Con este post dedicado a la preparación para el parto del suelo pélvico, iniciamos una nueva línea de artículos que estoy segura te van a resultar interesantes. Hoy comenzamos con las revisiones de productos para el cuidado del suelo pélvico: un tipo de post en el que te explicaré en qué consisten los diferentes dispositivos, a quiénes van dirigidos, cómo deben ser utilizados, cuáles son los beneficios derivados de su uso y, también, sus contraindicaciones.

Preparación para el parto con EPI NO

Debutamos con el EPI-NO, un producto que está dando muy buenos resultados en la preparación al parto y la rehabilitación del suelo pélvico durante el posparto, así como en algunos casos de vaginismo. Y es que la eficacia del EPI-NO como dispositivo de preparación al parto y recuperación posparto ha sido claramente demostrada en estudios clínicos y seguimientos publicados.

Así, el EPI-NO presenta varios puntos fuertes en el entrenamiento y cuidado del suelo pélvico: por un lado, y como demuestran los estudios, su correcto uso incrementa la posibilidad de periné intacto. Por otro, con este dispositivo podemos mejorar la fuerza de la musculatura perineal (cuando se usa para ejercitar el suelo pélvico en el postparto) pero también su elasticidad, cuando utilizamos el EPI-NO para flexibilizar los músculos del suelo pélvico antes del parto. 

Para ponernos en contexto, y antes de meternos en harina con el EPI-NO, cuyo nombre procede de abreviar la sentencia “episiotomía no” (aunque sería más correcto llamarlo “desgarro no”, pues la episiotomía cuando realmente está indicada no puede evitarse), voy a recordarte algunas nociones importantes.

¿Qué es el suelo pélvico?

El suelo pélvico es un grupo de músculos que se extienden desde el final de la columna (en la base de la espina dorsal) hasta el hueso púbico (en el frente). Este importantísimo grupo de músculos soporta el útero, la vejiga y el intestino. Un suelo pélvico fuerte mantiene la estabilidad de la columna vertebral y afecta positivamente la postura de todo el cuerpo. Por ello, la debilidad en estos músculos puede conducir al descenso de la vejiga, del útero, de la vagina y el recto, causando desagradables efectos secundarios: éstos pueden ir desde el deterioro de la función sexual hasta la incontinencia urinaria y fecal.

Los síntomas típicos de debilidad en los músculos del suelo pélvico son:

  • Pérdidas de orina al toser, estornudar, subir escaleras o al cargar objetos pesados
  • Constante urgencia de orinar, aún con la vejiga vacía
  • Sensación de presión hacia abajo, en el vientre
  • Prolapso de los tejidos vaginales o del útero
  • Ventosidades involuntarias e incontinencia anal

¿Cómo puedes fortalecer tu suelo pélvico si éste se encuentra debilitado?

Como te he contado en otros artículos de este blog, existen diversas técnicas para fortalecer la musculatura del suelo pélvico. Hemos hablado de los ejercicios de Kegel, de los hipopresivos, de la importancia del músculo transverso del abdomen y la activación del core… Pero, además de esta parte esencial del tratamiento rehabilitador que constituyen los ejercicios, existen en el mercado productos específicos para colaborar en esta tarea. Entre ellos, el EPI-NO.

Este dispositivo te ofrece la posibilidad de realizar ejercicios de suelo pélvico que te ayudarán a fortalecer tus músculos, y así poder evitar las molestias asociadas a la incontinencia urinaria, o recuperar la musculatura debilitada por el parto, y como medida preventiva en el cuidado del suelo pélvico. En definitiva: ayudar a mejorar tu calidad de vida, afectada por circunstancias tan naturales como el embarazo o la menopausia.

Por tanto, podemos diferenciar tres líneas de acción principales del EPI-NO:

  • En primer lugar, la preparación de la musculatura perineal para el nacimiento del bebé.
  • En segundo lugar, los ejercicios con el EPI-NO favorecen una óptima recuperación muscular posparto.
  • Y, por último, el EPI-NO es una medida terapéutica eficaz para fortalecer el suelo pélvico y así evitar y prevenir la incontinencia urinaria.

