Si acaban de practicarte esta intervención quirúrgica debes saber que muchos de los efectos inmediatos se pueden superar mediante sencillas técnicas y ejercicios de fisioterapia que aceleran la recuperación. Pero también debes conocer y prever, después de una histerectomía, las consecuencias a largo plazo físicas y psíquicas que caben esperar para afrontarlas mejor.

Es muy importante que aclares con tu ginecólogo las dudas que te puedan surgir. Qué órganos se van a extirpar y por qué, qué tipo de intervención quirúrgica será (laparoscópica, abdominal o vaginal), si vas a necesitar terapia hormonal sustitutiva (THS), cuáles son los efectos secundarios de una histerectomía, qué riesgos implica la intervención y qué alternativas a la cirugía existen para tratar tu caso.

Si una vez estudiadas todas tus circunstancias, la opción que se decide es la práctica de una histerectomía, debes estar preparada para los siguientes síntomas, que se producen generalmente con bastante frecuencia y de manera más o menos inmediata tras esta intervención. Así pues, y sobre todo durante las seis primeras semanas, te recomendamos encarecidamente que sigas estrictamente las indicaciones de tu ginecólogo. Sobre todo, deberás respetar los plazos que tu cuerpo necesite hasta cicatrizar completamente la herida física y la psíquica.

Consecuencias de una histerectomía

No todos los síntomas tienen por qué aparecer, ni en todos los casos. Como siempre insistimos, en cada mujer son diferentes y únicos dependiendo de su edad, sus circunstancias… Además, las secuelas que aparecerán dependerán de si se extirpan o no los ovarios, que son los productores de estrógenos, unas hormonas que tienen un papel muy importante a la hora de prevenir cardiopatías o la osteoporosis y garantizar la lubricación y calidad de los tejidos que forman la vagina. En general, tras una histerectomía, las consecuencias y secuelas que se pueden presentar tras esta intervención, además de los propios de cualquier operación quirúrgica, son las siguientes:

Menopausia repentina

Si se extirpan los ovarios, se entrará en una menopausia repentina que conlleva todos sus síntomas (calor, sofocos, sequedad vaginal, etc.). Si no se han extirpado los ovarios es probable que la menopausia se adelante a una edad más temprana de lo normal.

Incontinencia urinaria y/o fecal

Al eliminar el principal elemento de sujeción de la vagina aumenta la presión sobre los músculos pélvicos que poco a poco irán debilitándose. Si no se contrarresta con el tratamiento y los ejercicios adecuados podrá desembocar en incontinencia urinaria y/o fecal.

Infertilidad

Si se ha extraído el útero la posibilidad de embarazo se anula por completo, como también se elimina la menstruación. El útero es el lugar donde se aloja el embrión una vez se ha producido la fecundación del óvulo y donde se desarrolla el feto. Si no hay útero, no existe posibilidad alguna de desarrollar un embarazo, al menos no en el cuerpo de esa mujer. Si aún se conservan los ovarios sí habrá ovulación y cambios hormonales, pero sin el sangrado de la menstruación.

Prolapso de cúpula vaginal

La estática pélvica se ve alterada por la extirpación de su elemento central, el útero, que forma parte de ese centro de estabilidad del cuerpo y sostén de órganos que es la pelvis. Cuando los ligamentos del útero se cortan, se altera la posición natural de los huesos y los órganos dentro de la pelvis afectando a las caderas, la columna y toda la estructura del esqueleto. Tras una histerectomía total se produce un acortamiento de la vagina que ya no tiene donde sostenerse. En esta intervención quirúrgica es necesario cerrar la vagina en su extremo superior y sostenerla de alguno de los ligamentos que han sido cortados.

Fatiga y pérdida de fuerza

Este es uno de los efectos secundarios de la histerectomía que con mayor frecuencia reportan las mujeres y, a veces, va de la mano de una deficiencia de los niveles de hierro en sangre. Si observas que, pasadas algunas semanas tras la operación, te fatigas anormalmente tras realizar un mínimo esfuerzo, deberías comentarlo con tu médico para que valore la realización de un análisis de sangre y compruebe si es necesaria una suplementación.

