Existen unos dispositivos que recolocan y fijan los órganos prolapsados en su lugar, e incluso se pueden llevar colocados mientras se mantienen relaciones sexuales. Son de los dispositivos médicos más antiguos que se conocen, y se han usado durante siglos. ¡Incluso se han encontrado documentos que relatan su existencia en el antiguo Egipto! Aun así, la mayoría de mujeres desconoce qué es un pesario y para qué sirve en el tratamiento de prolapso o de incontinencia urinaria de esfuerzo, mejorando significativamente su calidad de vida y pudiendo, a veces, incluso evitar la cirugía a un coste mínimo.

Qué es un pesario uterino

Los pesarios son dispositivos que se colocan en la vagina y sirven para elevar y dar soporte recolocando el útero, la vagina, la vejiga o el recto cuando cualquiera de ellos ha descendido de su lugar habitual debido a la debilidad de los tejidos y músculos del suelo pélvico.

La corrección que consiguen y la existencia de algunos modelos que pueden llevarse mientras se mantienen relaciones sexuales sin notarse son una garantía para poder continuar con una vida social activa y sexual normal. Y es que, la mayoría de mujeres jóvenes que recibe el diagnóstico sufre un verdadero shock que deja su autoestima por los suelos pensando que ya no pueden ser atractivas para sus parejas y que su vida sexual se ha terminado.

Desafortunadamente, no siempre se puede revertir un prolapso, sobre todo si se trata de un grado II o III avanzado. Pero en la mayoría de casos se pueden aliviar sus síntomas y; sobre todo, evitar que empeore de una manera fácil y económica mediante el uso de un pesario vaginal. Además, teniendo en cuenta que las cirugías no suelen ser definitivas, sino que a menudo deben repetirse, no está de más poner todos los medios preventivos a nuestro alcance.

Así pues, su uso también es eficaz para evitar la incontinencia de esfuerzo ya que al elevar las paredes de la vagina corrigen el ángulo del cuello vesical evitando los escapes al realizar, por ejemplo, deportes de impacto.

Para qué sirve un pesario

Ya sabes qué son los pesarios. Bien. Pues su uso está indicado en los siguientes casos de disfunciones del suelo pélvico. Incontinencia urinaria de esfuerzo, prolapso uterino o vaginal, cistocele, rectocele, enterocele, e incontinencias transitorias después del parto y para la prevención de partos prematuros; ya que corrigen el cuello uterino corto de las embarazadas.

Así pues, retrasan e incluso pueden evitar la cirugía del prolapso, ayudan a evitar su empeoramiento, reducen el impacto sobre el suelo pélvico al realizar ejercicio, evitan la incontinencia urinaria de esfuerzo al realizar deporte, facilitan la rehabilitación del suelo pélvico cuando existe un prolapso, ayudan al suelo pélvico en su función de soporte en personas de edad avanzada o con sobrepeso y además son una alternativa en casos de cirugías sin éxito o cuando no se puede realizar dicha intervención.

No obstante, el uso de los pesarios se desaconseja cuando existe alergia a alguno de los materiales de los que están fabricados, cuando hay algún tipo de infección vaginal, cuando hay sangrado de causas desconocidas, en casos de enfermedad pélvica inflamatoria y cuando existe ulceración de las paredes vaginales.

Las medidas de los pesarios

La mayoría de los pesarios uterinos que se comercializan están fabricados en plástico o silicona de grado médico para minimizar el riesgo de infecciones o alteraciones en la mucosa vaginal. Existen multitud de formas y tamaños diseñados para tratar los síntomas de los diferentes tipos y grados de prolapso. Los hay que funcionan a modo de palanca, otros que rellenan un espacio y otros que soportan y corrigen un determinado ángulo.

Cuando lo llevamos puesto y se nota, molesta, se mueve o cae de su lugar, significa que no estamos usando la talla adecuada. Así pues, debe permanecer colocado en su lugar las horas prescritas por el médico, no interfiere a la hora de ir al baño, no produce incontinencia urinaria y no siquiera debe notarse al permanecer colocado.

