Skip to main content
Como se hace el masaje perineal

Cómo se hace el masaje perineal

¿Sabes realmente cómo se hace el masaje perineal? ¿Te gustaría comenzar a hacer el masaje perineal pero no sabes por dónde empezar?

Quédate conmigo que en este vídeo lo vemos juntas paso a paso.

¡Hola! ¿Qué tal? Soy Laura Rojas, fisioterapeuta especializada en suelo pélvico y coautora del blog de “En Suelo Firme” y en este vídeo voy a compartir contigo algunas recomendaciones previas a la práctica y algunas técnicas sobre cómo se hace el masaje perineal para que puedas empezar a realizarlo hoy mismo si así lo deseas, y digo, si así lo deseas, porque el primer paso, desde mi punto de vista, es que te apetezca realizarlo.

Recomendaciones previas antes del masaje perineal

Se recomienda que:

  • vacíes la vejiga,
  • que tus manos estén limpias,
  • y las uñas bien recortadas.

Si te lo vas a practicar tú misma o lo va a practicar tu pareja no es necesario que utilicéis guantes, siempre y cuando, como digo, mantengáis ese cuidado de limpieza de manos.

¿Qué aceite o qué lubricante utilizar?

Pues existen infinidad de ellos. Lo importante es que el aceite sea de buena calidad, un aceite vegetal: Rosa Mosqueta, Almendras, Argán, Pompeya, o incluso algunos aceites específicamente elaborados para el masaje perineal que puedes encontrar en farmacias.

Si optas por un lubricante, que sea de base agua.

¿Dónde practicar el masaje perineal?

Vas a elegir también un lugar de la casa en el que te sientas cómoda, libre de interrupciones durante los próximos minutos.

Una postura cómoda también es importante, puede ser sentada, con la espalda bien apoyada sobre cojines, semi inclinada, digamos, que ni sentada ni tumbada, igualmente apoyando bien la espalda y lo que es muy importante es que tus piernas se encuentren cómodas y relajadas, porque si tienes tensión en los músculos de las piernas o en cualquier otra parte de tu cuerpo, va a ser difícil que globalmente consigamos una relajación.

Tiene que ser un momento único para ti, de cuidado personal, incluso hay quien le resulta agradable poner música o encender velas aromáticas, algún ambientador que te guste… el caso es que busques tu momento, tu lugar y tu postura para ponerte manos a la obra con el masaje.

Cuánto tiempo hay que realizar el masaje perineal

Se suele decir entre 5 y 10 minutos, pero yo siempre le digo a mis pacientes: “¿Que un día tienes 3 minutos? hazlo”. “Si otro día tienes más tiempo, pues le dedicas 5, 6 ó 7”.

¿Hay que estar con el cronómetro hasta los 10 minutos? ¡No! No es necesario.

Lo más importante que debes saber es que el masaje no tiene que doler.

Otra cosa es que sientas sensación de estiramiento, por ejemplo, si yo ahora comienzo a estirar la musculatura del cuello y hago este movimiento puedo estar notando en mi trapecio una sensación de estiramiento.

Hay quien podría describirla como una ligera tirantez o incluso sensación de calor y quemazón, pero nunca dolor.

Contraindicaciones para el masaje perineal

Hay una serie de contraindicaciones para el masaje.

Sería tener una infección vaginal activa o una infección de orina o tener varices vulvares.

Yo siempre os digo que lo ideal es que acudáis a un fisioterapeuta (En nuestro Directorio de Especialistas puedes encontrar el más cercano a tu residencia) para que valore el estado de vuestra musculatura y saber de dónde partimos y cuáles son los objetivos.

No es lo mismo una mujer que tenga un tono de base más bajo, es decir, que su musculatura esté más blandita, que aquella que tenga una musculatura muy tensa.

Cuántas veces se debe realizar el masaje perineal

El número de veces a la semana que debemos realizar el masaje también va a depender de la situación de la que partimos.

Podríamos decir realizarlo todos los días unos 5 minutos, podemos realizarlo en días alternos y dedicarle un poco más de tiempo: 7-10 minutos.

Hay quien dice incluso que con 3 veces a la semana podría ser suficiente.

Yo, a veces, os recomiendo que probéis todos los días un ratito, porque lo incluyes mejor en tu rutina, por ejemplo, después de la ducha. Una ducha de agua calentita que relaje tus músculos y ya te disponga a esa práctica más relajada, y de esa manera la incluyes en la rutina y no se te suele olvidar.

Cuándo puedo empezar a hacer el masaje perineal

Se suele hablar de a partir de la semana 32 o en torno a la 35, incluso hay profesionales que se van a la semana 36.

¿Cuál es mi opinión?

Pues que, si tú te sientes cómoda y te apetece empezar a realizar el masaje en todo el segundo trimestre, puedes hacerlo perfectamente, siempre y cuando, evidentemente, no haya contraindicaciones.

¿En el primer trimestre se puede realizar el masaje perineal?