Para superar los síntomas de fatiga y falta de fuerza permanece tumbada, mejor que sentada, todo el tiempo que necesites. Siéntate en lugar de estar de pie, siempre que tengas la oportunidad. Vuelve a la rutina gradualmente, sin exigirte demasiado y tomándote todos los descansos que sean necesarios. Lleva una dieta lo más equilibrada posible. Comienza a andar unos pocos minutos cada día y ve aumentando gradualmente la duración y velocidad del paseo, unos cinco minutos a la semana. En tus paseos diarios lleva una faja abdominal o una braga que proporcione suficiente soporte al abdomen, y no te exijas demasiado, respeta el ritmo que te imponga tu cuerpo.

Pelvix-tienda
40,99 
educator-suelo-pelvico
25,99 
anuform-neen
37,99 
kegelsmart
74,99 
pesario-cubo
41,99 99,99 
vagiwell
84,99 
Lelo Luna Beads
49,99 
Lelo Luna Beads Noir Ensuelofirme
32,99 
Bolas chinas Lelo Luna Beads Mini Ensuelofirme
49,99 
intimina-raya
43,99 
shrinkx-hips
44,99 
physiomat-tonic
31,99 
Cinturon-pelvico-para-runners-Physiomat-Parisienne
34,99 
silla ergonómica 3DEEA81AL
1.019,99 1.420,00 
silla ergonomica swopper 102-HB-STWH-WH-SE05
639,99 770,00 
kgoal
139,99 
kiri-intimina
29,99 
Pesario-uretral-dr-Arabin
45,99 
Pesario-club
52,99 
caya-gel
12,99 
tronco-propiocepcion
34,99 
winner-flow
6,99 
Pesario de anillo prolapso uterino dr Arabin
38,99 
emy-suelo-pelvico
169,99 
INNOVO Shorts fortalecer suelo pelvico
399,99 
myhixel-tr
189,00 
Paraguas vaginal Efemia
69,99 
Bolas chinas Lelo Beads Plus Ensuelofirme
59,99 
satisfyer-deluxe
31,99 
satisfyer-curvy-2-plus
26,99 
satisfyer-double-joy
29,99 
satisfyer-love-triangle
34,99 
satisfyer-mono-flex
30,99 
satisfyer-penguin
31,99 
satisfyer-power-flower
34,99 
satisfyer-pro-plus-g-spot
39,99 
satisfyer-pro-2
26,99 
satisfyer-pro-2-plus
37,99 
satisfyer-sweet-treat
26,99 
lelo-ina-wave-plum
149,99 
lelo-mia-2
65,99 
Nea 2 Lelo black
79,99 
lelo-mona-wave-midnight-blue
129,99 
lelo-gigi-2-pink
119,99 
lelo-ina-wave-cerise
149,99 
lelo-liv-2
119,99 
lelo-lyla-2-cerise
129,99 
lelo-lyla-2-black
129,99 
lelo-gigi-2-deep-rose
119,99 
lelo-mona-wave-black
129,99 
lelo-ora-3-aqua
119,99 
lelo-ora-3-deep-rose
119,99 
lelo-sila-aqua
125,99 
lelo-sila-lilac
125,99 
lelo-soraya-2-aqua
151,99 
lelo-soraya-wave-blue
169,99 
lelo-soraya-2-deep-rose
151,99 
lelo-soraya-wave-black
169,99 
lelo-sona-2-cruise-cerise
104,99 
lelo-sona-2-black
104,99 
lelo-sona-2-black
74,99 
lelo-sona-2-cerise
74,99 
lelo-enigma
121,99 
kgoal-boost
159,99 
bgee
29,99 
vea-olio
16,99 
vea-lipo3
23,99 
vea-intimo-tt
13,99 
vea-zinco
17,99 
vea-spray
17,99 24,99 
renew-anal-inserts
24,00 125,99 

Dolor de espalda

Una de las consecuencias de la extirpación del útero puede ser el dolor de espalda, más si la intervención fue abdominal, ya que suele provocar más dolor que la vaginal en el postoperatorio. Deberás aprender a no usar los abdominales para levantarte o salir de la cama y, en su lugar, usar los brazos y los glúteos para lograr incorporarte.

