cambios? La verdad, me siento frustrada y necesito ayuda. Gracias.

    • Laura Rojas martes, 16 agosto 2016 at 11:42 - Responder

      Hola Adriana:
      Muchas gracias por compartir tu caso con nosotras. Las bolas son una de las muchas opciones disponibles para la recuperación del suelo pélvico, si lo que se necesita es tonificar. Cuando hablas de problemas sexuales, lo atribuyes a falta de tono en las paredes, ¿te lo ha diagnosticado tu gine/matrona o un fisioterapeuta especialista? A menudo, ocurre que en el posparto las mujeres recurren a las bolas chinas pero no es lo más apropiado siempre, ya que si existen zonas con tensión (por cicatrices, “contracturas”, etc.) lo primero es relajar esas zonas y después comenzar a tonificar. Te cuento todo esto para decirte, en resumen, que lo más adecuado es visitar a un profesional especialista y, si efectivamente, necesitas tonificar tus músculos perineales, lo hagas con bolas, ejercicios, biofeedback, electroestimulación o lo que mejor se adapte a tus necesidades y metas. En cuanto a los tiempos, no podemos generalizar ya que puede variar dependiendo de algunos factores, pero en general, a partir 3 semanas podrías empezar a notar resultados.
      Te mando un fuerte abrazo.

  3. mcmuker martes, 12 julio 2016 at 20:34 - Responder

    Hola a todas. Lo primero felicitaros por el post, muy didáctico e interesante.
    En mi caso tras el parto me han identificado dos prolapsos, de la vejiga y del recto…
    Estoy haciendo fisioterapia y ejercicios de kegel en casa, y estaba pensando en comprarme unas bolas chinas. Está recomendado su uso cuando ya tienes el prolapso?

    • Laura Rojas sábado, 13 agosto 2016 at 12:05 - Responder

      Hola mcmuker:
      Si estás trabajando con tu fisio, lo ideal es que consultes con él/ella si, en este momento de tu recuperación perineal, es apropiado utilizar las bolas. Yo, por esta vía, sin valorar tu musculatura no puedo recomendarte usarlas o no, ya que necesitaría saber el estado de tus músculos, su fuerza, su tono… No sólo depende de tener o no prolapso, sino del estado de los músculos, de si estos soportarían el peso de la bola en el interior de la vagina y de si necesitan o no ser tonificados. Háblalo con tu fisio y, si tienes dudas, aquí estamos para intentar solucionarlas. Un fuerte abrazo!

  4. Alba sábado, 2 julio 2016 at 1:16 - Responder

    Hola, me gustaría saber por qué no se pueden usar las bolas chinas durante el embarazo. Gracias

    • Laura Rojas lunes, 11 julio 2016 at 12:55 - Responder

      Hola Alba, los fabricantes de dispositivos para el entrenamiento del suelo pélvico son unánimes en este tema argumentando lo siguiente: “Se aconseja que las mujeres eviten introducir cuerpos extraños dentro de la vagina cuando están embarazadas, ya que aumentan las posibilidades de tener una pérdida o una ruptura prematura de las membranas. Si tienes cualquier pregunta, por favor, consulta siempre a tu médico.”
      Muchas gracias por tu comentario. Un abrazo!!!

  5. Julia martes, 10 mayo 2016 at 19:25 - Responder

    Hola: Compré unas bolas chinas pero es la primera vez que veo esto y me las compré como canicas de cristal y sin cordón. Las quiero para la incontinencia urinaria y no se como usarlas. O si debo comprarme otras en la farmacia. Cuáles compro? Muchas gracias.

    • Laura Rojas martes, 12 diciembre 2017 at 8:23 - Responder

      Hola Julia:
      Como decimos en este artículo es importante que las bolas que compréis sean de un material que cumpla con todos los controles médicos y que tengan cordón para que las podáis extraer con facilidad. En nuestra tienda online encontrarás que, aunque existan diferentes tipos, todas ellas cumplen con los requisitos de seguridad necesarios.
      Un abrazo y muchas gracias por tu comentario.

