El cistocele o prolapso de vejiga es uno de los tipos más frecuentes de prolapso genital. Descubre qué es el cistocele, y cuáles son sus síntomas y grados.

Qué es el cistocele

Se conoce como cistocele, del griego “cisto” (kystis) -vejiga- y “cele” (kele) -hernia-, al prolapso de vejiga que se produce cuando este órgano muscular localizado en la pelvis cae de su posición habitual y desciende por el canal vaginal.

La vejiga se encarga de almacenar la orina procedente de de los riñones y vaciarla periódicamente, cuando el sistema nervioso detecta que está llena.

En condiciones normales, los músculos y tejidos del suelo pélvico realizan una función de sostén de la vejiga y del resto de órganos pélvicos (útero y recto). Pero cuando estos tejidos se debilitan o se ejerce una gran presión sobre ellos, claudican produciéndose el descenso de uno o varios órganos, lo que llamamos prolapso de órgano pélvico (POP).

Según el órgano descendido hablamos de:

  • prolapso del compartimento anterior: el órgano descendido es la vejiga y/o la uretra.
  • prolapso del compartimento medio: el órgano descendido es el útero o la cúpula vaginal (en casos de histerectomía).
  • prolapso del compartimento posterior: el recto presiona la pared posterior de la vagina y desciende a través del canal.

El prolapso genital es una condición frecuente, se estima que 1 de cada 2 mujeres multíparas (que ha tenido más de un parto vaginal) puede presentar un prolapso.

Síntomas principales

Los síntomas del cistocele afectan principalmente a la esfera urinaria pero, en función del grado de descenso, podrían afectar a la esfera sexual o incluso a la defecatoria.

También puede suceder que, si el prolapso es leve, la mujer no perciba ningún síntoma. Cuando estos se manifiestan podemos encontrar los siguientes:grados-prolapso

  • Dolor o sensación de pesadez en la pelvis
  • Presentar un chorro de orina lento
  • Dificultad para iniciar la micción
  • Aumento de la frecuencia miccional
  • Urgencia urinaria
  • Sentir ganas de orinar aunque ya hayas terminado
  • Ver o sentir un bulto de tejido en la vagina
  • Sensación de tampón mal colocado o pelota de golf en la vagina
  • Dolor en las relaciones sexuales
  • Dolores en la zona lumbar o sacra
  • Estreñimiento
  • Incontinencia urinaria

Es habitual que se produzcan prolapsos combinados, es decir, descensos de más de un órgano pélvico a la vez, por lo que los síntomas de las distintas esferas (urinaria, sexual y defecatoria) pueden convivir y ser más o menos intensos en función de la gravedad de los prolapsos.

Grados del cistocele

La gravedad de un cistocele se establece en función del grado de descenso, es decir, de cuánto ha caído la vejiga, diferenciando cuatro grados, que son:

  • Grado I: prolapso leve, la vejiga ha caído en la parte superior de la vagina, pero aún está algo sostenida por los músculos del suelo pélvico.
  • Grado II: la vejiga alcanza la parte inferior de la vagina, cerca de la entrada vaginal.
  • Grado III: la vejiga cae hasta o más allá de la abertura vaginal y sobresale.
  • Etapa IV: la vejiga sale por completo, sobrepasando la abertura vaginal.

Existen múltiples alternativas de tratamiento para el cistocele y la cirugía no es la única opción. De hecho, la mayoría de los prolapsos leves o incluso moderados tienen altas tasas de éxito con un tratamiento conservador basado en Fisioterapia de suelo pélvico, ejercicios en casa, cambio de hábitos y, en ocasiones, uso de pesarios.pesarios-prolapso

Una vez diagnosticado el grado de prolapso y realizada una evaluación con una fisioterapeuta especializada sobre el estado del suelo pélvico, el abdomen, la postura y otros elementos que influyen en la aparición o el empeoramiento del prolapso, como los hábitos cotidianos, se propone un plan de entrenamiento específico para resolver los síntomas del cistocele.

Factores como empujar a la hora de defecar, cargar peso de manera inadecuada, toser o estornudar sin ser consciente de tu abdomen, forzar el chorro de la orina para hacer pis o las malas posturas prologadas son algunos de esos hábitos diarios que, sin ser consciente de ellos, pueden debilitar tu suelo pélvico y empeorar el grado de prolapso.