La posición durante la intervención y la estancia prolongada en cama también pueden provocar dolor de espalda, que deberás intentar evitar cambiando de postura. Y, cuando te resulte posible, moviéndote fuera de la cama y usando un buen cojín que asegure una postura confortable y apropiada para la espalda. Podrás usarlo en algunas ocasiones bajo las rodillas para elevar las piernas y reducir la presión en la espalda, ponerlo entre las rodillas cuando estés tumbada de lado y colocarlo tras la espalda cuando estés sentada.

Problemas de circulación

Tras una histerectomía la circulación sanguínea en las piernas se ve reducida, lo que puede incrementar el riesgo de trombosis venosa, como en los casos de síndrome de la clase turista. Los ejercicios que eliminan este riesgo son los mismos que recomiendan hacer en los aviones para evitar ese síndrome, es decir, no cruzar las piernas, hacer círculos con los pies, sin mover las piernas mover las puntas de los pies hacia atrás y hacia delante un mínimo de diez veces cada hora.

Dificultad al respirar

Otra de las consecuencias a largo plazo de la histerectomía puede ser la dificultad para respirar. Debido a los efectos de la anestesia, te puede resultar difícil llenar o vaciar completamente los pulmones. Para reducir estos síntomas y sentir un alivio mayor, se pueden practicar desde el primer momento respiraciones diafragmáticas muy lentas y cada vez más profundas, que podrás intensificar en duración e intensidad conforme te vayas recuperando.

Estreñimiento

Es importante prestar especial atención a la dieta que llevamos tras la intervención para asegurar unos niveles saludables de hierro, muy necesario en estos momentos, y para conseguir una consistencia blanda de las heces. Se puede conseguir asegurándonos de comer diariamente alimentos no procesados y ricos en fibra, como frutas, verduras, cereales y arroz integrales, hidratarnos adecuadamente bebiendo una cantidad suficiente de líquidos y agua, bebiendo infusiones calientes en ayunas, moviéndonos regularmente para asegurar el libre movimiento de los intestinos, tomándonos el tiempo necesario para ir al baño y no retrasando el momento de defecar.

Al mismo tiempo, es conveniente adoptar la postura apropiada al sentarnos en el baño para facilitar así la salida de las heces sin forzar y nunca apretar. La postura que debemos adoptar en el baño es una flexión de cadera mayor a 90º, elongando la columna e inclinando el tronco hacia delante, relajar el esfínter anal y permitir la salida de aire por la boca en el momento en que empujamos las heces.

Ese empuje no debe ser forzado en ningún momento y siempre con la glotis abierta, permitiendo que el aire salga por la boca. Para ello sólo tienes que hablar, cantar o soplar por una pajita, sujetar la vagina en ese momento o cuando tengas ganas de toser con una pequeña toalla o simplemente con papel higiénico te puede aportar más seguridad.

Sequedad en la vulva y la vagina

En el corto plazo, cuando se han extraído los ovarios, los principales productores de estrógenos, es normal la aparición de sequedad y molestias tanto en la vulva como en la vagina. La ausencia de estas hormonas provoca una deficiencia en la lubricación y en la calidad de los tejidos de la vagina. En este caso, es conveniente consultar con el ginecólogo si es aconsejable el uso de lubricantes o si existen riesgos para el uso de una terapia hormonal sustitutiva (THS) que reduzca estos síntomas.

Recuperación de la histerectomía

La principal complicación de una recuperación de la histerectomía total es que, en ocasiones, con el tiempo, estas suturas se debilitan produciendo un prolapso, es decir, la vagina tiende a salirse por la abertura vaginal. No obstante, desde En Suelo Firme podemos proporcionarte nuestro Método AbP para el suelo pélvico para fortalecer la musculatura y mejorar tu bienestar.

Barriga hinchada después de la histerectomía

La barriga hinchada después de una histerectomía suele darse cuando la operación ha sido en la propia zona abdominal y tiende a aparecer un par de días después de la intervención. Para aliviarlos y evitarlos es necesario moverse y cambiar de posición regularmente, usar paños calientes sobre el abdomen, evitando la zona de la herida, beber infusiones calientes como el poleo, el té de menta o añadir especias como los cominos y reducir la ingesta de alimentos que provocan gases en el intestino, como algunas verduras y legumbres. No obstante, esa inflamación suele mejorar en torno a los 45-60 días, aunque como es obvio, dependerá de cada caso.