  6. maria jesus viernes, 29 abril 2016 at 23:06 - Responder

    Hola, me llamo María Jesús, tengo 48 años y soy recepcionista en el bufete de abogados más importante de Calahorra. Me gustaría saber cómo afectaría el uso de bolas chinas en mi profesión, pues hay días que noto que mi suelo pélvico está a punto de claudicar y supongo que cuidado habrá que tener. Solicito respuestas. Muchas gracias compañeras y enhorabuena a todas las que sentís placer.

    P.D. También me preocupa un poco el efecto trampolín.

    • Irene martes, 3 mayo 2016 at 21:10 - Responder

      Hola compañera, el uso de las bolas chinas es aconsejable para cualquier profesión. Además, te aconsejo que las uses mientras practicas la postura del trampolín. Esa, junto con la embestida de las doce le proporcionarán una gran fortaleza a tu suelo pélvico.

      Un saludo, amiga.

  7. Mila Beunev viernes, 15 abril 2016 at 0:14 - Responder

    Hola! En primer lugar muchísimas felicidades por el artículo, me ha ayudado mucho. Hoy mismo mi novio me ha regalado unas bolas chinas (estuvo preguntando en la tienda y según las características y los consejos del dependiente escogió las que creyó más adecuadas para mí) y las he estrenado, y me resulta curioso que no me cuesta ningún trabajo ponérmelas, ni siento que se me vayan a caer en ningún momento (de hecho, tengo que quitármelas con cuidado) y siento la vibración si salto o hago algún movimiento agitado, pero no mientras camino. Es esto normal? Muchas gracias!!

  8. Alba miércoles, 6 abril 2016 at 8:51 - Responder

    Hola! Voy a empezar a utilizar un DIU de cobre y quiero empezar a utilizar bolas chinas para la incontinencia (después del parto hace 7 meses cada vez se me escapa más). Quería saber si el DIU y las bolas chinas son compatibles. Muchas gracias!

  9. Maggie martes, 15 marzo 2016 at 15:01 - Responder

    Hola buenas tardes.
    Primero, muchísimas gracias por leer mi comentario y por tanta ayuda como brindáis desde esta web.
    Yo llevo unos meses usando bolas chinas.
    Al principio me costó bastante hacerme a ellas. Mi vagina es pequeña y no entendía que debían quedar por encima del músculo. Ahora recordándolo casi me río, porque yo me comparaba con la imagen de como debían quedar insertadas y, claro, tenía miedo de empujarlas muy adentro.
    Ahora las introduzco sin problema, pero para que me queden bien por encima del músculo tengo que llevarlas muy “atrás y arriba”.
    El “problema” o duda que tengo es que, a veces, cuando las voy a sacar, me ocurre que la primera bola está como acodada sobre la segunda (ésta sería la más cercana a la apertura vaginal) y tengo que introducirme un dedo para desacodarlas y que salgan bien. Entonces, esto me lleva a pensar que de este modo quizás no están realizando su labor…
    Algunos comentarios me han resultado de mucha ayuda y las respuestas más, claro ;-) en el sentido de que con solo sentir las vibraciones ya se está trabajando la musculatura, pero agradecería muchísimo si alguien me pudiese decir, si el hecho de que una de las bolas se vaya hacia un lado (hacia lo ancho, vamos!) resulta en algún beneficio o no.
    Bueno no lo lío más. Mil gracias de nuevo y feliz día!

  10. Gabi jueves, 3 marzo 2016 at 9:37 - Responder

    Hola Laura,

    Muchas gracias por el estudio y tus respuestas que resultan de mucha ayuda.

    Llevo unas pocas semanas usando las bolas chinas y la verdad es que creo que siento que empiezan a hacer su efecto y eso es motivante.

    También es cierto que no he tenido embarazos por lo que a pesar de tener 37 años parece que mi musculatura no se encuentra muy débil todavía.