Porque la evolución natural de un prolapso que no recibe tratamiento es empeorar. Por ello, ya sea de manera conservadora -por medio de Fisioterapia y/o uso de pesarios- o recurriendo a la cirugía para el prolapso, es necesario diganosticar, evaluar y llevar a cabo un tratamiento para que los síntomas del cistocele no interfieran en tu calidad de vida.

Ejercicios para mejorar el cistocele

 Los ejercicios para el prolapso tienen como objetivo mejorar la función de sostén del suelo pélvico y se basan en:

  • ejercicios para mejorar la postura
  • ejercicios para tonificar la musculatura perineal y abdominal profunda
  • ejercicios para liberar el diafragma respiratorio
  • ejercicios para fortalecer el resto de la musculatura corporal, respetando el suelo pélvico
  • aprender a gestionar las presiones en el interior del abdomen (tos, estornudo, risa, cargar peso, etc.)

Los ejercicios para el prolapso deben mantenerse de por vida, pues al igual que con cualquier otro músculo de nuestro cuerpo, si dejamos de entrenarlo, dejará de estar en forma y ejercer correctamente su función.

Para acompañarte en ese entrenamiento a largo plazo y vencer juntas los días en los que no encuentras motivación para hacer ejercicio o simplemente no sabes qué tipo de ejercicio es adecuado en tu caso, tienes nuestros cursos online de la Escuela:

  • Método AbP (un completísimo método de reeducación abdominopélvica con ejercicios guiados paso a paso, propuesta de cambio de hábitos, Kegels, hipopresivos, ejercicios de core y mucho más)
  • Tronco de propiocepción (la herramienta definitiva para tonificar tu suelo pélvico y tu abdomen profundo, mejorar tu postura y recuperar la función de sostén de tu periné).

Todos nuestros cursos online tienen acceso inmediato y de por vida, porque el cuidado del suelo pélvico no es cosa de un día, sino que requiere constancia y compromiso. Solo necesitas tener conexión a internet para visualizar el contenido en vídeo y podrás hacerlo las veces que necesites, a la hora que tú elijas, desde donde estés.

Si aún no estás decidida a empezar un curso online pero quieres aprender más sobre cómo resolver el prolapso con ejercicios, este taller online grabado es para ti: Stop Prolapso.

Esperamos que este artículo te haya ayudado y, como siempre, si aún te queda alguna duda, ¡déjanosla en comentarios! Estamos al otro lado❤️

¡Comparte!

Escrito por: Laura Rojas (Fisioterapeuta En Suelo Firme)

Fisioterapeuta especializada en suelo pélvico y licenciada en Periodismo por la UCM, combina su labor asistencial como fisioterapeuta pelviperineal con su labor divulgativa a través de En Suelo Firme. Su formación y experiencia en el ámbito de la comunicación se unen a una fuerte vocación de servicio y a un inagotable interés por la salud integral de la mujer, desarrollada en el ámbito de la fisioterapia obstétrica y uroginecológica, valorando y tratando los trastornos funcionales del periné, que pueden afectar a nivel urológico, coloproctológico, ginecológico y sexológico, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de la mujer y el hombre en las distintas fases de su ciclo vital.

2 Comentarios

  1. Pao sábado, 6 enero 2024 at 23:54 - Responder

    Hola, tengo 50 años, me operaron de una histerectomia hace 3 años. Me noto hoy que no he recuperado el abdomen tal como lo tenia; el abdomen ha perdido tono y tengo ahi una masa blanda y algo insensible. Me gusta hacer ejercicio de impacto como correr y tenis que intento compensar con algun ejercicio de hipopresivo. Aun asi noto que necesito recuperar tono abdominal y por el deporte que me gusta hacer y por mi histerctomia fortalecer al maximo mi suelo pelvico. Que me recomendais?

Deja un comentario

PROTECCIÓN DE DATOS: De conformidad con las normativas de protección de datos, le facilitamos la siguiente información del tratamiento: (+)

  • Responsable: Klunz Marketing y Comercio Electrónico SL.
  • Fines del tratamiento: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios.
  • Derechos que le asisten: Acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación y oposición. Más información del tratamiento en la Política de Privacidad.

Los comentarios y el nombre que escribas se publicarán y se verán públicamente. Si prefieres que tu nombre no se vea públicamente, no escribas tus apellidos, pon un seudónimo o escribe simplemente "Anónimo".