• Set medidas pesarios Set pesarios anillo
    Seleccionar opciones Detalles
  • Pesario plano uretral Arabin Pesario plano uretral dr Arabin
    Seleccionar opciones Detalles
  • Pesario anillo dr Arabin Pesario de anillo prolapso uterino dr Arabin
    Seleccionar opciones Detalles
  • Pesario-club-Arabin Pesario-club

    Pesario CLUB

    52,99 
    Seleccionar opciones Detalles
  • Pesario-uretral Pesario-uretral-dr-Arabin
    Seleccionar opciones Detalles
  • Pesario-anillo-grueso-dr-Arabin Pesario-anillo-grueso
    Seleccionar opciones Detalles
  • Pesario-plano-cribado-bowl-dr-Arabin Pesario-plano-cribado-bowl
    Seleccionar opciones Detalles
  • Pesario-cubo-perforado Pesario Cubo perforado con boton Dr Arabin

    Pesario de CUBO perforado

    41,99 99,99 
    Seleccionar opciones Detalles
Envío gratis en 24/48 h

Envío gratis en 24/48 h.
Porque necesitas tu pedido ya.

Embalaje discreto

Embalaje discreto
Sin logos, marcas o fotos de producto.

Aplaza tus pagos

Aplaza tus pagos
Paga seguro, fácil e incluso a plazos.

Pago seguro y fácil

Pago seguro y fácil
Garantizado al 100%.

Marcas de prestigio

Marcas de prestigio
Productos certificados y avalados.

Garantía de dos años

Garantía de dos años
En todos los productos de la tienda.

Pesarios vaginales

Los pesarios uterinos son dispositivos que se colocan en la vagina como un tampón y sirven para elevar y dar soporte, recolocando durante su uso el útero, la vagina, la vejiga o el recto cuando cualquiera de ellos ha descendido de su lugar. Es decir, cuando existe un prolapso de órganos pélvicos. Esto sucede frecuentemente cuando no se trata la debilidad de los tejidos y músculos del suelo pélvico, que empieza a manifestarse con leves pérdidas de orina, o tras una histerectomía.

La corrección que logra un pesario ginecológico recolocando los órganos que han descendido o incluso han salido al exterior, y la existencia de modelos que pueden llevarse durante las relaciones sexuales, son una garantía para mantener una vida sexual normal. Su uso es muy eficaz también para evitar la incontinencia de esfuerzo, ya que al elevar las paredes de la vagina corrigen el ángulo del cuello vesical evitando los escapes de orina al realizar un esfuerzo brusco y repentino.

Los pesarios vaginales se suelen prescribir en mujeres con cualquier tipo y grado de prolapso, en casos de incontinencia urinaria de esfuerzo, cistocele, rectocele, en el postparto, en retracciones de cicatrices y para prevenir partos prematuros. Así pues, no están recomendados cuando hay infección vaginal, cuando hay sangrado de origen desconocido, en casos de enfermedad pélvica inflamatoria o de ulceración de las paredes vaginales.

El soporte que otorgan los pesarios para suelo pélvico recoloca y fija los órganos liberando la presión y facilitando la irrigación sanguínea y la oxigenación de los tejidos. Retrasan y evitan la cirugía del prolapso y su empeoramiento, reducen el impacto sobre los músculos pélvicos y ayudan a su rehabilitación, evitan la incontinencia urinaria, dan soporte a personas de edad avanzada o con sobrepeso y además, con una alternativa en casos de cirugías sin éxito o cuando no se pueden realizar.

Así pues, el pesario para prolapso debe ser lo suficientemente grande para permanecer colocado sin producir molestias y bajo la supervisión y prescripción de un ginecólogo o fisioterapeuta especialista. Él será quien decida el tipo y tamaño del mismo y cuántas horas se puede llevar colocado al día. No debe interferir a la hora de ir al baño, ni debe producir incontinencia urinaria, ni siquiera debe notarse al permanecer colocado.

Se coloca igual que un tampón intentando comprimirlo entre el pulgar y el índice. Dependiendo de la prescripción, el material del dispositivo y los tiempos que indique el fabricante, existen modelos que pueden llevarse colocados una media de 28 días ininterrumpidamente y hay otros que incluso ilimitadamente, hasta que el profesional que ha prescrito el pesario uterino considere necesario.