No obstante, a veces se dan circunstancias que hacen imposible el uso de los pesarios en ginecología, tales como un acortamiento de la vagina, una apertura vaginal excesiva o algunas cirugías previas. Por todo ello, debe ser un profesional sanitario, ginecólogo o fisioterapeuta, quien recomiende su uso, prescriba unas determinadas horas de uso al día y quien te ayude a averiguar el tamaño más adecuado en tu caso.

Tratamiento de estrógenos con pesarios

El uso de estrógenos junto a los pesarios cervicales está altamente indicado después de la menopausia. Existen estudios que avalan este tratamiento para mejorar la calidad de los tejidos vaginales y pélvicos, aumentando su grosor y consistencia, de manera que se reduce el riesgo de sufrir posibles efectos adversos como úlceras o infecciones. Este es otro aspecto que debes consultar con tu especialista para saber si en tu caso concreto este tratamiento está recomendado, además de tener que llevar junto a él un control y supervisión periódicos.

Y ahora que ya sabes qué es un pesario uterino y para qué sirve, pero sigues teniendo dudas sobre su uso para el prolapso y la incontinencia urinaria de esfuerzo, ¡haznos llegar un comentario! ¡Comparte tu experiencia, tus dudas e intereses con nosotras! Y si te ha gustado o crees que este artículo puede resultar útil a alguien, ¡compártelo!

¡Comparte!

Escrito por: María

Como tantas otras mujeres actuales, madre y trabajadora, que tras sufrir un primer parto muy traumático y un segundo con prácticamente la misma violencia obstétrica que el primero, decide poner todos los medios a su alcance para superar sus secuelas físicas y psíquicas. Sorprendida por el tabú social que existe en torno al suelo pélvico y sus disfunciones, descubre la reeducación abdominopélvica, algo que en España ni se ofrece, ni se subvenciona y sobre lo que ni siquiera se informa, pero que está totalmente normalizado en otros países del entorno europeo. Tras recuperarse y comprobar el desamparo en el que se encuentran otras muchas mujeres en su misma situación, decide unirse a Laura y Pilar y fundar juntas En Suelo Firme para romper tabúes y facilitar el acceso a información sobre el suelo pélvico.

Artículos relacionados

102 Comentarios

  1. Betty lunes, 23 noviembre 2015 at 20:17 - Responder

    Hola
    Mi mamá /73 años/ tiene prolapso avanzado, tiene una operación pendiente y después de unos meses debe operarse el prolapso… mientras tanto podría usar estos pesarios??? aquí (Lima-Perú) ninguno de los ginecólogos que hemos consultado nos han dado esa alternativa.

    Sólo nos mencionaron una faja, pero nunca la encontré para poder comprarla… saben ud. si existe ese producto., gracias!!!

    • Laura Rojas martes, 24 noviembre 2015 at 10:05 - Responder

      Estimada Betty:
      Le recomiendo que hable con los ginecólogos que llevan a su madre si es o no oportuno optar por un pesario en su caso. Debe ser su ginecólogo quien decida el tipo de pesario (en función del tipo de prolapso) y la talla del mismo (en función de la exploración ginecológica). Espero que encuentren pronta solución. Un abrazo.

  2. Anna miércoles, 9 septiembre 2015 at 17:21 - Responder

    Hola, me ha parecido muy interesante el blog, yo tengo 49 años y tengo uno desde junio, me va super bien, todas las molestias que tenía con el prolapso de utero se esfumaron al bajar de la camilla cuando me lo colocó mi doctor.
    Mi pregunta es si el flujo abundante de color verdoso y olor intenso, son efectos colaterales del propio pesario, si pueden ser objeto de una infección, aunque no tengo ningún otro síntoma.
    Ya tengo cita para sustituirlo en Octubre, pero me gustaría saber vuestra opinión y también si esta consulta le puede ayudar a otra mujer.
    Muchas gracias.

