La principal función del suelo pélvico es mantener en su posición los órganos que se encuentran en esta zona y facilitar su cometido (micción, coito, parto y defecación). No obstante, el embarazo y el parto pueden favorecer distintas disfunciones a causa del debilitamiento de esta musculatura, produciendo, en algunas ocasiones, un traumatismo perineal o lesión que sucede durante el parto de forma espontánea (desgarro) o provocada (episiotomía). Algunos factores que influyen en su aparición son el tono y la elasticidad del periné, y para mejorarlos se recomiendan distintas técnicas de preparación como el masaje perineal en el embarazo.

¿Qué es el masaje perineal y para qué sirve?

Es una medida física preventiva aplicable en el embarazo que consiste en la estimulación táctil de la piel y los tejidos para proteger al periné del traumatismo al que se someterá durante el parto. También ayuda a familiarizarse con la sensación de estiramiento del periné permitiendo su relajación en el parto y reduce el dolor perineal en el postparto.

No obstante, es importante que conozcas cuál es el estado de tu musculatura; y para ello, lo mejor es acudir a un especialista para que realice una valoración no más tarde del sexto mes de embarazo. De este modo, si tu periné presenta más tono de lo normal, el masaje de suelo pélvico antes del parto está aún más indicado, y es conveniente que aprendas a relajarlo para facilitar el parto. Si tu periné esté hipotónico, sería conveniente fortalecerlo mediante una reeducación prenatal. Sea cual sea tu caso, es importante tonificar el periné para preparar esta musculatura para el parto y prevenir las posibles complicaciones que puedan surgir en el posparto.

¿A partir de qué semana está indicado?

Durante el primer trimestre de embarazo suele haber más probabilidad de pérdidas gestacionales tempranas y el día del parto aún está muy lejos para empezar a elastificar los tejidos. Por ello, los masajes perineales para el parto se recomiendan en mujeres primíparas a partir de la semana 32 de gestación para reducir el riesgo de episiotomía o desgarro de estos músculos durante el parto, así como en el postparto para restablecer la funcionalidad de todas sus estructuras.

Pídele a tu pareja que te lo dé

A medida que avanza el embarazo el volumen de tu tripa será mayor y quizás tengas dificultad para acceder a la zona del perineo. Por esta razón puedes pedirle a tu pareja que realice el masaje por ti. En este caso, es muy importante que mantengáis una comunicación muy fluida todo el tiempo para que puedas indicarle si está presionando mucho o si te está haciendo cosquillas.

¿Cuándo hacerlo y cuánto tiempo?

Se recomienda realizar el masaje pélvico a diario durante 5-10 minutos. No obstante, lo importante es adoptar esta práctica como rutina, después de la ducha por ejemplo, para además relajar los músculos. Si un día tienes menos tiempo, no pasa nada. Seguro que en otra ocasión podrás dedicarle más minutos.

Pero, ¿el masaje perineal duele?

Puede resultar incómodo o molesto por la sensación de estiramiento o tirantez que puedes notar los primeros días. Incluso hay quien experimenta calor o quemazón, pero nunca dolor. Si es tu caso, no continúes realizando el masaje y consulta con tu ginecólogo tu experiencia.

¿El masaje perineal evita una episiotomía?

La episiotomía es la incisión quirúrgica en los genitales que realiza el profesional sanitario que atiende el parto para agrandar la vagina y facilitar la salida del bebé. Es necesaria cuando hay una pérdida de bienestar fetal, cuando hay que utilizar instrumental como espátulas o fórceps, y si existen cicatrices extensas rígidas; por lo que, en estos casos, el masaje perineal prenatal no evitará una episiotomía.

Sí sirve para prevenir un desgarro o la ruptura natural del tejido perineal. Si elastificas y masajeas tu tejido perineal y musculatura del suelo pélvico puedes conseguir que, durante el parto, el tejido no se rompa por estar demasiado tenso. Aunque hay otros factores que dependen de que esto suceda, como la postura de la mujer mientras está dando a luz, la velocidad con la que el bebé sale, y de las prácticas que se realicen en el momento del parto.

No obstante, el masaje perineal para el parto mejora la circulación, la elasticidad, el trofismo de los tejidos, la lubricación y aportan oxígeno a la zona. Además te beneficiará si finalmente sufres de una episiotomía o un desgarro, ya que la recuperación posterior será más fácil.

Cómo hacer el masaje perineal paso a paso

Encuentra el momento adecuado, así como un lugar tranquilo y agradable en el que te encuentres cómoda y relajada y lávate las manos. Puedes realizar el masaje de pie con una pierna elevada sobre una silla, sentada en posición ginecológica sobre un cojín o tumbada con las piernas separadas y ayudarte de un espejo para ubicar mejor la vagina y el periné y de un aceite vegetal nutritivo.

