Skip to main content
Como tratar cicatriz episiotomia o cesarea

Cómo tratar la cicatriz de la episiotomía o cesárea

¿Sabes cómo tratar la cicatriz de la episiotomía o cesárea?

¿Te han practicado recientemente una episiotomía o has dado a luz por cesárea?

¿Sabías que el tratamiento de las cicatrices es un paso imprescindible antes de empezar cualquier rehabilitación del abdomen o del suelo pélvico?

En este vídeo te cuento cómo puedes cuidar y tratar la cicatriz de la episiotomía o cesárea.

¡Hola! ¿Qué tal? Soy Laura Rojas, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico y coautora del blog de “En Suelo Firme” y en este vídeo quiero compartir contigo algunos ejercicios, algunas técnicas, para que puedas masajear las cicatrices de cesárea o episiotomía.

Antes de comenzar con ello quiero recordarte la importancia de revisarte con tu ginecólogo o con tu matrona después de haber dado a luz, que revisen el estado de la herida, que revisen los puntos, las grapas, etc.

El fisioterapeuta especializado en suelo pélvico es el experto en cómo tratar la cicatriz de la episiotomía o cesárea

Una vez que la herida haya cerrado y hayas pasado la cuarentena siempre me oirás recomendarte acudir a un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico.

Encuentra en nuestro Directorio de Especialistas el más cercano a tu lugar de residencia: Directorio de Especialistas en Suelo Pélvico.

Este profesional es el indicado para pautarte una rehabilitación de fisioterapia de suelo pélvico y tratar las posibles cicatrices de cesárea, episiotomía o desgarros que hayas sufrido en el día del parto.

Las técnicas que voy a compartir contigo aquí son una herramienta muy útil para que en tu día a día, tú misma, puedas hacer algo por este tejido, pero no dejemos de lado la inestimable ayuda que un fisioterapeuta nos puede brindar.

Así que comenzamos viendo, una vez haya cerrado la herida, repito, y hayamos pasado la cuarentena, cuáles son los pasos para ir cuidando y tratando esta cicatriz de la cesárea o episiotomía.

Pasos para cuidar la cicatriz de la episiotomía o cesárea

  1. Mira detenidamente tu cicatriz

En primer lugar quiero invitarte a que mires tus cicatrices. Si supieras la cantidad de mujeres que vienen a consulta, décadas después de dar a luz, y te confiesan que jamás miraron la cicatriz, de la episiotomía sobre todo.

Y ¿por qué es tan importante que miremos nuestras cicatrices?

Porque es nuestro cuerpo y porque seguro que esa cicatriz, si estuviera en cualquier otra zona, en un pie, una mano, en un codo, una rodilla, seguro que lo miraríamos sin ningún tipo de problema.

En el caso de la cesárea su acceso visual es mucho más fácil, pero en el caso de la episiotomía necesitarás un espejo.

No tengas miedo, tómate tu tiempo, mira estas cicatrices y reconcíliate con ellas, acéptalas como parte de ti y como parte de ese proceso en el que llegó a la vida tu bebé.

Mirar las cicatrices no sólo es importante desde el punto de vista emocional, para aceptarlas, sino que vamos a crear un esquema mental, vamos a integrar esa cicatriz en nuestro esquema corporal y nos será más fácil, una vez las tengamos en nuestro imaginario, ser capaces de tratarlas sin necesidad de estar mirándolas mientras masajeamos la zona.

Por ello, es súper importante que, al visualizar las cicatrices, observes, por ejemplo, la longitud que tienen, cuál es su forma, en el caso de la cesárea es obvio que la forma suele ser similar, pero las episiotomías suelen cambiar: las hay más cortitas, las hay más grandes, las hay en forma de J, algunas son más rectas…

El caso es que observes la cicatriz, te quedes con la longitud, con el estado de los bordes, con el color, cuál es la apariencia de esa cicatriz… cuanto más lujo de detalles tengas sobre esta episiotomía necesaria, mejor irán los siguientes pasos que voy a contarte a continuación.

  1. Toca tu cicatriz cuando estés preparada para tocarla

Una vez visualizada la cicatriz llega el momento de palparla, repito, tómate tu tiempo.

Habrá mujeres que no encuentren ningún reparo a la hora de palpar las cicatrices y otras mujeres que les cuesta un poquito más.

Por ejemplo, empieza a tocarla en la ducha, con el agua y con el jabón te será mucho más fácil que los dedos se deslicen por la cesárea o por la episiotomía. También puedes utilizar el momento de después de la ducha, con toquecitos con la toalla, cuando estés secando esta zona, para recibir sensaciones de esa parte de tu cuerpo.