Además de lo anterior, también puede ser efectivo en casos de vaginismo (espasmo involuntario de los músculos que rodean la vagina), favoreciendo la flexibilización de la musculatura y repercutiendo positivamente en la calidad de las relaciones sexuales.

Descripción del EPI-NO

El EPI-NO ha sido diseñado, desarrollado y fabricado en Alemania, en estrecha colaboración con ginecólogos, matronas y pacientes, y está patentado en todo el mundo como un ejercitador de los músculos del suelo pélvico como preparación al parto y recuperación posparto, prevención y tratamiento de la incontinencia urinaria.

EPI-NO detalle

Consta de un (1) un balón de silicona, (2) una perilla, (3) un visualizador de presión y (4) una válvula de escape, (5) conectados por tubo flexible de plástico.

¿Cuáles son los beneficios de entrenar con EPI-NO?

  • Es un sencillo dispositivo para realizar ejercicios pélvicos y perineales en la intimidad de tu hogar.
  • Es un buen complemento para tu masaje perineal.
  • Reduce el riesgo de desgarro perineal.
  • Produce un menor estrés para la madre y el bebé durante la segunda etapa del parto.
  • Es un dispositivo óptimo para acelerar el proceso de la recuperación y regeneración muscular.
  • Favorece una mayor satisfacción sexual.
  • El biofeedback te motiva y supervisa tu proceso de recuperación.

Preparación para el parto con EPI-NO

El EPI-NO prepara el periné para el parto, disminuyendo el riesgo de daño perineal (aunque debes saber que en el daño perineal no solo influye el tono y la flexibilidad muscular, sino también otros factores como la posición de la mujer durante el parto, la velocidad del expulsivo, etc.). Además, una vez haya nacido tu bebé y sea el momento de poner en forma tu suelo pélvico, también podrás utilizarlo como un elemento de ayuda más en la recuperación muscular posparto.

Deberás comenzar tus ejercicios con el EPI-NO aproximadamente 3 semanas antes del parto para aumentar la elasticidad de tus músculos del suelo pélvico. El entrenamiento con el EPI-NO se realiza en cuatro etapas:

  • Las etapas 1 a 3 comienzan a partir de la semana 37 del embarazo. En la etapa 1 se ejercitan los músculos del suelo pélvico. En la etapa 2 el periné y el canal de nacimiento se estiran gradual y suavemente. En la etapa 3 te preparas para la sensación del parto facilitando la expulsión del balón fuera de la vagina.
  • En la etapa 4 con EPI-NO (cuatro a seis semanas posparto) los músculos del suelo pélvico son restaurados (mediante la realización de ejercicios de Kegel) aplicando presión contra la resistencia proporcionada por el balón del EPI-NO. Con manómetro de biofeedback incorporado, puedes medir y asegurar la eficacia de los ejercicios.

Se recomienda que el uso del EPI-NO sea de una o dos veces al día durante 10 a 20 minutos por cada sesión de entrenamiento. Por otra parte, aunque el EPI-NO Delphine Plus ha demostrado ser el método más eficaz para evitar lesiones al periné, te recomiendo y animo a que sigas aplicando el masaje perineal desde la semana 35. 

Preparar el suelo pélvico para el parto

Antes de empezar a entrenar tu musculatura con EPI-NO, quiero aclararte dos puntos importantes:

  • El balón se escapa a menudo de la vagina: Para evitarlo enrolla una toalla doblada, de modo que forme un rodillo de unos 12 centímetros de diámetro y antes del entrenamiento colócalo entre tus muslos. Si entonces comienzas a hinchar el EPI-NO, este permanecerá en la vagina cómodamente. Separando los muslos poco a poco, el balón se deslizará hacia fuera suavemente.
  • El mejor entrenamiento: Comenzar hinchando el balón sólo lo justo para hacerlo lo bastante rígido para su inserción. Inserta dos tercios del mismo sin hincharlo más. Practica algunas contracciones y relajaciones del suelo pélvico y mira la aguja del manómetro. Debes observar que la aguja sube cuando contraes tus músculos y vuelve a su punto de partida al relajar totalmente los músculos del suelo pélvico.