    He leído que hay que valorar si se puede o no usar las bolas durante el embarazo pero no identifico si el uso de las bolas puede llegar a ser incompatible con quedarse embarazada. ¿seria recomendable dejar de usar las bolas si estas buscando quedarte embarazada?

    Muchas gracias
    Un saludo

    • Laura Rojas jueves, 3 marzo 2016 at 10:06 - Responder

      Hola Gabi:
      El hecho de utilizar bolas chinas para el entrenamiento del suelo pélvico no es incompatible con quedarse embarazada. A lo que nos referimos cuando afirmamos que hay que valorar si se pueden o no usar las bolas es, no sólo en la mujer embarazada, sino en cualquier mujer, porque no todas las mujeres necesitan aumentar el tono de su su suelo pélvico. Hay mujeres con una tensión excesiva que, si usan bolas chinas, pueden ver cómo esa tensión aumenta y eso no es recomendable, pues hablaríamos de una hipertonía de suelo pélvico.
      Explicarte que, cuando los fabricantes de bolas chinas no recomiendan su uso en mujeres embarazadas, suelen hacerlo para evitar infecciones derivadas de un uso incorrecto (sin las medidas de higiene adecuadas). Pero utilizándolas adecuadamente, si los músculos de la mujer embarazada lo precisan (porque necesite tonificar), no estarían contraindicadas.
      Un abrazo.

  11. Sttefany jueves, 3 marzo 2016 at 3:18 - Responder

    Hola, cómo estás? Muchas gracias por el artículo, muy completo y claro.
    Quería preguntarte por lo que escribiste usarlas como terapia preventiva, podrías explicarme cómo las cantantes entran en ese grupo? Tengo 21 años y soy cantante lírica, y me encantaría saber qué beneficios traen las bolas chinas en este ámbito.
    Otra vez muchas gracias.

    • Laura Rojas jueves, 3 marzo 2016 at 10:21 - Responder

      Hola Sttefany:
      Gracias por tus palabras. Verás, los cantantes se incluyen en el grupo de personas que deben entrenar su suelo pélvico para prevenir complicaciones, ya que en su práctica de canto realizan aumentos de la presión abdominal que pueden someter al suelo pélvico a un exceso de trabajo ante el que podría claudicar. Esto no significa que todas las cantantes vayan a tener problemas de suelo pélvico, pero sí es recomendable que acudan a un fisioterapeuta especialista que valore el estado de su musculatura y cómo actúa esta cuando la mujer practica el canto para, así, recomendarle el entrenamiento más adecuado en su caso.
      Dentro de ese entrenamiento recomendable para el suelo pélvico, las bolas podrían estar indicadas o no, dependerá de la mujer y del estado de sus músculos. Pero entrenarlos hay que entrenarlos, eso sí, cada mujer con el método que más le convenga.
      Espero haber aclarado tus dudas.
      Un abrazo!

  12. Gisela domingo, 14 febrero 2016 at 14:19 - Responder

    Hola,
    Me ha gustado mucho cómo en el reportaje diferenciáis entre en tono y la fuerza. Tengo una consulta. He visto un producto de Lelo nuevo, la Luna Smart Bead y me gustaría vuestra opinión sobre si es más recomendable para mejorar el tono o para la fuerza del músculo. Muchísimas gracias de antemano.

    • Laura Rojas martes, 23 febrero 2016 at 11:07 - Responder

      Hola Gisela:
      Muchas gracias por tu aportación y tu pregunta. Por las similitudes en el diseño de productos, nuestro blog responderá a tus dudas.
      Se trata de mi revisión sobre el producto de Intimina, Kegel Smart, un dispositivo destinado al entrenamiento del suelo pélvico, que emite una vibración para recordarnos que es el momento de contraer los músculos y trabajar así la fuerza de estos.
      La vibración tiene un efecto sobre la musculatura tónica de nuestro suelo pélvico, es decir, aumenta el tono de estas fibras.
      Por ello, podríamos decir que la vibración que emite el dispositivo Kegel Smart, tiene por efecto aumentar el tono, pero como cada vez que emite la vibración, se supone que debemos contraer los músculos voluntaria y activamente, finalmente lo que logramos es trabajo de fortalecimiento del suelo pélvico, similar a la realizada con los ejercicios de Kegel (que mejora la fuerza de ese 20% de la musculatura del suelo pélvico que puede trabajarse así).
      Espero haber aclarado tu duda, Gisela. Un abrazo y gracias por participar en el blog!

