Top Menu

Posturas mejores para dar a luz

Parto y movimiento: las mejores posturas para dar a luz

Es sencillo compartir...Share on Facebook0Share on Google+11Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn7Email this to someone

Hoy contamos con una invitada muy especial en el blog de En Suelo Firme: Ascensión Gómez. Una mujer comprometida con la salud pelviperineal por partida doble (es comadrona y fisioterapeuta), que ha aceptado nuestra invitación a colaborar con este magnífico artículo en el que aborda un tema que domina a la perfección, avalada por su amplia experiencia en el acompañamiento de nacimientos: la relación entre parto y movimiento, a través de un análisis de las distintas posturas para dar a luz.

No nos cabe la menor duda de que disfrutaréis de su lectura tanto como nosotras lo hemos hecho. Gracias, Choni, por compartirnos tu pasión y conocimientos. 

 

Parto y movimiento

Las mujeres se han movido durante el parto desde el principio de los tiempos. Todos los dibujos, esculturas, pinturas o referencias de la historia, en todas las culturas, han reflejado a mujeres pariendo de pie, en cuclillas, en sillas de parto, a cuatro patas; mujeres pariendo solas, pariendo apoyadas y sostenidas por otras mujeres. Mujeres pariendo libres y como sus cuerpos les pedían.

Nunca nadie jamás demostró que tumbar a una mujer boca arriba tuviera algún beneficio para ella o su bebé. Jamás.

Fue un hombre, un médico, quien literalmente tumbó a la mujer de parto en una cama, con el único fin de su  comodidad. En el siglo XVIII Francois Mauriceau, “obstetra” de la corte del rey de Francia en esa época, escribió un libro  (1668, tratado «Las enfermedades de las mujeres en el embarazo y el parto») proclamando los beneficios de la postura horizontal y exigiendo que se eliminara el uso de la silla de parto.

Desde Francia, y a partir de entonces, la práctica de tumbar a la mujer de parto se extendió al resto de Europa e incluso a Estados Unidos de forma rápida y sin que nadie, nunca, hubiera demostrado que esa posición tuviera ningún tipo de beneficios para la mujer o la criatura por nacer; el único argumento era que, con la mujer tumbada, y a ser posible quieta, era mucho más fácil y cómodo para el médico poder usar forcéps o manipular la vagina.

Mientras las mujeres parían en sus casas y ayudadas por comadronas, las sillas de parto y el movimiento siguieron formando parte de los ajuares; pero a medida que los médicos empezaron a ocupar los espacios de las comadronas, y, sobre todo, a medida que las mujeres empezaron a ser atendidas en los hospitales.

Inicialmente, las camas hospitalarias donde se paría eran las mismas donde se dormía, pero poco a poco se fueron incorporando elementos de sujeción para acceder de forma más fácil al “campo quirúrgico”, es decir, a la vagina. Y de esta manera, se empezaron a usar los estribos y perneras (para sujetar las piernas y mantenerlas elevadas) y se “inventó” la cama obstétrica y la postura de litotomía.

Parto y movimiento

Cuando la mujer está tumbada boca arriba se disminuye la velocidad de la dilatación y el descenso, lo que resulta en un aumento considerable de parto instrumentado con fórceps o ventosa.

Aún hoy en día, a pesar de la aplastante y contundente evidencia científica, la mayoría de las mujeres en España, dan a luz en posición de litotomía.

Sabemos que la posición de litotomía y la inmovilidad durante el parto son claramente perjudiciales para el proceso. Es decir, que salvo por la comodidad del asistente y la facilidad para emprender maniobras de extracción fetal, la posición de litotomía no tiene ninguna ventaja sobre la mujer y su criatura, más bien todo lo contrario: aumenta las posibilidades de riesgo de pérdida de bienestar fetal, dispara el dolor, aumenta las posibilidades de lesiones perineales graves, de episiotomía y de partos instrumentales.