En el primer trimestre puedes reconocer tu vulva y conocer tu cuerpo, pero el masaje perineal de cara a elastificar tejidos de cara al parto, pues en el primer trimestre todavía no tiene mucho sentido.

En primer lugar porque suele haber más probabilidad de pérdidas gestacionales tempranas y porque el día del parto aún se ve muy lejos como para empezar a elastificar.

Los estudios científicos que se han realizado suelen tomar como muestra mujeres que empiezan a realizarlo a partir de esas 32-35 semanas, por eso es lo que se suele recomendar, porque los estudios científicos han tomado esos tiempos.

Sí te digo que, de cara al final del embarazo, cada vez el volumen de tu tripita va a ser mayor y quizá tengas dificultad para acceder. Por ello que, en estas explicaciones, me refiero, de vez en cuando, a la posibilidad de que lo realice tu pareja.

En el caso de que el masaje te lo vaya a practicar tu pareja, os recomiendo que mantengáis una comunicación fluida durante todo el masaje perineal.

Cuando nosotras nos practicamos el masaje a nosotras mismas es muy fácil sentir si te pasas de presión, porque automáticamente tu cuerpo corrige la presión y suelta, pero si te lo está practicando alguien, debes indicarle, para que sepa realmente si está presionando mucho o si te está haciendo cosquillas, así que vas a intentar guiar sobre tus sensaciones a tu pareja. En un par de veces seguro que ya tenéis dominado el asunto.

No obstante, mi recomendación siempre es que lo intentes tú, porque estarás conectando con esta parte de tu cuerpo que a veces la tenemos muy olvidada, y con la que a veces incluso nos tenemos que reconciliar.

Técnicas sobre cómo se hace el masaje perineal

Técnicas externas de masaje perineal

Vamos a empezar con técnicas externas.

Untarías tus dedos con un poquito de lubricante o de aceite y comenzaríamos extendiéndolo por la zona externa de la vulva y el periné.

Aquí faltarían los labios mayores, que estarían a los lados de los labios menores. [Muestra las distintas partes en la maqueta] Entonces estarían: labios mayores aquí, labios menores aquí, clítoris, uretra, la abertura vaginal, el ano y aquí está el periné.

Esta palabra, el periné, es lo que da nombre al masaje perineal, porque es en esta zona donde vamos a incidir especialmente, que es donde el bebé, al nacer, va a hacer un estiramiento mayor.

En las técnicas externas vamos a comenzar extendiendo simplemente el aceite, ¿cómo? pues con pases lineales o con pases en U, como estoy haciendo, con dedos índice y corazón, o incluso con pases circulares.

¿Qué vamos a conseguir?

  • Mejorar el riego sanguíneo.
  • Ir tomando conciencia de esta zona.
  • Mejorar la propiocepción
  • y, sobre todo, empezar a tener sensaciones.

En esta zona, fíjate, parece que es más duro. ¡Claro! porque esto es el periné, que está preparado para recibir las presiones. Precisamente está diseñado para que cuando toses, ríes, estornudas, cargas peso, las direcciones de las fuerzas vayan aquí. Por eso es una zona perfectamente preparada para ello y es más durita.

Pues incidimos y extendemos ese aceite por toda la zona.

Hay profesionales que dicen, incluso, que con masajear de forma externa sería suficiente para que mejoremos el riego y la elasticidad de los tejidos, pero también podemos incidir en la parte interna si te sientes cómoda y te apetece.

Técnicas de masaje perineal interno

¿Qué haríamos?

Introducir el dedo pulgar, si practicas tú misma el masaje, o introducir dedo índice y dedo corazón, o bien solo el dedo índice en el interior de la vagina.

¿Cuánto?

Unos 3-4 centímetros.

Imaginemos que esto es la horquilla vulvar.

Masaje perineal en forma de U

Lo que hago es: introduzco el pulgar y empiezo a realizar un masaje en forma de U. Primero suavemente escuchando siempre tu cuerpo y cuando ya hayas realizado varios pases puedes hacer el masaje presionando un poquito más, que sea presión, estiramiento y movimiento.

Masaje perineal en forma de media U

Podemos realizar también masaje de media U, ¿qué significa eso? que me quedo más en un lado: de un lado a la zona media, de un lado a la zona media.

Pases que sirvan, como te decía, de presión, estiramiento y movimiento. No sólo acariciar. Es presionar, estirar un poquito y movilizar.

Igual en la otra media U. ¿De acuerdo? Unos cuantos pases.

No quiero que estés con el cronómetro de ¡venga! 30 segundos de éstos, 1 minuto… habrá alguna técnica que sí que te incida en tiempos pero estas son sensaciones.

La U entera, media U y ahora lo que vamos a hacer son presiones mantenidas sobre 3 puntos.

Técnica de presiones mantenidas

Imagínate que hubiera un reloj en esta zona: aquí tendríamos las 6, aquí tendríamos las 12, aquí tendríamos las 3 y las 9. 12, 3, 6 y 9.