Es muy frecuente que parezca que esa zona no está como siempre, es decir, incluso notes que parece de otra persona, es como que no reconoces esa parte de ti, ha disminuido tal vez la sensibilidad, o puedes notar algunas zonas en las que parece que hay más grosor, zonas que están un poquito más duras. Esto suele ser habitual porque no siempre cicatrizan correctamente.

Cuando ya hemos sido capaces de palparlas en la ducha, cuando ya las hemos palpado también con una toalla o por encima de la ropa, va llegando el momento de palparlas en seco con nuestras yemas de los dedos.

Para esta palpación en seco te recomiendo que te reserves un ratito tranquilo y un lugar cómodo para poder abordar esta nueva técnica.

  1. CESÁREA: mueve los tejidos un centímetro por encima de la cicatriz

En el caso de la cicatriz de la cesárea te recomiendo que coloques tu dedito un centímetro por encima de la cicatriz y empieces a mover los tejidos lateralmente, arriba y abajo, y también en diagonal, intentando mover en todos los sentidos los tejidos.

No se trata de acariciar la zona, sino de apoyar mi dedo y realmente hacer una movilización de la piel por encima del tejido que se encuentra justo debajo.

Movemos hacia arriba y hacia abajo, hacia los lados y también en diagonal.

Un dedito por encima y después un dedo por debajo. Nos colocamos debajo de la cesárea y lo mismo movemos arriba y abajo, lateralmente y en diagonal.

  1. EPISIOTOMÍA: sigue su trayecto con tus dedos

En el caso de la episiotomía te recomiendo que, con tus dedos índice y corazón, comiences desde la abertura vaginal, donde inicia esa episiotomía hasta el final de la misma, recorriendo con tus dedos su trayecto realizando una ligera presión.

Coloco mis dedos y voy arrastrando, presionando. En la medida en que tú te sientas cómoda, podrás ir aumentando esa presión poquito a poco.

Es interesante que hagas la presión de ida y la presión de vuelta, en todo el trayecto de esa cicatriz de la episiotomía.

  1. CESÁREA: recorremos la cicatriz por encima

Igualmente, en la cesárea, cuando ya hemos hecho ese paso, un centímetro por arriba y un centímetro por debajo, podemos pasar a recorrer, de extremo a extremo, la cicatriz con nuestros dedos índice y corazón.

Igualmente voy y vuelve la cicatriz aplicando presión.

Cuando termino estas técnicas puedo aplicar unas gotas de aceite de rosa de mosqueta, o aceite de argán.

No te recomiendo que apliques el aceite durante todo el masaje porque puede quedar la zona demasiado escurridiza y no realices adecuadamente esa presión.

No obstante, si sientes un poquito de dentera o de repelús, puedes aplicar una mínima gotita para realizar estas técnicas, pero si lo puedes hacer sin ello mucho mejor.

Lo reservamos sólo para el final extendiendo ese aceite cuando ya hemos hecho los pases de masaje.

  1. Círculos sobre la cicatriz en ambos sentidos

Cuando ya somos capaces de recorrer las cicatrices, sea cesárea o episiotomía, con pases longitudinales de ida y vuelta en los que vamos aplicando una presión suficiente, vamos a pasar a realizar círculos.

Círculos a la ida, círculos a la vuelta y círculos en ambos sentidos.

Cuando los círculos se realizan adecuadamente liberamos la tensión, las posibles adherencias de la cicatriz y durezas.

Cuando ya hemos conseguido este objetivo podemos pasar a una nueva técnica.

  1. Movimientos en “Zig-zag” sobre la cicatriz

La técnica en zig-zag, en la que haríamos un recorrido subiendo y bajando por encima de esa cicatriz.

Haríamos el zigzag en un sentido, ida y vuelta, lo mismo, es arrastrar y mover esos tejidos para que realmente soltemos las posibles adherencias perineales o en los tejidos de la cicatriz abdominal.

  1. EPISIOTOMÍA: masaje perineal

Cuando hayas conseguido realizar estas técnicas, en el caso de la episiotomía te recomiendo dar ya el último paso.

Cuando nos practican una episiotomía es muy frecuente que, el lado opuesto al que se encuentra la cicatriz, suela contracturarse porque quiere ayudar a la zona que está sufriendo esa lesión y toma las riendas activándose en exceso.

Una vez que hemos podido masajear la cicatriz con las técnicas que acabo de contarte, te recomiendo que le des un poquito de mimo también a la zona contralateral, a la otra zona del periné.

Como te expliqué en este otro vídeo de este canal: Cómo hacer el masaje perineal, el masaje perineal consta también de un montón de técnicas que puedes visualizar para empezar a aplicar ahora en tu periné.