Aunque resulta complicado analizar el movimiento y la postura durante el parto, he intentado sintetizar las ventajas y desventajas de cada posición y desmenuzar el progreso del descenso de la cabeza del bebé durante la segunda etapa del parto: el expulsivo.

Tronco vertical (incluye de pie o rodillas)

Postura cómoda con rodillas ligeramente flexionadas (de pie), y mucho mejor si se apoya en otra persona o en la pared.

Parir en movimiento de Blandine Calais-Germain

Parir en movimiento, de Blandine Calais-Germain y Nuria Vives, un libro imprescindible si quieres conocer cómo favorecer el proceso de parto mediante las mejores posturas para dar a luz (Haz CLICK para comprarlo).

Cuenta con la gravedad como fuerza adicional, lo cual favorece el descenso del bebé. A esto hay que añadir la correcta alineación feto-pélvica (el eje del cuerpo del bebé con el interior de la pelvis de la madre), que hace que el encajamiento de la cabeza sea más fácil.

Al no comprimir los grandes vasos, proporciona una excelente oxigenación fetal y no provoca hipotensión en la madre. Las contracciones son en esta postura más efectivas, más intensas, más potentes y menos dolorosas. La sensación de pujo también es mayor, pero el control sobre el mismo es mucho más pobre. Favorece la distensión del periné por la localización correcta del punto de presión (en la zona anterior y no en la posterior), pero existe peligro de desgarro si el expulsivo es muy rápido.

Para la persona que asiste al parto es una postura poco cómoda e inaccesible al periné (no se puede hacer episiotomía). En esta postura no se puede poner la epidural convencional pero sí la “walking peridural”. La pelvis es libre para moverse en cualquier dirección y sentido; se favorece la apertura y la salida del bebé.

Sentada

Puede haber variantes de esta postura, dependiendo de dónde se siente la mujer: en la cama, en el suelo, en el WC o sobre una pelota. La más cómoda y la que mayor facilitación de los movimientos de la pelvis proporciona es sentada sobre la pelota.

En general, la posición sentada está favoreciendo el descenso y la progresión por la gravedad y la correcta alineación feto-pélvica, siempre y cuando la espalda permanezca erguida y ligeramente inclinada hacia delante. No se usa cuando la cabeza está saliendo porque chocaría literalmente con la pelota.

parto y movimiento posturas para dar a luz

La posición sentada favorece el descenso y la progresión por la gravedad y la correcta alineación feto-pélvica, siempre y cuando la espalda permanezca erguida y ligeramente inclinada hacia delante.

Se puede usar la posición semisentada con epidural convencional, con el monitor puesto y la sueroterapia sin problemas, aunque en semisentada el coxis está completamente inmovilizado, es muy cómoda y favorece el descanso.

La variación sentada en el WC es quizá la más familiar para la mujer de parto; le proporciona una superficie dura contra la que pujar, aunque esto se convierta en un inconveniente a la larga (dolor en la zona de asiento). La posición sentada con las piernas cruzadas (posición de indio) disminuye el diámetro del estrecho inferior de la pelvis (literalmente: la salida).

La pelvis no es libre, pero puede hacer pequeños movimientos hacia delante y hacia atrás, con lo que puede dar mucho juego.

Supino/litotomía

Es la posición más utilizada en los hospitales como posición para el trabajo de parto y el parto (litotomía). En supino (o lo que es lo mismo, acostada boca arriba) la gravedad es anulada completamente, incluso se actúa en contra de ella al poner en el potro a la mujer en litotomía a la hora de parir.

El útero gravídico en esta posición comprime los grandes vasos, lo que provoca un aumento del riesgo de la pérdida del bienestar fetal por disminución del aporte sanguíneo a la placenta, y una hipotensión, con o sin mareo, en la madre gestante.

Además, esta posición produce una dificultad respiratoria a consecuencia de la presión que realiza sobre el diafragma. Disminuye la velocidad de la dilatación y el descenso, lo que resulta en un aumento considerable de parto instrumentado con fórceps o ventosa.

