¿Quieres reconocer cuáles son los síntomas de la diástasis abdominal? Si desde que diste a luz notas que tu abdomen sigue abultado como si todavía estuvieras embarazada y si sientes, además, pesadez, hinchazón, más gases o digestiones más lentas y pesadas, es posible que te interese seguir leyendo…

Qué es la diástasis abdominal

Los rectos del abdomen son esas dos hileras de cuadraditos que forman la famosa tableta de chocolate en la parte delantera del abdomen. En condiciones normales estos dos músculos están unidos entre sí por un tejido rico en colágeno que se llama línea alba. Los rectos van, por tanto, desde el esternón y las costillas hasta el pubis, y entre sus funciones está la de mantenernos erguidas, flexionar el tronco y participan también en la respiración. Pero a veces la línea alba se rompe, y esto es lo que conocemos por diástasis abdominal.

Pero, ¿por qué? Pues por un gran estiramiento de la pared abdominal que puede suceder durante el embarazo, si bien en mujeres y en hombres que tengan obesidad. No obstante, el aumento de la tensión repetida en la zona de la línea alba debido, por ejemplo, a la realización de ejercicio hiperpresivo o de esfuerzos repetidos como en el estreñimiento, también puede producir esa rotura.

winner-flow
6,99 
silla ergonomica swopper 102-HB-STWH-WH-SE05
639,99 770,00 
silla ergonómica 3DEEA81AL
1.019,99 1.420,00 

Síntomas de la diástasis abdominal

Síntomas estéticos

Los síntomas de la diástasis abdominal van más allá de un problema estético. Quizás sea el factor estético lo que primero que nos hace saltar las alarmas al notar una separación visible entre los músculos rectos del abdomen o la tripa abultada incluso meses después de dar a luz si después del parto ya ha pasado un tiempo prudencial, hemos recuperado el peso de antes de estar embarazadas y esa tripa sigue estando ahí.

Síntomas lumbares y pélvicos

Pero lo más importante es que la diástasis no es sólo un problema estético, sino que repercute en la estabilidad de la zona lumbar y en la zona pélvica y esto influye directamente en el mantenimiento de una postura adecuada y nos va a dar una serie de problemas como, por ejemplo: dolor lumbar, sensación de inestabilidad de la zona lumbar, debilitamiento del suelo pélvico y mayor riesgo de prolapso e incontinencia urinaria.

Cuando hay una diástasis abdominal, al alterarse la postura, la estabilidad de la zona pélvica y de la zona lumbar, las fuerzas, las presiones no van a ir dirigidas a la zona preparada para ello, nuestro suelo pélvico, sino que van a tender a ir hacia la zona vaginal. Con ello vamos a tener más riesgo de sufrir prolapso y de padecer incontinencia urinaria.

Síntomas digestivos

Además la diástasis se puede asociar a síntomas digestivos como, por ejemplo: malas digestiones, hinchazón abdominal, más acumulación de gases o la aparición de hernias de las vísceras abdominales. Muchas mujeres comentan que cuando se levantan de la cama sienten que entre los rectos aparece una especie de bultito, alguna dice que es como si le saliera un alien.

Ese es el contenido del abdomen que sale al exterior, por que los rectos no están cerrados, así que entre los síntomas y lo que visualmente tú puedes observar, ya tienes algunas pistas para saber si tienes diástasis abdominal.

¿Cómo saber si tengo diástasis abdominal?

Si quieres saber si tienes diástasis te vas a tumbar boca arriba con las piernas flexionadas y los pies apoyados en el suelo. Vas a colocar una mano detrás de la cabeza y vas a colocar la otra mano en la zona umbilical, justo en la zona del ombligo. Vas a hundir tus deditos en esta zona y vas a realizar un abdominal tradicional, levantando la cabeza del suelo y levantando también los hombros.

Cuando hacemos esto, entre los rectos del abdomen, si hay una separación, vas a notar que tus dedos se unen ligeramente en esa zona. Si esto sucede, ahora lo que deberíamos detectar es qué separación, qué distancia hay entre los rectos del abdomen. Para ello, en vez de colocar la mano en sentido perpendicular lateral, la colocaremos perpendicular frontal. Así, vas a medir, con el ancho de tus dedos, qué separación hay entre los rectos.

Tratamientos para la diástasis abdominal

Fisioterapeuta de suelo pélvico

Es este especialista quien debe confirmar o no este diagnóstico y pautar una serie de ejercicios y recomendaciones para la vida diaria. Es importante que hayas medido la distancia porque no es lo mismo una separación de un dedito, que de dos dedos. Normalmente hablamos de que una separación de dos centímetros y medio se considera ya una diástasis abdominal. Dependiendo de la separación de los rectos, el tratamiento puede consistir simplemente en un tratamiento conservador, es decir, a través de fisioterapia de ejercicios, de una reeducación abdominopélvica.

Cirugía para la diástasis abdominal

Si la separación es muy grande o cursa con mucho dolor necesitarás visitar a un médico que valore si es necesaria una intervención quirúrgica, lo que llamamos una abdominoplastia. En cualquier caso, tanto si necesitas intervención quirúrgica como si no, la fisioterapia siempre va a estar indicada. Si van a intervenirte sería muy positivo que llegues a esa cirugía con un buen tono en tu musculatura. Una buena propiocepción y una buena conciencia de tu cuerpo, hará que llegues mejor a la intervención y que la recuperación de la misma sea más rápida.

Y ahora que ya conoces cuáles con los síntomas de la diástasis abdominal y que puede mejorar, y mucho, con fisioterapia, te animo a que te pongas manos a la obra para que soluciones no sólo la parte estética sino, sobre todo, esos problemas que pueden llegar a ser tan molestos.

¡Comparte!

Escrito por: María

Como tantas otras mujeres actuales, madre y trabajadora, que tras sufrir un primer parto muy traumático y un segundo con prácticamente la misma violencia obstétrica que el primero, decide poner todos los medios a su alcance para superar sus secuelas físicas y psíquicas. Sorprendida por el tabú social que existe en torno al suelo pélvico y sus disfunciones, descubre la reeducación abdominopélvica, algo que en España ni se ofrece, ni se subvenciona y sobre lo que ni siquiera se informa, pero que está totalmente normalizado en otros países del entorno europeo. Tras recuperarse y comprobar el desamparo en el que se encuentran otras muchas mujeres en su misma situación, decide unirse a Laura y Pilar y fundar juntas En Suelo Firme para romper tabúes y facilitar el acceso a información sobre el suelo pélvico.

Artículos relacionados

22 Comentarios

  1. John martes, 19 abril 2022 at 22:17 - Responder

    Hola, fui operado de hernia bilateral, hace dos años, qusiera saber que tan contraproducente es hacer barras y todo lo relacionado con la calistenia, teniendo en cuenta que ya paso los 40 años. Gracias

  2. Monaco lunes, 4 abril 2022 at 12:19 - Responder

    Yo tengo 63 y dos cesáreas en vertical ..estoy aún a tiempo de corregir esos dolores lumbares y mi incontinencia?

Deja un comentario

PROTECCIÓN DE DATOS: De conformidad con las normativas de protección de datos, le facilitamos la siguiente información del tratamiento: (+)

  • Responsable: Klunz Marketing y Comercio Electrónico SL.
  • Fines del tratamiento: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios.
  • Derechos que le asisten: Acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación y oposición. Más información del tratamiento en la Política de Privacidad.

Los comentarios y el nombre que escribas se publicarán y se verán públicamente. Si prefieres que tu nombre no se vea públicamente, no escribas tus apellidos, pon un seudónimo o escribe simplemente "Anónimo".