    • Laura Rojas lunes, 28 septiembre 2015 at 13:21 - Responder

      Hola Anna:
      Gracias por dejarnos tu comentario. El aumento de flujo vaginal en las mujeres que utilizan pesarios es habitual, si bien el olor y color que describes necesitan ser revisados por tu ginecólogo. Hay mujeres que necesitan sustituirlo más a menudo. Seguro que podrás ayudar con tu caso a más mujeres, así que estaremos encantadas de leerte de nuevo por aquí, Anna. Un abrazo!

  3. Gemma domingo, 5 julio 2015 at 16:14 - Responder

    Muy interesante…

    Me gustaría saber si los pesarios son compatibles con el embarazo, o si durante ese tiempo es mejor no llevarlos puestos.

    Gracias!

    • Laura Rojas lunes, 6 julio 2015 at 10:41 - Responder

      Hola Gemma:
      Aunque cada paciente y cada embarazo han de considerarse de manera personalizada antes de prescribir cualquier tratamiento, no existe una contraindicación generalizada para el uso de pesarios durante la gestación. De hecho, como contamos en el artículo, existe un pesario específico para prevenir partos prematuros en casos de incompetencia cervical y los pesarios también están indicados para mejorar los casos de incontinencia urinaria de esfuerzo durante el embarazo.
      Pero, ante cualquier duda, siempre deberá ser tu médico o ginecólogo quien valore la compatibilidad de cualquier tratamiento con tu estado de gestación.
      Muchas gracias por dejarnos tu comentario, Gemma :)
      Un abrazo.

  4. luz marquez jueves, 2 julio 2015 at 8:12 - Responder

    Me ha gustado toda la informacion aqui encontrada, he aclarado todas mis dudas, estoy satisfecha porque creo que lo que me preocupaba tiene solucion, y les agradezco grandemente. todo esta muy claro.

  5. patricia miércoles, 6 mayo 2015 at 9:18 - Responder

    Buenos días! Acabo de leer vuestro post sobre los pesarios, tema que me parece muy interesante. Soy fisioterapeuta y estoy especializándome en suelo pelvico, pero en los cursos que hago me han dado poca o nada de información sobre este tema.
    Mi duda es si esto lo podemos recomendar los fisioterapeutas especializados. Me gustaría obtener información de que tipo de pesarios se recomienda para cada tipo de prolapso, donde se pueden conseguir, tiempo que se deben de llevar.
    No se si me explicado bien o si me podrás ayudar, se todas formas gracias de antemano.
    Y felicidades por todas las publicaciones que hacéis, son geniales.
    Saludos.

    • Laura Rojas miércoles, 6 mayo 2015 at 10:55 - Responder

      Estimada Patricia:
      Muchas gracias por dejarnos tu comentario y por tus buenas palabras sobre el blog. Te animo a que sigas pasándote por aquí y aportes tu granito de arena.
      Respecto a las cuestiones que nos planteas: 1) Yo recomiendo a las pacientes que acudan a su ginecólogo para que sea este quien prescriba el pesario más adecuado y lleve a cabo las revisiones y cambios del mismo en los tiempos que considere oportunos. Dependiendo del modelo, algunos pesarios pueden adquirirse en farmacias; asimismo, hoy en día se pueden conseguir a través de internet directamente a las empresas de suministros médicos sanitarios. 4) Por último, en cuanto al tiempo que deben llevarse, no existe consenso (6, 9 o 12 meses) y depende de la paciente y de su tolerancia al dispositivo, de modo que esta debe acudir a sus revisiones periódicas para llevar a cabo un adecuado control.
      Espero haberte ayudado, Patricia.
      Un abrazo.

Deja un comentario

PROTECCIÓN DE DATOS: De conformidad con las normativas de protección de datos, le facilitamos la siguiente información del tratamiento: (+)

  • Responsable: Klunz Marketing y Comercio Electrónico SL.
  • Fines del tratamiento: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios.
  • Derechos que le asisten: Acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación y oposición. Más información del tratamiento en la Política de Privacidad.

Los comentarios y el nombre que escribas se publicarán y se verán públicamente. Si prefieres que tu nombre no se vea públicamente, no escribas tus apellidos, pon un seudónimo o escribe simplemente "Anónimo".