  13. Angela jueves, 14 enero 2016 at 9:27 - Responder

    Hola,
    Tengo una pregunta.
    Durante una caja roja a la cual asistí la chica indicaba que se podían usar las bolas chinas en la penetración sin ningún problema, siempre y cuando se hiciera con cuidado, incluso llego a hablar de dos juegos de bolas en algunas mujeres, pero no veo muy claro yo el tema. La pregunta es si podría hacerse y si resultaría placentera la experiencia, siempre usándolas con cuidado entiendo. Gracias

    • Laura Rojas jueves, 14 enero 2016 at 10:16 - Responder

      Hola Ángela:
      En este post hablamos de las bolas chinas como elemento terapéutico, no como elemento sexual. Desde mi punto de vista, como profesional de la salud, el uso de las bolas chinas tiene el fin de mejorar el tono muscular del suelo pélvico, la toma de conciencia perineal, y con ello, mejorar el trofismo, lubricación e irrigación de la zona. Más allá de esto, para aquellas mujeres a quienes el uso de las bolas le reporte placer, ¡enhorabuena! Pero no, su indicación no es la de ser utilizadas durante la penetración ni introducirse de cuatro en cuatro en el interior de la vagina. Yo no lo recomendaría, ni siquiera utilizándolas con cuidado. Un abrazo.

  14. Sol martes, 12 enero 2016 at 14:55 - Responder

    Hola, me acabo de comprar las bolas chinas y comencé caminando con ellas por 10 minutos. Luego las saqué, las limpié y guardé. Al instante comencé a realizar por unos 15 minutos más una rutina de Kegel.
    Mi pregunta es si puedo usar las bolas para hacer los ejercicios de Kegel.

    • Laura Rojas jueves, 14 enero 2016 at 10:26 - Responder

      Hola Sol:
      Las bolas chinas pueden utilizarse para hacer los ejercicios de Kegel, sí. Como María nos explica en este post, cuando utilizamos las bolas sin hacer una contracción voluntaria de nuestro suelo pélvico, estamos trabajando el tono muscular, pues nuestros músculos se activan involuntariamente con la vibración de la esfera que se encuentra en el interior de la bola china. Si, con las bolas en el interior de la vagina, realizamos además una contracción del suelo pélvico, estrechando y elevando los orificios perineales, estaremos trabajando la fuerza muscular.
      Poderse se puede, pero me preguntas si, en concreto, tú puedes usarlas. Sin conocerte y valorarte físicamente no puedo recomendarte su uso, ya que el uso de las bolas no está indicado para todas las mujeres. Repasa en este artículo el epígrafe “En qué casos no deben utilizarse las bolas chinas” y asegúrate de que no es tu caso. Siempre es mejor acudir a una valoración del suelo pélvico por parte del ginecólogo, matrona o fisioterapeuta especialista, antes de utilizarlas.
      Un abrazo!

  15. karla lunes, 4 enero 2016 at 10:05 - Responder

    Hola me acabo de comprar unas bolas chinas que son de plata pero estas no tienen cordón mi duda es si al meterlas me costará trabajo para sacarlas aun no las he usado por lo mismo tengo un poco de curiosidad y miedo de que se me lleguen a quedar ahí o costar me trabajo para sacarlas alguien las ha usado?

    • Laura Rojas lunes, 4 enero 2016 at 12:51 - Responder

      Querida Karla:
      Como explicamos en el post, la cuerdecita de las bolas chinas nos facilita la extracción segura de las mismas al terminar de usarlas. Utilizar bolas sin cordón no es lo más recomendable desde mi punto de vista. Si bien las bolas no van a “perderse” en el interior de tu vagina, es bastante probable que encuentres algún tipo de dificultad para sacarlas. Yo probaría primero con unas bolas seguras antes de hacer experimentos ;) Un saludo.