En supino con piernas extendidas, la pelvis está completamente inmovilizada; si se flexionan las piernas con los pies apoyados en la cama, la pelvis es libre. En litotomía la pelvis está inmovilizada en una posición que aumenta el diámetro del estrecho superior (la parte alta de la pelvis)  y disminuye el del estrecho inferior (la salida).

Esta posición es de muy fácil acceso al periné, para los tactos vaginales, por lo que para el asistente es la mejor, pero la musculatura se ve dificultada en su distensión; la consecuencia es un mayor riesgo de episiotomía y/o desgarros. Permite monitorización y epidural convencional, pero es muy incómoda para la mujer y aumenta el dolor de espalda.

Decúbito lateral

Esta posición es neutra para la gravedad; no se favorece ni se dificulta. El aporte sanguíneo no se ve comprometido ya que no comprime los grandes vasos; posición de elección en caso de hipotensión o hipertensión materna.

El perine femenino y el parto de Blandine Calais-Germain

El periné femenino y el parto, de Blandine Calais-Germain, un magnífico y práctico libro ilustrado con ejercicios de preparación al parto (Haz CLICK para comprarlo).

Las contracciones son más largas y más efectivas, aunque menos dolorosas.

La velocidad de la progresión del parto no es más lenta, proporciona un buen descanso a la mujer y disminuye el dolor de espalda; buen confort. Esta posición favorece el movimiento sacro. Aunque la monitorización es posible, a veces se tienen dificultades para localizar el foco de la frecuencia cardíaca fetal si coincide el lateral con el dorso del bebé.

Permite a su vez epidural convencional y tactos vaginales, aunque para hacerlos o para el expulsivo precisa de la colaboración de otra persona que sujete el miembro inferior que queda por encima (también puede utilizarse una de las perneras de la mesa de partos). Disminuye considerablemente la posibilidad de episiotomía o desgarro por buena distensión perineal.

Esta posición es la que ha demostrado tener menor número de lesiones perineales y una de las más cómodas para la mujer pues le permite descansar entre las contracciones sin necesidad de moverse.

Cuclillas

Excelente oxigenación fetal. La gravedad actúa favoreciendo el descenso; el mejor apoyo de la cabeza del bebé hace que el trabajo de parto sea más efectivo y más rápido. El descenso también se ve favorecido por el empuje de la parte superior del tronco sobre el fondo uterino.

La mujer tiene una mejor sensación de la zona perineal y de los pujos, peor por contra, es una postura que cansa si se mantiene durante mucho tiempo (especialmente en las mujeres no acostumbradas a estar agachadas). Es mejor si la mujer puede agarrase a una barra o un paño con las manos elevadas para poder tirar de ellos en el empuje.

La alineación feto-pélvica es excelente y, aunque la pelvis no es libre, en esta posición hay un aumento de los diámetros de hasta un 28% con respecto al supino o litotomía. Buena distensión perineal.

Cuadrupedia

Postura en la que la gravedad no actúa, pero no dificulta. De elección ante bradicardias fetales ya que descomprime totalmente los grandes vasos y proporciona una excelente oxigenación fetal y materna. Enlentece un parto rápido.

Es muy beneficiosa para el dolor de espalda ya que quita toda la presión que ejerce el peso del tronco sobre las vértebras. Es cansada para un parto largo, pero se puede modificar apoyando el tronco sobre la pelota, sobre la cama o sobre un acompañante, facilitando a su vez la posibilidad de aplicación de masaje en la espalda.

La posición favorece la rotación y es eficaz en caso de bebés grandes y distocia de hombros. Si las piernas de la madre no se encuentran ligeramente separadas, la visión del periné está dificultada así como el acceso al mismo.

La pelvis es completamente libre, evita la tensión sobre la zona anal, lo cual es muy importante en caso de hemorroides y es una de las posturas que menor probabilidad de episiotomía o desgarro presenta, junto con la lateral.

