¿Sabes qué es un cinturón pélvico? ¿Conoces sus beneficios? En este post damos respuesta a estas y a otra de vuestras preguntas más frecuentes: «¿Cuándo usar cinturón pélvico embarazada?»

Porque durante el embarazo el cuerpo de la mujer experimenta multitud de cambios y, en ocasiones, estos vienen acompañados de molestias a las que, en ningún caso, nos debemos resignar. Por mucho que te digan eso de «mujer, es normal, cuando des a luz se te pasará», nueve meses pueden hacerse muy largos cuando el dolor y la incomodidad son tus compañeras de viaje.

Así que no, no debes conformarte a vivir con molestias, ni en el embarazo ni en el posparto ni en la menopausia. Buscar la ayuda de una fisioterapeuta especializada en suelo pélvico así como utilizar dispositivos de eficacia demostrada como es el caso del cinturón pélvico son los primeros pasos para empezar a sentirte mejor.

Veamos entonces qué es un cinturón pélvico, qué beneficios puede ofrecer durante el embarazo y cuándo es apropiado utilizarlo. ¡Para que puedas tomar decisiones informadas durante esta etapa tan especial de tu vida!

¿Cuándo usar cinturón pélvico embarazada?

El cinturón pélvico es una banda elástica que se ajusta en la zona de las caderas, proporcionando alivio y soporte durante el embarazo, especialmente en casos de dolor pélvico y lumbar. Pero, ¿cuándo exactamente deberías considerar usar uno?

Dolor pélvico

Si experimentas molestias o dolor en la región pélvica, especialmente en la parte baja de la espalda -en la zona de las articulaciones sacroilíacas- y/o en la zona púbica -la famosa pubalgia-, el cinturón pélvico puede ser una opción para ayudar a aliviar esa incomodidad. Muchas mujeres experimentan dolor pélvico durante el embarazo debido al aumento de peso, los cambios en la postura y la relajación de los ligamentos pélvicos en preparación para el parto.

Inestabilidad pélvica

Physiomat-Tonic-cinturon-pelvico-embarazo

Physiomat-Tonic-cinturon-pelvico-embarazo

Algunas mujeres embarazadas pueden experimentar una sensación de inestabilidad en la pelvis, lo que puede dificultar la realización de actividades cotidianas como caminar o levantarse de una silla. El cinturón pélvico puede proporcionar un soporte adicional que ayuda a estabilizar la pelvis y mejorar la movilidad.

Actividades físicas

El uso de cinturón pélvico está recomendado especialmente durante la ejecución de las actividades físicas del día a día, al caminar, hacer ejercicio o en los periodos prolongados de pie, proporcionándole un soporte adicional a tu cuerpo mientras te mueves.

Trabajo de parto prematuro

En casos de trabajo de parto prematuro o riesgo de parto prematuro, tu médico puede recomendarte el uso de un cinturón pélvico para ayudar a aliviar la presión en la región pélvica y reducir las contracciones.

Prevención de incontinencias, diástasis abdominal y prolapso genital

Además de su uso para la reducción del dolor provocado por la sacroileitis o la pubalgia en el embarazo, el cinturón pélvico puede ser utilizado a modo preventivo con la intención de reducir las posibilidades de sufrir una diástasis abdominal excesiva, una incontinencia urinaria o un prolapso de órganos pélvicos.

A partir de la semana 30 de gestación, el abdomen de la mujer embarazada experimenta un crecimiento exponencial que llevará a una gran alteración postural, favoreciendo la separación de los rectos del abdomen (diástasis abdominal) y aumentando la probabilidad de sufrir prolapsos e incontinencias.

El uso del cinturón pélvico en esta etapa ayuda a la mujer a tener mayor conciencia de su postura, ya que el cinturón ayuda en el correcto posicionamiento de la pelvis. Así, se logra disminuir la presión sobre el suelo pélvico y se reduce el exceso de tensión en la zona abdominal.

Es importante recordar que el cinturón pélvico, si bien favorece una mejor postura corporal, por sí solo no tonifica la musculatura abdominal ni pélvica, por eso su uso ha de combinarse con ejercicios específicamente diseñados para tonificar la musculatura abdominal de forma adaptada en esta etapa de continuos cambios.

En FisioFit Mujer recomendamos el uso del cinturón pélvico sobre todo cuando la mujer tiene que estar mucho tiempo de pie.

Ahora que hemos repasado las situaciones en las que podría ser apropiado considerar el uso del cinturón pélvico, pasemos a la siguiente pregunta importante.

¿A partir de qué semana de gestación es recomendable el uso del cinturón pélvico?

El momento ideal para comenzar a usar un cinturón pélvico durante el embarazo puede variar según las necesidades individuales de cada mujer y la recomendación de su profesional de la salud. Sin embargo, en general, muchas mujeres encuentran útil comenzar a usar el cinturón pélvico a partir del segundo trimestre.

Durante el primer trimestre, las molestias pélvicas y lumbares no son tan manifiestas como en etapas posteriores del embarazo. Por lo tanto, el uso del cinturón pélvico puede no ser necesario durante este tiempo, a menos que haya una razón médica específica para hacerlo, como un historial de inestabilidad pélvica o dolor crónico.

A medida que avanza el embarazo y el útero continúa creciendo, generalmente alrededor del segundo trimestre, muchas mujeres comienzan a notar la necesidad de un soporte adicional para aliviar estas molestias. El cinturón pélvico puede proporcionar ese apoyo necesario al estabilizar la pelvis y reducir la presión sobre los músculos y ligamentos.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que cada mujer es diferente y puede experimentar molestias en momentos diferentes durante el embarazo. Algunas mujeres pueden encontrar útil el cinturón pélvico desde el primer trimestre, mientras que otras pueden no necesitarlo hasta más tarde en el embarazo.