  16. sabrina sábado, 2 enero 2016 at 0:45 - Responder

    Se me rompieron dentro en dos ocasiones y pudo ser por la falta de calidad de las bolas. Con gran nerviosismo pude extraer la bola que ya viajaba hacia el útero, entonces ¿pueden llegar al útero?
    Mucho cuidado habrá que tener.

  17. Rosa sábado, 26 diciembre 2015 at 23:18 - Responder

    Os felicito por el post. Me ha sido muy útil para iniciarme en el tema y buscar unas bolas chinas adecuadas a mi situación. Mi parto inducido que acabó en episiotomía y unos forceps me dejó el suelo pélvico hecho polvo. Afortunadamente tengo una fisio maravillosa que me está ayudando a recuperarlo. Por cierto, he comprado las de Intimina y de momento me van bastante bien.

  18. Rosa domingo, 22 noviembre 2015 at 15:27 - Responder

    Hola ! Yo uso las bolas de Intimina, y me ha ido bien con ellas, las he comprado sueltas en sus 3 modalidades. No sé si se pueden combinar al venir sueltas, porque sé que se meten de 2 en 2, pero supongo que son bolas que ya vienen unidas.
    En mi farmacia sólo tienen Intimina y creo que debo pasar a ejercicios más intensos.
    Muchas gracias

    • Laura Rojas lunes, 23 noviembre 2015 at 11:41 - Responder

      Hola Rosa! Las bolas de Intimina, aunque las compres de manera individual, se pueden combinar -uniéndose mediante una lazada de la cuerda que las rodea- para lograr la combinación de peso deseada. Si tienes dudas sobre la progresión en tu entrenamiento, mi recomendación es que acudas a un fisioterapeuta especialista que valore el estado de tu musculatura y estructuras abdominopélvicas y te ayude a mejorar tus resultados. ¡Un abrazo!

  19. Joy jueves, 5 noviembre 2015 at 7:49 - Responder

    Hola chicas, yo les quería contar que hoy compré un par de bolitas y empecé a usarlas, realmente en mi caso no fue placentero en si mismo pero me produjo muchísima excitación, al momento de retiralas estaba muy lubricada, fue una sensación agradable y espero que mejore mucho la sensibilidad y aumente el placer :D
    Gracias por el.post, quería saber la manera de uso y tiempos, excelente artículo

    • Laura Rojas lunes, 23 noviembre 2015 at 11:35 - Responder

      Hola Joy! Gracias por dejarnos tu comentario. En cuanto a la manera de uso y los tiempos, lo puedes encontrar más arriba, en el propio artículo, donde María nos detalla las recomendaciones generales en el uso de bolas chinas. Un abrazo!

  20. stephanie lunes, 4 mayo 2015 at 23:14 - Responder

    Hola muy buenas! Me acabo de comprar unas bolas chinas, tamaño medio, no me cuesta ponermelas ni sacarmelas, bastante cómodo pero al llevaralas puestas no siento que se me vayan a caer, osea no siento que resbalen, si siento la vibración de las bolas que estan en el interior, el trabajo de los músculos de la vaginas es involuntario o yo misma debería contraer los músculos al notar que resbalan? Pero como no siento eso…muchas gracias! La marca son las joyballs secret y pesan 85gs

    • Laura Rojas miércoles, 6 mayo 2015 at 9:35 - Responder

      Hola Stephanie! Gracias por dejarnos tu comentario. Como puedes leer en el post de mi compañera María, sólo colocándolas y manteniéndolas mientras estamos en movimiento ya estamos activando el tono de nuestro suelo pélvico (debido a la vibración de la pequeña bola en el interior de la bola china). No tienes por qué sentir que resbalan, con la propia vibración de la bola ya se activa involuntariamente el tono de la musculatura vaginal.
      Pero, si además de llevarlas puestas, realizas una rutina de ejercicios de Kegel, estarás no sólo aumentando la tonicidad, sino también trabajando la fuerza de tus músculos de suelo pélvico.
      Espero haber aclarado tu duda.
      Un abrazo.