EPI-NO Delphine Plus detalle2

Esto es importante porque nuestro objetivo será crear memoria muscular, que servirá para relajar tu suelo pélvico mientras la cabeza del bebé está coronando. Después de algunos minutos realizando este ejercicio, saca el balón un poco de modo que esté solamente la mitad dentro. Comienza a hinchar el balón (ahora no tienes que mirar el manómetro, no hace falta en los ejercicios de dilatación vaginal) hasta que alcances un nivel que no sea molesto. No debes sentir dolor, sino una sensación de máximo estiramiento (como cuando realizas estiramientos de otros músculos de tu cuerpo). Ahora puedes sostenerlo con tu otra mano o ponerte de lado con las piernas dobladas y mantenerlo dentro con tus muslos. Intenta permanecer de esta manera durante unos 10 minutos. Mantén esta postura ya que el balón tiende a salir y tendrías que invertir esfuerzo en aguantarlo. Si te sientes cómoda, tu pareja puede asistirte sosteniendo el balón.

Repite el ejercicio si el balón sale. Después de 10 minutos deja de sostenerlo adentro y déjalo salir. Entonces mide el diámetro del balón colocándolo contra la plantilla del gráfico que encontrarás en el manual de instrucciones. Relájate durante esos 10 minutos, escucha música, lee, piensa en los aspectos positivos del parto, haz ejercicios de respiración o cualquier otra cosa que te apetezca.

Preparacion al parto con EPI-NO

En resumen, el entrenamiento de tu suelo pélvico para el parto consistirá en lo siguiente:

  1. Consolidación de los músculos del suelo pélvico: Inserta dos tercios del balón del EPI-NO en la vagina (quedarán unos 2 cm del dispositivo fuera de tu vagina). Contrae y relaja suavemente tus músculos con el balón, que a su vez ejercerá resistencia.
  2. Estiramiento del periné: Inflar lentamente el balón del EPI-NO tanto como tu nivel personal de comodidad te lo permita, notando una sensación de estiramiento (no existe riesgo para tu bebé).
  3. Simulación del parto: Después de la fase de estiramiento, relaja tus músculos del suelo pélvico y permite que la vagina expulse suavemente el EPI-NO hinchado. Esta acción te familiarizará con la sensación de expulsar la cabeza del bebé.

Recuperación posparto con EPI-NO

Cada vez son más las mamás que divulgan que el entrenamiento con el EPI-NO durante el puerperio consigue que los músculos del suelo pélvico se consoliden rápida y eficientemente. Matronas, fisioterapeutas y ginecólogos también ven un uso eficaz del EPI-NO en la recuperación del tono de la musculatura vaginal después del nacimiento del bebé.

Aproximadamente de 3 a 6 semanas después del parto debes comenzar los ejercicios de los músculos del suelo pélvico con el EPI-NO para recuperar la fuerza y tono de los mismos. Cuanto más fuertes, más presión podrás ejercer en el balón. El manómetro del EPI-NO supervisa tus ejercicios y te informa de si los estás realizando correctamente. Esto se llama biofeedback y ayuda a motivarte al poder comprobar que tus funciones mejoran.

Como te he explicado anteriormente, en esta etapa de recuperación posparto, el entrenamiento comenzará, en primer lugar, hinchando levemente el balón hasta que el indicador del manómetro indique el valor 4. Después, insértalo en la vagina. El indicador de presión del manómetro señala el aumento de presión cuando se comprime el balón. Diez minutos de entrenamiento diario son suficientes para recuperar la fuerza de los músculos del suelo pélvico. Sin olvidarte, claro está, de cumplir con nuestros 10 hábitos saludables para tu periné durante el resto del día ;)

No deberás usar el EPI-NO en los siguientes casos:

  • Si el bebé está en una posición inusual, con claros indicios que imposibiliten un parto vaginal (por ejemplo, placenta previa), o si se planea tener un parto por cesárea.
  • Si existe riesgo de infección (por ejemplo, rotura prematura de membranas, cérvix abierto).
  • Si tienes heridas en el área vaginal que no hayan cicatrizado.
  • Si tienes sangrados vaginales.
  • Si te encuentras bajo la influencia del alcohol u otras drogas.

