Pesario de cubo perforado

El pesario de cubo perforado de la prestigiosa marca alemana Dr. Arabin es muy eficaz en el tratamiento de una amplia variedad de grados de prolapso vaginal y uterino, incluso en los casos en que el suelo pélvico está tan debilitado que no es capaz de mantener uno de anillo, ante la presencia de cicatrices, cuando existe obstrucción vaginal, problemas de micción o incontinencia urinaria de esfuerzo.

41,99 99,99 

Envío gratis en 24/48 h

Envío gratis en 24/48 h.
Porque necesitas tu pedido ya.

Embalaje discreto

Embalaje discreto
Sin logos, marcas o fotos de producto.

Aplaza tus pagos

Aplaza tus pagos
Paga seguro, fácil e incluso a plazos.

Pago seguro y fácil

Pago seguro y fácil
Garantizado al 100%.

Marcas de prestigio

Marcas de prestigio
Productos certificados y avalados.

Garantía de dos años

Garantía de dos años
En todos los productos de la tienda.

El pesario de cubo perforado con botón de la prestigiosa marca alemana Dr. Arabin tiene un cordón reforzado que facilita su extracción y está disponible en 5 tallas de diferentes medidas para una correcta adhesión y eficacia, desde 25 mm a 45 mm. Es muy eficaz en el tratamiento de una amplia variedad de grados de prolapso vaginal y uterino, incluso en los casos en que el suelo pélvico está tan debilitado que no es capaz de mantener uno de anillo, ante la presencia de cicatrices, cuando existe obstrucción vaginal, problemas de micción o incontinencia urinaria de esfuerzo. Sus perforaciones permiten un drenaje de descarga y el efecto de vacío que hace que éste se adhiera a las paredes vaginales y se mantenga en su lugar incluso en los casos de debilidad acusada del suelo pélvico.

Eficacia del pesario cúbico perforado

Los pesarios son dispositivos que se colocan en la vagina y sirven para elevar y dar soporte recolocando el útero, la vagina, la vejiga o el recto cuando cualquiera de ellos ha descendido de su lugar habitual debido a la debilidad de los tejidos y músculos del suelo pélvico. El soporte que otorgan recoloca y fija en su sitio los órganos que han descendido, liberando de presión y facilitando la irrigación sanguínea y la oxigenación de los tejidos, mejorando significativamente la calidad de vida de quienes lo padecen y pudiendo, a veces, incluso evitar la cirugía.

Los pesarios cúbicos se pueden utilizar también para elastificar cicatrices, mejorar los casos de obstrucción vaginal, e incluso antes de una cirugía de prolapso para mejorar la circulación sanguínea y, en consecuencia, la calidad de los tejidos. Gracias a la presión negativa que ejercen sus concavidades, resultado del efecto de succión, en casos de incontinencia urinaria de esfuerzo funciona también a modo de tampón para la incontinencia, es decir, elevando ligeramente la pared vaginal y corrigiendo el cuello vesical de tal manera que evita en gran medida las pérdidas de orina producidas al realizar un esfuerzo.

Correspondencia de tamaños

Gracias a sus laterales de forma cóncava que actúan como una ventosa adhiriéndose a las paredes de la vagina, el pesario cúbico perforado suele ser más eficaz que el de anillo en prolapsos más avanzados y con la mitad de la talla, lo que lo hace mucho más confortable. Aquí puedes consultar la comparativa de pesarios para saber cuál es el más recomendable para cada tipo y grado de prolapso. A continuación puedes ver la tabla de correspondencia de tallas del pesario anillo en comparación con el de cubo:

 

Cómo usar el pesario de cubo perforado

Debe ser lo suficientemente grande para permanecer colocado, pero sin producir molestias. La colocación del pesario cúbico, dependiendo de las necesidades de la paciente, podrá ser en el tercio proximal de la vagina cuando se trate de prolapsos aislados, pero también en el tercio medio vaginal, utilizando un cubo de tamaño mayor y permitiendo dar soporte tanto a la vejiga como al útero y al recto, en caso de prolapsos combinados. Se coloca igual que un tampón intentando comprimirlo entre el pulgar y el índice.

Para retirarlo no se debe tirar del cordoncillo. Hay que eliminar la succión que ejerce sobre las paredes de la vagina introduciendo el dedo entre el pesario y la pared vaginal y luego comprimirlo suavemente usando el cordoncillo como guía para extraerlo suavemente. Deberá ser el ginecólogo o fisioterapeuta especialista en suelo pélvico quien recomiende, en cada caso particular, qué tamaño se necesita y cuántas horas se puede llevar colocado al día para ir aumentándolas progresivamente. El periodo máximo de aplicación ininterrumpida es de 28 días.

Se recomienda que la propia paciente aprenda a cambiarse el pesario, por ejemplo, para quitárselo durante la noche y volverlo a insertar por la mañana, pero debe ser un profesional sanitario especialista quien enseñe a la paciente a hacerlo. Antes de cada inserción, debe revisarse exhaustivamente para comprobar que no existan irregularidades en su superficie. En el caso de hallar arañazos, fisuras o cualquier señal de deterioro, debe cambiarse por otro.

Se puede lavar con agua corriente templada, sin necesidad de usar ningún desinfectante. En caso de necesitar esterilizarlo, se puede usar una solución que contenga aldehído, o bien, con vapor a 134ºC/3,8 bar. Se recomienda su uso con un gel hidratante o lubricante de base agua. Si necesitas ampliar información, aquí tienes el manual de instrucciones del pesario de cubo perforado.

Peso0,050 kg
Dimensiones15 × 10 × 6 cm
También podría gustarte
Deja una reseña

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Pesario de cubo perforado”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

PROTECCIÓN DE DATOS: De conformidad con las normativas de protección de datos, le facilitamos la siguiente información del tratamiento: (+)

  • Responsable: Klunz Marketing y Comercio Electrónico SL.
  • Fines del tratamiento: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios.
  • Derechos que le asisten: Acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación y oposición. Más información del tratamiento en la Política de Privacidad.

Los comentarios y el nombre que escribas se publicarán y se verán públicamente. Si prefieres que tu nombre no se vea públicamente, no escribas tus apellidos, pon un seudónimo o escribe simplemente "Anónimo".

Título

Ir a Arriba