  21. Maria domingo, 26 abril 2015 at 20:05 - Responder

    Hola! Acabo de dar a luz hace un mes y hoy he intentado ponerme unas bolas chinas, la primera ha entrado bien pero la segunda parecía que no tuviera ya espacio y mi cuerpo la rechazaba, literalmente, no es que se cayeran si no que las “escupía”, puede ser por un exceso de lubricante? Ha sido mi segundo parto pero ninguno de los dos fue traumático, los dos naturales y sin instrumental. Debería cambiar de tamaño? O usar solo una? Gracias!!

    • Laura Rojas miércoles, 29 abril 2015 at 11:55 - Responder

      ¡Hola María! Antes de utilizar las bolas chinas, y más habiendo transcurrido tan solo un mes desde que diste a luz, deberías acudir a un fisioterapeuta para que valore el estado de tu musculatura, especialmente el tono de ésta, y te aconseje si es o no recomendable utilizarlas. Durante este mes es preferible realizar ejercicios de recuperación posparto sin introducir las bolas, ya que tu musculatura aún puede estar debilitada. Un saludo y ¡gracias por dejarnos tu comentario!

  22. patricia nuñez viernes, 10 abril 2015 at 8:07 - Responder

    Hola quisiera saber si hay algún articulo científico o algun libro que muestre la eficacia de las bolas chinas,
    Me gusto mucho su articulo, felicidades!
    Gracias

    • Laura Rojas miércoles, 15 abril 2015 at 11:51 - Responder

      ¡Hola Patricia!
      Aquí te dejo un par de referencias a estudios sobre la eficacia de las bolas chinas:

      Int Urogynecol J Pelvic Floor Dysfunct. 2001;12(4):223-4; discussion 224-5. Conservative treatment of stress incontinence with Geisha balls. Glavind K.

      Neurourol Urodyn. 2001;20(5):591-9. Effectiveness of two conservative modes of physical therapy in women with urinary stress incontinence. Arvonen T, Fianu-Jonasson A, Tyni-Lenné R.

      Un saludo y muchas gracias por dejarnos tu comentario.

      • patricia nuñez jueves, 16 abril 2015 at 4:34 - Responder

        Muchas gracias es que estoy haciendo mi tesis al respecto y me es muy dificl encontrar este tipo de articulos

  23. Desirée jueves, 2 abril 2015 at 16:57 - Responder

    Hola !

    Me gustaría saber cuál es la mejor posición para introducir y sacar las bolas chinas, del interior de la vagina.
    Gracias.

    • Laura Rojas lunes, 6 abril 2015 at 22:52 - Responder

      ¡Hola Desirée! La mejor posición será aquella en la que tú te sientas más cómoda y relajada para introducirlas. Igual que sucede con los tampones, hay mujeres que prefieren introducir las bolas chinas estando de pie con un pie apoyado sobre el W.C., otras lo hacen sentadas en este con las piernas abiertas y el tronco ligeramente inclinado hacia delante, y otras incluso tumbadas. Es cuestión de probar en qué posición tu musculatura es capaz de relajarse mejor y facilitar la inserción.
      Un saludo y gracias por dejarnos tu comentario.

Deja un comentario

PROTECCIÓN DE DATOS: De conformidad con las normativas de protección de datos, le facilitamos la siguiente información del tratamiento: (+)

  • Responsable: Klunz Marketing y Comercio Electrónico SL.
  • Fines del tratamiento: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios.
  • Derechos que le asisten: Acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación y oposición. Más información del tratamiento en la Política de Privacidad.

Los comentarios y el nombre que escribas se publicarán y se verán públicamente. Si prefieres que tu nombre no se vea públicamente, no escribas tus apellidos, pon un seudónimo o escribe simplemente "Anónimo".