No existe la postura ideal, lo ideal es poder elegir en cada momento tu mejor postura para dar a luz

Ninguna postura se puede elegir antes del parto por sus ventajas o inconvenientes, sino que la mujer se posicionará en una u otra en función de sus necesidades, de su comodidad y de lo que necesite su bebé para poder salir. No existe la postura ideal. Lo ideal es poder elegir en cada momento tu mejor postura.

Las mujeres sienten que están mejor en unas posturas u otras, y muchas veces, es el cambio de una a otra lo que realmente hace posible el nacimiento. Incluso cambian de posición durante el expulsivo, según va avanzando el bebé a lo largo del canal del parto.

Cuando una mujer está anestesiada por la epidural, no puede sentir el dolor, pero tampoco esa necesidad de cambiar, de moverse. El dolor ayuda a moverse pues es el alivio del dolor lo que hace que busque una postura cómoda.

Esto no quiere decir que una mujer con epidural no pueda y deba moverse; al contrario. Ya que no siente la necesidad del movimiento, serán los profesionales los que deban invitar con más razón a la mujer a cambiar con frecuencia de posición para favorecer la biomecánica del parto.

Cojines, almohadas, pelota, perneras, cualquier material que pueda ayudar a la mujer a movilizarse en diferentes posiciones, debe formar parte de un paritorio. Es trabajo de las comadronas mover a la mujer si ella no puede hacerlo. Y con mucha frecuencia, intentado imitar la fisiología del parto lo máximo posible.

Es muy recomendable que durante el embarazo, conozcamos estas posiciones e incluso que practiquemos y nos familiaricemos con ellas. Ver vídeos de partos en diferentes posturas puede ayudar a visualizar el propio parto y sentirse más cómodas cuando llegue el momento.

El parto es movimiento y el movimiento es favorecedor del proceso del parto.

Prepara el cuerpo y la mente con una buena comadrona.

Acensión Gómez LópezAscensión Gómez López, Choni, es comadrona, fisioterapeuta y directora del Centro Hebamme. La puedes encontrar en su web aquí: www.centrohebamme.com, en Facebook o en Twitter

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo! y no te pierdas ninguno de nuestros contenidos ¡apuntándote a nuestra newsletter!

There was an issue loading your timed LeadBox™. Please check plugin settings.
Es sencillo compartir...Share on Facebook0Share on Google+11Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn7Email this to someone

, , , , ,

3 comentarios para Parto y movimiento: las mejores posturas para dar a luz

  1. diana escobar Sábado, 18 de junio de 2016 at 22:08 #

    Excelente reseña … muy útil para mis 33 semanas de embarazo ya que estamos planeando un nacimiento en casa.

    • Laura Rojas Lunes, 11 de julio de 2016 at 11:55 #

      Muchas gracias, Diana!! Un fuerte abrazo y que vaya todo fenomenal 🙂

  2. Amanda Sábado, 13 de agosto de 2016 at 20:43 #

    Hola! Me encanta el articulo, estoy a la semana 32 y empiezo a pensar mucho en el parto. Una pregunta (puede que tonta): ¿En un parto de pié o de todos modos no tumbada, como se desarrolla el momento piel con piel? La mamá viene tumbada inmediatamente después de dar a luz? Muchas gracias

Deja un comentario

A los efectos de lo previsto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, usted queda informado y presta su consentimiento para que sus datos personales sean utilizados con la finalidad de gestionar correctamente el uso del foro. Los datos serán conservados de modo confidencial y no comunicados a terceras empresas o personas.

Si se nos proporcionan datos de terceros, la persona que lo haga deberá, bajo su responsabilidad, informar al afectado de lo dispuesto en esta cláusula y obtener previamente su consentimiento. En todo caso, pueden ejercerse los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en la siguiente dirección de e-mail: info@ensuelofirme.com