Consecuencias psicológicas de la histerectomía

El útero está ligado a emociones muy fuertes y arraigadas en la mujer. Es el centro de nuestra feminidad. Y la histerectomía provoca muchos cambios en el cuerpo de la mujer. El impacto psicológico de esta intervención va a depender de las circunstancias anteriores de la mujer, del conocimiento que ésta tenía de las consecuencias de la intervención, de si estaba en edad fértil o ya en la menopausia… La interrupción irreversible de la fertilidad, la disminución de la calidad de las relaciones sexuales, la menopausia anticipada… pueden generar sentimientos de shock, depresión, disminución de la autoestima y/o ansiedad.

Pero, probablemente, los efectos secundarios de la histerectomía no afectarán de la misma manera a una mujer joven que quisiera tener hijos, que a una mujer que ya no quiere más hijos y que sufría hemorragias y dolores intensos. Si tras esta intervención, el impacto psicológico ha sido grande, debes saber que en muchos centros realizan un abordaje multidisciplinar de las disfunciones sexuales y del suelo pélvico.

Cuidados después de una histerectomía

En general, durante las seis primeras semanas, las principales recomendaciones tras una histerectomía son tumbarse todo el tiempo que sea necesario, sentarse, para reducir así la presión ejercida sobre la herida, dormir siempre que lo necesites, evitar largos periodos en los que permanezcas en la misma posición, procurar empezar a andar unos cinco minutos al día la primera semana, evitar levantar peso, las caminatas largas y los abdominales, así como ponerse tampones y otros dispositivos vaginales, no bañarse ni en piscina ni en el mar ni en bañera, evitar conducir el primer mes y practicar diariamente respiraciones diafragmáticas lentas y cada vez más profundas.

Así pues, para recuperarse de una histerectomía de manera óptima deberás respetar los tiempos que tu cuerpo necesite para cicatrizar y comenzar poco a poco a ejercitar tu suelo pélvico, parar inmediatamente si sientes dolor, a partir de la semana quinta o incluso sexta, escuchar a tu cuerpo, respetar sus tiempos y adaptar tu progresión a la mejoría que vayas experimentando poco a poco, y consultar con tu médico ginecólogo ante cualquier duda, dolor o síntoma anormal, como fiebre, sangrado abundante o flujo con mal olor.

6 meses después de una histerectomía

Histerectomía y relaciones sexuales

Es muy importante no mantener relaciones sexuales hasta después del chequeo imprescindible después de la cirugía. Es necesario haber sanado para poder reanudar la actividad sexual normal, lo cual, suele tardar de 6 a 12 semanas. Aunque después de unas seis-doce semanas de la intervención ya se puede comenzar a mantener relaciones sexuales, es muy frecuente la aparición de dolor o dispareunia, es decir, molestias durante el sexo.

Ello es debido, entre otros factores, al posible acortamiento de la vagina dependiendo del tipo de histerectomía que se haya realizado, la posible retracción de la cicatriz o la falta de lubricación por la disminución o pérdida de estrógenos. Por otra parte, es frecuente una disminución significativa e incluso pérdida casi total de las sensaciones placenteras en la vagina y una disminución de la fuerza de las contracciones vaginales durante el orgasmo.

Tras la histerectomía, ¿cuándo se puede hacer ejercicio?

Uno de los mayores riesgos que sufre una mujer tras una intervención de histerectomía es la elevada posibilidad de sufrir uno o más prolapsos. Todos los consejos para las mujeres a las que se les ha diagnosticado son también aplicables a aquellas mujeres que han pasado por esta cirugía. Nuestra mejor recomendación, siempre y en todos los casos, es acudir a un profesional sanitario especializado en suelo pélvico para que te ayude en la recuperación y te recomiende los mejores ejercicios para tu caso concreto.