Técnicas externas de masaje perineal

Unta los dedos con un poquito de lubricante o aceite y extiéndelo por la zona externa de la vulva y el periné con pases lineales o en U para mejorar el riego sanguíneo, tomar conciencia de esta zona, mejorar la propiocepción, y, sobre todo, empezar a tener sensaciones.

Técnicas de masaje perineal interno

Introduce el dedo pulgar en el interior de la vagina unos 3-4 centímetros y realiza un masaje en forma de U. Primero suavemente y luego presionando un poquito más. También puedes hacer movimientos en forma de media U para hacer hincapié en un lado y otro, y que estos pases sirvan de presión, estiramiento y movimiento.

Coloca los dedos en forma de gancho para coger tu musculatura y estirarla mejor, y, a medida que pasen los días, usa ambos pulgares a la vez en el interior de la vagina para presionar y estirar distintos puntos. Otra de las técnicas del automasaje perineal consiste en realizar una presión mantenida en la zona del periné unos 30-60 segundos. Combina todas las técnicas anteriores de estiramiento, contracción-relajación y estiramiento en distintos puntos y hacia abajo, en dirección al ano.

Contraindicaciones del masaje perineal

En casos de infección vaginal, infección de orina o varices vulvares el masaje perineal está contraindicado. No obstante, siempre es aconsejable acudir a un especialista en suelo pélvico para que valore el estado de tu musculatura y las indicaciones más acertadas para conseguir tus objetivos.

Y ahora que ya sabes qué es el masaje perineal y para qué sirve, ¿cuándo vas a probarlo? Si quieres compartir tu experiencia conmigo y con todas las mujeres que, como tú, han sido o van a ser mamás y cuidan de su suelo pélvico, deja aquí tu comentario. Nos encantará leerte y responder a tus dudas. Y si no quieres perderte nuestros artículos, ¡suscríbete a nuestra newsletter!

¡Comparte!

Escrito por: Laura Rojas

Fisioterapeuta especializada en suelo pélvico y licenciada en Periodismo por la UCM, combina su labor asistencial como fisioterapeuta pelviperineal con su labor divulgativa a través de En Suelo Firme. Su formación y experiencia en el ámbito de la comunicación se unen a una fuerte vocación de servicio y a un inagotable interés por la salud integral de la mujer, desarrollada en el ámbito de la fisioterapia obstétrica y uroginecológica, valorando y tratando los trastornos funcionales del periné, que pueden afectar a nivel urológico, coloproctológico, ginecológico y sexológico, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de la mujer y el hombre en las distintas fases de su ciclo vital.

Artículos relacionados

20 Comentarios

  1. Rocio jueves, 9 febrero 2017 at 0:52 - Responder

    Buenas noches y muchas gracias por la información. Llevo unos días haciéndome el masaje y cuando lo hago el flujo sale manchado con un poco de sangre. No se si alguna vez al hacerlo me habré hecho alguna herida o si puede haber algún otro problema. Gracias !!!

    • Laura Rojas viernes, 14 julio 2017 at 15:14 - Responder

      Hola Rocío:
      En primer lugar, pedirte disculpas por no haber podido responder a tu comentario en su momento. Hemos tenido problemas técnicos en algunos posts y no nos saltaban avisos cuando nos dejabais comentarios. Ya no puedo resolver tu duda, porque a estas alturas habrá nacido tu bebé… :) Pero para otras mujeres que puedan leer tu pregunta, recomendaros que siempre que notéis flujo anormal (sea por olor o color) durante el embarazo lo consultéis con vuestra matrona. En general, no tiene porqué suceder que, al realizar el masaje perineal, se produzca leve sangrado. Pero le ocurre a algunas mujeres (exceso de estiramiento con el masaje, piel más sensible que tiende a hacer pequeñas grietas, etc.). Lo mejor es que un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico o tu matrona te acompañe en el aprendizaje y así podáis detectar si hay posibles fallos en la ejecución del masaje y los corrijáis. Espero que todo saliera bien y que nos sigas leyendo :) Un fuerte abrazo!

  2. Eva lunes, 21 noviembre 2016 at 23:56 - Responder

    A mi me resulta imposible hacérmelo a mi misma. No me llego con los dos pulgares ni de lejos, y tampoco con uno. Mi pareja no puede hacérmelo siempre así que no se que hacer, yo lo intento pero siempre acabo frustrada porque no puedo llegar en ninguna postura =(