Ya no con el objetivo evidentemente de que el bebé nazca con mayor elasticidad en tu periné, sino de darle flexibilidad a esta zona para empezar a recuperarla con ejercicios de tonificación y para poder retomar tus relaciones sexuales sin molestias.

Siempre que encuentres un dolor excesivo te recomiendo, igual que te decía al principio de este vídeo, visitar a un fisioterapeuta especializado.

Los fisioterapeutas especializados en suelo pélvico son los que mejor nos van a poder ayudar a tratar estas cicatrices.

Pero al fisio solemos ir un día a la semana, el resto de la semana te recomiendo que hagas estas pequeñas técnicas cinco minutitos, al salir de la ducha, así lo incluyes mejor en tu rutina, y verás cómo en unas semanas, con constancia, te vas notando muchísimo mejor.

  1. CESÁREA: pellizcamos la cicatriz

En el caso de la cesárea podríamos pasar una vez hemos aplicado los círculos y el zig-zag, a realizar pequeños pellizcos en la zona de la cicatriz.

Aquellas sensaciones de pinchazo, de adormecimiento, pueden continuar a estas alturas, pero poquito a poco deberían ir liberándose.

Esos pellizcos, sería como lo estoy realizando aquí en el brazo, cojo la piel y la voy movilizando.

  1. CESÁREA: el pinzado rodado

Una vez que estos pellizcos van siendo cada vez más sencillos de realizar, podemos pasar a una técnica que llamamos “el pinzado rodado”. Sería ir arrastrando ese pellizco, sin soltarlo, y liberar así la zona de la cesárea.

  1. jeringa-de-succion-para-cicatrices-y-dolor-en-la-episiotomia-cesareaJeringas succionadoras de cicatrices

Por último, recomendarte una herramienta que puede sernos de gran ayuda para el tratamiento de las cicatrices de episiotomía y cesárea.

Son las jeringas succionadoras de cicatrices, una jeringuilla que se adapta a una ventosa de diferentes tamaños, para así tratar cicatrices de distintos tamaños, y realizamos una presión negativa, una succión, que libera el tejido superior y nos permite realizar movimientos para liberar las posibles adherencias en la cicatriz.

Espero que este vídeo te haya gustado, que te lances a empezar a reconciliarte con tus cicatrices, que si necesitas ayuda, como siempre te digo, acudas a un especialista y que pongas en práctica estos consejos y nos cuentes qué tal te ha ido.

Si te ha gustado el vídeo, por favor, dale al “like”, compártelo si crees que puede servir de ayuda a alguien, síguenos en redes sociales y suscríbete al canal.

¡Muchísimas gracias por estar ahí y nos vemos la semana que viene en un nuevo vídeo!

Facebook
Twitter
Google+
veces compartido
0

ESCRITO POR María

Una de tantas mujeres actuales, madre, trabajadora, licenciada, con idiomas, que tras sufrir un primer parto muy traumático y un segundo con prácticamente la misma violencia obstétrica que el primero, decide poner todos los medios a su alcance para superar sus secuelas físicas y psíquicas. Le sorprende entonces el tabú social que existe en torno al suelo pélvico y sus disfunciones y descubre la reeducación abdominopélvica, algo que en España ni se ofrece, ni se subvenciona, y sobre lo que ni siquiera se informa, pero que está totalmente normalizado en otros países del entorno europeo. Tras recuperarse y comprobar el desamparo en el que se encuentran otras muchas mujeres en su misma situación, decide unirse a Laura y Pilar y fundar juntas En Suelo Firme para romper tabúes y facilitar el acceso a información sobre el suelo pélvico.

Related News

Tiovivo de emociones cuando damos a luz En Suelo Firme

Especial Psicología: El tiovivo de emociones cuando damos a luz

En forma tras el parto evitando riesgos

Cómo ponerse en forma tras el parto… ¡sin riesgos!

Una respuesta a “Cómo tratar la cicatriz de la episiotomía o cesárea”

  1. Roberto dice:

    Excelente información
    Felicitaciones por tanto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Importante: El nombre que escribas se verá públicamente. Si prefieres que tu nombre no se vea públicamente, no escribas tus apellidos, pon un seudónimo o escribe simplemente "anónimo"


Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: Klunz Marketing y Comercio Electrónico SL.
  • Finalidad: Gestión y moderación de comentarios en el blog.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.
  • Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal con la excepción de ActiveCampaign Inc., EEUU, acogido a los acuerdos UE-U.S. Privacy Shield.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y medición de la navegación de los usuarios y así mejorar nuestros servicios y ofrecerte las mejores ofertas y promociones adaptadas a tus preferencias e intereses. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración y obtener más información haciendo clic aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies
X