El EPI-NO debe ser utilizado bajo la supervisión de tu médico, matrona o fisioterapeuta de suelo pélvico si…

  • Has sido diagnosticada de Esclerosis Múltiple.
  • Padeces algún daño nervioso como resultado de una permanente subida de azúcar por neuropatía diabética.
  • Si se han administrado y prescrito analgésicos para reducir la sensación de dolor en el área vaginal.
  • Si tienes una parálisis de los miembros inferiores (paraplejia).

Algunas dudas que te pueden surgir…

¿Puede el entrenamiento EPI-NO aumentar anormalmente el tamaño de la vagina?

No, todo lo contrario. Al estirar el periné gradual y naturalmente como medida preventiva, es posible evitar el daño perineal a largo plazo. Cuando pasas un jersey ajustado sobre tu cabeza, el cuello se amplía y vuelve a su forma original. Similarmente, durante el parto, la abertura de la vagina debe ampliarse para permitir el paso de la cabeza de tu bebé. El entrenamiento con el EPI-NO acostumbra a la vagina a dilatar lo requerido en el parto y facilita el retorno a su dimensión normal.

¿Puede desencadenarse un parto prematuro entrenando con el EPI-NO?

En los ensayos clínicos del EPI-NO no ha habido ningún indicio de que el entrenamiento con el EPI-NO pueda causar la iniciación prematura de contracciones o el parto prematuro.

¿Hay riesgo de infección?

El peligro de infección también ha sido investigado en los ensayos clínicos. El EPI-NO no se utiliza en un ambiente estéril. Si el dispositivo se limpia y se desinfecta según las instrucciones de uso no debe haber ningún riesgo de infección. ¡Se recomienda el EPI-NO solamente para uso personal!

¿Puedo hacerme daño con el entrenamiento?

Como en todo entrenamiento físico, no debes ejercitar más allá de tu nivel personal de confort. Si sigues este consejo no hay peligro de lesión. Si no estás segura, no dudes en contactar con tu médico, tu fisioterapeuta de suelo pélvico o tu matrona.

Espero que te haya resultado interesante esta revisión en profundidad acerca del EPI-NO. Si quieres poner en práctica los consejos y preparar tu suelo pélvico para el parto o recuperarlo después de la llegada del bebé, puedes adquirir tu EPI-NO en nuestra Tienda Online.

¡Comparte!

Escrito por: Laura Rojas

Fisioterapeuta especializada en suelo pélvico y licenciada en Periodismo por la UCM, combina su labor asistencial como fisioterapeuta pelviperineal con su labor divulgativa a través de En Suelo Firme. Su formación y experiencia en el ámbito de la comunicación se unen a una fuerte vocación de servicio y a un inagotable interés por la salud integral de la mujer, desarrollada en el ámbito de la fisioterapia obstétrica y uroginecológica, valorando y tratando los trastornos funcionales del periné, que pueden afectar a nivel urológico, coloproctológico, ginecológico y sexológico, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de la mujer y el hombre en las distintas fases de su ciclo vital.

Artículos relacionados

21 Comentarios

  1. Anónimo lunes, 30 abril 2018 at 11:07 - Responder

    Buenos días,
    Llevo usando el Epi-no desde hace 8 días y poco a poco voy viendo avances. Mi pareja me ayuda a introducirmelo y a inflarlo; sin embargo, desde hace un par de días me está pasando algo que no sé si es normal: la “pera” del Epi-no en lugar de salir hacia fuera, como a muchas mujeres les pasa, lo hace hacia dentro, es como si mi vagina lo succionara. Debido a esto, mi novio y yo no queremos seguir hinchándolo por miedo a que pueda pasar cualquier cosa. Creemos que este afecto de succión ocurre al llegar a unos 6 cm. aproximádamente (lo máximo a lo que he llegado ha sido casi los 7 cm). En estos momentos estoy de 38+3.

    A malas, sé que podemos quitar el aire y expulsarlo con normalidad, pero me gustaría ser capaz de expulsarlo estando inflado para poder practicar los pujos.