    • Laura Rojas miércoles, 23 noviembre 2016 at 11:21 - Responder

      Querida Eva:
      La realización del masaje, en ningún caso, debe acabar frustrándonos, resultar incómodo o suponer un suplicio. El objetivo de este masaje es autoexplorarse, mejorar la relación con nuestro propio cuerpo, con nuestro periné, conocer nuestra musculatura vaginal y perineal, sentir las diferencias entre relajación y tensión, y masajear estos tejidos -relajadamente, sin agobios- a fin de mejorar su irrigación y conocernos más.
      El hecho de realizar el masaje a conciencia y a diario no va a asegurarte un periné íntegro en el parto, pues este hecho depende de otros factores además de la preparación del periné por medio del masaje. Así que tranquila, no te preocupes, deja de hacerlo, pues vale más que estés feliz y tranquila, que acabar disgustada cada vez que lo intentas. Si tu pareja no puede practicártelo con regularidad, pero sientes que te apetecería seguir intentándolo, puedes acudir a un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico, que te ayude y aconseje, no sólo con el masaje, sino con otros elementos importantes durante el embarazo y que sea este fisioterapeuta quien te recomiende lo más adecuado para tu situación.
      Te mando un fuerte abrazo, Eva, y fuera agobios! A disfrutar de esta etapa irrepetible :)

  3. Esther sábado, 15 octubre 2016 at 21:31 - Responder

    Yo llevo haciéndolo una semana, pero ni antes haciéndomelo yo, ni ahora que me lo hace mi pareja porque a mí ya me resulta muy incómodo, noto esa sensación de escozor. Lo que noto es mucha presión, casi insoportable, aguanto pero me es imposible relajarme, me resulta muy desagradable. No sé si lo estamos haciendo mal, si estamos introduciendo los dedos demasiado adentro o qué, pero no noto que el dolor disminuya con los días. Además al principio, cuando introduce los dedos, veo las estrellas, noto como si me pinchasen o como si me estuvieran introduciendo algo puntiagudo.

    • Laura Rojas viernes, 14 julio 2017 at 15:02 - Responder

      Hola Esther!
      Siento mucho no haber podido responder antes a tu comentario (por problemas técnicos no nos avisaban de la publicación de un nuevo mensaje en el blog), Aunque para tu caso concreto mi respuesta ya no servirá de ayuda, quiero responderte por si para otras mujeres en una situación similar a la tuya pudiera ser de utilidad. El masaje perineal en ningún caso debe despertar las sensaciones que comentas de “ver las estrellas al introducir los dedos, de sentir como si te pincharan”. Las causas de ese dolor al inicio pueden ser múltiples: desde un espasmo de la musculatura, a una posible infección, a la ausencia de lubricación suficiente, etc. Cuando tenéis dificultades para poder hacer el masaje, lo mejor es que acudáis a un profesional, fisioterapeuta especializado para que valore cómo está vuestro suelo pélvico, os enseñe a realizar el masaje (o los ejercicios que considere oportunos para vuestro caso concreto) y os resuelva las dudas que podáis tener. Un fuerte abrazo.

  4. Rocio miércoles, 12 octubre 2016 at 19:02 - Responder

    Hola Laura,

    ¿Si todavía no estás embarazada se puede ir preparando el perineo?

    Gracias de antemano,
    Rocío.

    • Laura Rojas viernes, 14 julio 2017 at 14:59 - Responder

      Hola Rocío!
      Antes del embarazo es aconsejable acudir a una valoración del suelo pélvico para llegar a la gestación en las mejores condiciones posibles: si hay falta de tono, aprender cómo tonificarlo; si tenemos malos hábitos posturales, corregirlos lo antes posible; si tenemos exceso de tono, aprender a relajarlo, etc. Disculpas por no haber podido responder antes tu comentario, durante meses perdimos los mensajes que nos dejabais en el blog. Un furte abrazo y espero que sigas leyéndonos!

  5. María Jesús lunes, 4 julio 2016 at 9:40 - Responder

    Muchas gracias por el post, tiene toda la información que necesitaba. Una pregunta: ¿por qué empezarlo en la semana 35 y no antes? Yo pensaba empezarlo en la 30, ¿cuanto antes mejor o no?

    • Laura Rojas lunes, 11 julio 2016 at 12:41 - Responder

      Hola María Jesús:
      Muchas gracias por tus palabras. La fecha en la que comenzar el masaje es orientativa, solemos recomendaros empezar a partir de la 32-35, porque son las fechas con las que se han obtenido resultados en los estudios científicos hasta el momento. Recordarte que no sólo es importante el masaje perineal de cara a un buen parto, por lo que hay “muchas” cosas (ejercicios posturales, movilización de pelvis, tonificación de transverso, estiramientos de musculatura acortada, ejercicios de suelo pélvico, etc.) que puedes hacer hasta la semana 32 y a partir de esta comenzar con el masaje perineal. Un fuerte abrazo y que vaya todo fenomenal!!

Deja un comentario

PROTECCIÓN DE DATOS: De conformidad con las normativas de protección de datos, le facilitamos la siguiente información del tratamiento: (+)

  • Responsable: Klunz Marketing y Comercio Electrónico SL.
  • Fines del tratamiento: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios.
  • Derechos que le asisten: Acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación y oposición. Más información del tratamiento en la Política de Privacidad.

Los comentarios y el nombre que escribas se publicarán y se verán públicamente. Si prefieres que tu nombre no se vea públicamente, no escribas tus apellidos, pon un seudónimo o escribe simplemente "Anónimo".