Revisiones ginecológicas periódicas

Si el útero se ha extirpado por completo, las citologías no tienen mucho sentido. Pero si la histerectomía ha sido parcial y se conserva el cuello del útero, las citologías y revisiones periódicas son necesarias para prevenir o detectar a tiempo el cáncer de cérvix. En cualquier caso, las revisiones ginecológicas son siempre necesarias pues también se puede prevenir y tratar cualquier problema relacionado con las mamas, la vagina, los genitales externos…

Si tras someterte a una histerectomía, las consecuencias a largo plazo de esta intervención te preocupan, no dudes en ponerte en contacto con nosotras, y te ayudaremos en todo lo que esté en nuestra mano para intentar mitigar los efectos de esta cirugía.

¡Comparte!

Escrito por: María

Como tantas otras mujeres actuales, madre y trabajadora, que tras sufrir un primer parto muy traumático y un segundo con prácticamente la misma violencia obstétrica que el primero, decide poner todos los medios a su alcance para superar sus secuelas físicas y psíquicas. Sorprendida por el tabú social que existe en torno al suelo pélvico y sus disfunciones, descubre la reeducación abdominopélvica, algo que en España ni se ofrece, ni se subvenciona y sobre lo que ni siquiera se informa, pero que está totalmente normalizado en otros países del entorno europeo. Tras recuperarse y comprobar el desamparo en el que se encuentran otras muchas mujeres en su misma situación, decide unirse a Laura y Pilar y fundar juntas En Suelo Firme para romper tabúes y facilitar el acceso a información sobre el suelo pélvico.

Artículos relacionados

798 Comentarios

  1. Edna Palacios martes, 4 octubre 2016 at 21:14 - Responder

    Muy buenos sus comentarios, hace un mes pasé por lo mismo, pero me dejaron un ovario y no leo ningún comentario respecto a cuando dejan un ovario. La recuperación ha sido rápida, ya casi estoy en mis actividades normales. Muchísimas gracias.

  2. Xiomara Peguero lunes, 19 septiembre 2016 at 1:20 - Responder

    Estoy feliz de poder contar con sus informaciones hace un mes y medio me hicieron histerectomia y cada día me siento mejor fui de viaje por 10 días y camine bastante caminé mucho y lo pasé bien. Si tengo estreňimiento y un poco de incontinencia urinaria y un olor que no es de infección pero me preocupa como si estuviera tomando medicamentos en una semana a los dos meses voy a control con la doctora y le diré hace poco estornudé y se me salio mas orina de lo que podría suceder.

    • Geraldine martes, 11 abril 2017 at 9:45 - Responder

      Xiomara me gustaría saber como ha seguido su evolución porque tengo 2 meses de operada y me esta pasando lo mismo con el orine. Estoy muy preocupada. Saludos..

      • Susana lunes, 11 diciembre 2017 at 21:11 - Responder

        Yo quiero llorar amigas es muy lastimoso lo q nos pasa y no haya respuesta de aliento

  3. Viviana jueves, 8 septiembre 2016 at 5:12 - Responder

    Gracias por los consejos. Hace 17 días me hicieron una histerectomía clásica y aun siento dolor, sobre todo cuando paso de estar acostada a parada. Tampoco soporto la faja y estoy bastante hinchada pero siento que voy evolucionando lentamente.

  4. Andrea Gonzalez viernes, 2 septiembre 2016 at 19:44 - Responder

    Gracias me han ayudado mucho sus consejos, ya que hace un mes me realizaron una histerectomia abdominal y la recuperacion es muy lenta y un poco dolorosa.

  5. Gilda miércoles, 6 julio 2016 at 0:00 - Responder

    Muy buenos sus comentarios, explícito y claro, pero a mí me hicieron la histerectomía bariática por laparoscopia. Así cambian las cosas. Creo yo, me gustaría saber.
    Gracias por su atención.

Deja un comentario

PROTECCIÓN DE DATOS: De conformidad con las normativas de protección de datos, le facilitamos la siguiente información del tratamiento: (+)

  • Responsable: Klunz Marketing y Comercio Electrónico SL.
  • Fines del tratamiento: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios.
  • Derechos que le asisten: Acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación y oposición. Más información del tratamiento en la Política de Privacidad.

Los comentarios y el nombre que escribas se publicarán y se verán públicamente. Si prefieres que tu nombre no se vea públicamente, no escribas tus apellidos, pon un seudónimo o escribe simplemente "Anónimo".