Por esta razón, es importante consultar con un profesional de la salud, como tu fisioterapeuta especializada en suelo pélvico o tu obstetra, para determinar cuándo es el momento adecuado para comenzar a usar el cinturón pélvico según tus necesidades individuales y circunstancias médicas.

¿Qué beneficios tiene el cinturón pélvico en el embarazo?

El cinturón pélvico puede ofrecer una variedad de beneficios que pueden hacer que el embarazo sea más cómodo y manejable. Veamos algunos de los principales:

Alivio del dolor

Cinturon-pelvico-Physiomat

Cinturon-pelvico-Physiomat

Uno de los beneficios más importantes del cinturón pélvico es su capacidad para proporcionar alivio del dolor en la región pélvica y lumbar. Al proporcionar soporte adicional a los músculos y ligamentos, el cinturón puede ayudar a reducir la presión sobre estas áreas y disminuir el malestar.

Estabilización de la pelvis

El cinturón pélvico puede ayudar a estabilizar la pelvis, especialmente en casos de inestabilidad pélvica o debilidad muscular. Esto puede mejorar la postura y la movilidad, lo que hace que sea más fácil realizar actividades diarias.

Apoyo durante la actividad física

Numerosos estudios demuestran los beneficios del ejercicio físico durante el embarazo, siempre que se trate de un embarazo sano que curse con normalidad. Si planeas mantener o comenzar una rutina de ejercicio durante el embarazo, el cinturón pélvico puede proporcionar un soporte adicional que te permita participar en actividades físicas de forma más cómoda y segura.

Reducción de la presión sobre el suelo pélvico

Al proporcionar soporte y estabilidad a la pelvis y la columna lumbar, el cinturón pélvico propicia una mejor postura corporal y facilita la activación de la musculatura profunda del abdomen, es decir, el músculo transverso abdominal que actúa como faja natural de nuestro cuerpo.

Gracias a estos beneficiosos efectos del cinturón en la pelvis y el abdomen, se reduce el exceso de presión sobre la musculatura del suelo pélvico, disminuyendo así la probabilidad de sufrir un debilitamiento de estas estructuras y la aparición de disfunciones como la incontinencia urinaria, la diástasis abdominal o el prolapso.

Mejora del bienestar general

Al aliviar el dolor, mejorar la estabilidad y promover una mejor postura corporal, el cinturón pélvico puede contribuir al bienestar general durante el embarazo, lo que puede hacer que sea una experiencia más placentera y llevadera.

Es importante tener en cuenta que el uso del cinturón pélvico ha de ser supervisado por un profesional de la salud, como una fisioterapeuta especializada en suelo pélvico o por tu obstetra. Ellos podrán evaluar tu situación individual y proporcionarte recomendaciones personalizadas sobre si el cinturón pélvico es adecuado para ti y cómo usarlo de manera segura y efectiva.

No debemos confundir el cinturón pélvico con la faja abdominal, pues sus funciones son bien distintas, como te explicaba en este vídeo de nuestro canal de YouTube:

En resumen, el cinturón pélvico puede ser una herramienta valiosa para aliviar el dolor, mejorar la estabilidad y facilitar el movimiento durante el embarazo. Tanto si estás experimentando molestias pélvicas o lumbares, como si simplemente estás buscando un soporte extra para tus momentos de actividad física y ejercicio saludable. ¡Tu comodidad y bienestar son fundamentales durante esta emocionante etapa de la vida!

Eso sí, recuerda que el cinturón pélvico, por sí solo, a pesar de mejorar la postura no supone un entrenamiento para tu suelo pélvico ni tu abdomen. En este sentido, nuestra recomendación es la realización de un plan de entrenamiento adaptado a las distintas fases del embarazo. Tampoco aquí vas a estar sola, porque nosotras te acompañamos en nuestro programa MaternActivas, 100% online, a cualquier hora, desde la comodidad de tu hogar y en cualquier lugar del mundo con acceso a internet????.

Y tú, ¿has probado ya los beneficios del cinturón pélvico? Cuéntanos tu experiencia o tus dudas en comentarios.

¡Comparte!

Escrito por: Laura Rojas (Fisioterapeuta En Suelo Firme)

Fisioterapeuta especializada en suelo pélvico y licenciada en Periodismo por la UCM, combina su labor asistencial como fisioterapeuta pelviperineal con su labor divulgativa a través de En Suelo Firme. Su formación y experiencia en el ámbito de la comunicación se unen a una fuerte vocación de servicio y a un inagotable interés por la salud integral de la mujer, desarrollada en el ámbito de la fisioterapia obstétrica y uroginecológica, valorando y tratando los trastornos funcionales del periné, que pueden afectar a nivel urológico, coloproctológico, ginecológico y sexológico, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de la mujer y el hombre en las distintas fases de su ciclo vital.

Deja un comentario

PROTECCIÓN DE DATOS: De conformidad con las normativas de protección de datos, le facilitamos la siguiente información del tratamiento: (+)

  • Responsable: Klunz Marketing y Comercio Electrónico SL.
  • Fines del tratamiento: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios.
  • Derechos que le asisten: Acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación y oposición. Más información del tratamiento en la Política de Privacidad.

Los comentarios y el nombre que escribas se publicarán y se verán públicamente. Si prefieres que tu nombre no se vea públicamente, no escribas tus apellidos, pon un seudónimo o escribe simplemente "Anónimo".