    Muchas gracias por adelantado.

    • Laura Rojas miércoles, 2 mayo 2018 at 11:04 - Responder

      Hola Anónimo:
      Mi recomendación es que acudas aun fisioterapeuta especializado en suelo pélvico (puedes encontrar al más próximo a tu lugar de residencia para comprobar a su lado el funcionamiento correcto del EPI-NO y las sensaciones que describes. Por esta vía no me es posible ayudarte a saber qué está ocurriendo. Un abrazo.

  2. Alma domingo, 22 abril 2018 at 9:36 - Responder

    Buenos días, he visto que el masaje perineal está contraindicado cuando hay varices vulvares, quisiera saber el porqué y si el Epi-no estaría indicado en ese caso. Gracias!

    • Laura Rojas lunes, 23 abril 2018 at 17:48 - Responder

      Hola Alma:
      Tanto el masaje como el Epi-No están desaconsejados en caso de presentar varices vulvares, al tratarse de una alteración en el estado normal de las venas que podría empeorar con dichas técnicas. No obstante, te recomendamos que acudas a un fisioterapeuta especializado que valore tu caso concreto, pues puede ayudarte a aliviar los síntomas de pesadez a través de otras técnicas sí aconsejadas. Un abrazo.

  3. Silvia lunes, 18 enero 2016 at 15:07 - Responder

    A partir de que semana se puede utilizar? Es decir, hay que empezar siempre en la 37 o es aconsejable empezar semanas antes para ir poco a poco?

    • Laura Rojas martes, 19 enero 2016 at 11:26 - Responder

      Hola Silvia!
      Los fabricantes de EPI-NO aconsejan su uso a partir de la semana 37 de gestación en base a los estudios por ellos realizados, en los que encontraron resultados óptimos con el entrenamiento de EPI-NO en las tres semanas antes del parto. No obstante, puedes entrenar tu musculatura sin EPI-NO siempre y cuando tu médico no haya señalado ninguna contraindicación ni sufras una hipertonía perineal. Ante cualquier duda, mi recomendación es que acudas a un fisioterapeuta especialista en suelo pélvico que te recomiende lo más adecuado según tu caso concreto. Un abrazo!

  4. Nazaret domingo, 6 septiembre 2015 at 23:22 - Responder

    Hola! tengo una duda, llevo usando el epi-no una semana y hoy he estado 15 minutos, más de lo habitual y a más presión (26) notaba mayor estiramiento.Mi sorpresa q cuando me he puesto en pie han empezado a caer gotitas decsangre durante unos minutos, ya ha parado ¿ es normal?Gracias
    Estoy de 37+4

    • Laura Rojas lunes, 7 septiembre 2015 at 12:08 - Responder

      Hola Nazaret: Te recomiendo que acudas a tu matrona o ginecólogo para valorar el origen del sangrado, ya que éste no es un efecto habitual tras el uso del Epi-No. Un abrazo.

  5. ana miércoles, 5 agosto 2015 at 9:58 - Responder

    hola!!! he leido sobre epi no y en algunos sitios lo desaconsejan porque puede causar desgarros en el embarazo. es cierto?

    • Laura Rojas miércoles, 5 agosto 2015 at 17:58 - Responder

      Hola Ana:
      ¿Desgarros en el embarazo? ¿Dónde has encontrado esa información? Te agradecería que nos mostraras la fuente para poder contestarte con más precisión. Hasta donde nosotras tenemos conocimiento, el correcto uso del Epi-No durante la gestación no provoca desgarros musculares.
      Un saludo.

Deja un comentario

PROTECCIÓN DE DATOS: De conformidad con las normativas de protección de datos, le facilitamos la siguiente información del tratamiento: (+)

  • Responsable: Klunz Marketing y Comercio Electrónico SL.
  • Fines del tratamiento: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios.
  • Derechos que le asisten: Acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación y oposición. Más información del tratamiento en la Política de Privacidad.

Los comentarios y el nombre que escribas se publicarán y se verán públicamente. Si prefieres que tu nombre no se vea públicamente, no escribas tus apellidos, pon un seudónimo o escribe simplemente "Anónimo".