Yo quiero que hagas presiones mantenidas en la zona de las 6 y en la zona que sería las 5 y las 7. Aquí nos quedaríamos en la zona de las 6.

¿Cuánto tiempo? Venga aquí sí que voy a decirte unos 30 segundos. Vamos a ir dándole tiempo a la musculatura a que rebaje su tensión.

Cuando estés estirando observa qué está haciendo tu respiración. A veces es frecuente que cuando nos damos tensión nuestra respiración se corte, pues vamos a intentar mantener una inspiración y una exhalación, tranquilas y relajada.

Cuando hemos realizado estas presiones sobre el punto que diríamos las 6 de la tarde, podemos pasar a este punto imaginario del reloj que serían las 5 y realizar lo mismo, presión y estiramiento, y mantengo.

Al principio notarás tensión, te concentras en respirar sin que duela y poco a poco notarás que la musculatura cede. Y luego nos iríamos a las 7.

Si lo practica tu pareja, lo hace como te decía antes, dedo índice o bien si te sientes cómoda, dedo índice y corazón.

Lo que es importante es que al introducir los deditos no presione la uretra, la zona de la uretra que estaría aquí arriba, no la vamos a elastificar, vamos a centrarnos como te decía siempre en esta zona, en esta U.

Técnica de gancho

Cuando hacemos el estiramiento, esta presión, solemos decir que los dedos se pueden colocar en técnica de gancho para hacer así, coger tu musculatura y poder estirarla mejor. Si te resulta incómoda esta técnica de gancho pueden mantener los dedos planos.

A medida que pasen los días se propone hacer el masaje con ambos pulgares a la vez en el interior de la vagina, colocados en esos puntos imaginarios que hemos dicho, 5 y 7.  Los dos pulgares, presionando y estirando.

Al principio los realizas con uno solo en los 3 puntos, tu pareja puede realizar el mismo estiramiento separando un poquito los dedos, y haciendo 5 y 7 a la vez con una presión con dedos separados.

Por último, comentar un par de técnicas más que podrías realizar:

Presión en periné

Una de ellas es realizar una presión mantenida en la zona del periné. Habíamos localizado ese punto entre la vagina y el ano. Localizarlo y presionar con el dedo y unos 30 segundos o incluso un minuto puedes quedarte en esta zona presionando.

Combinación de estiramiento-contracción-relajación

Otra de las técnicas que podemos utilizar ya para finalizar es una combinación de estiramiento-contracción-relajación y estiramiento.

Vamos a colocar el dedo donde estábamos presionando antes, las 6, y realizamos un estiramiento de la musculatura en dirección hacia abajo, en dirección hacia el ano, con el dedito dentro de la vagina. Y estiro unos 10 segundos.

Ahora contrae tu musculatura, cierra los orificios perineales durante 4-5 segundos, relajas el mismo tiempo, 4-5 segundos, y de nuevo aplicas un estiramiento de 10 segundos.

Lo que vas a notar haciendo esta técnica es la sensación de estiramiento, de contracción, de relajación y de nuevo de estiramiento. Es una forma de tomar mejor conciencia de tu musculatura.

Puedes realizarlo unas 2-3 veces.

Y con esto finalizarían las técnicas más recomendadas sobre cómo se hace el masaje perineal.

Como podrás ver hay muchos vídeos y hay mucha información en internet sobre cómo realizar el masaje.

Recomendaciones sobre cómo se hace el masaje perineal

¿Qué te digo yo? Que pruebes estas técnicas que has encontrado en este vídeo y en otros vídeos que hayas podido ver y que elijas las que más se adaptan a ti, con las que te sientas más cómoda.

Y puedes ir incluyendo, a medida que vayas realizando el masaje, nuevas técnicas, por ejemplo, empieza solo con la U y dentro de dos semanas dices ¡ay! pues voy a probar esa del estiramiento, la contracción, la relajación y el estiramiento, porque me apetece ir avanzando un poquito más.

O un día tienes poco tiempo y solo haces masaje externo, extendiendo el aceite y presiones en el periné. Es decir, adapta las técnicas posibles a tu tiempo y a lo que te sientas más cómoda.

Espero que te haya gustado el vídeo, que haya sido de ayuda, si es así, por favor, dale a me gusta, compártelo si crees que puede ayudar a alguien más y síguenos en redes sociales, además de suscribirte a nuestro canal de Youtube (Canal Youtube En Suelo Firme).

Si tienes dudas, déjalas en comentarios para que podamos responderte lo antes posible y como siempre digo acude a un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico y valora qué es lo que necesitas en este momento tan especial de tu vida.

¡Muchísimas gracias por estar ahí y nos vemos muy prontito en un próximo vídeo!

Facebook
Twitter
Google+
veces compartido
0

ESCRITO POR María

Una de tantas mujeres actuales, madre, trabajadora, licenciada, con idiomas, que tras sufrir un primer parto muy traumático y un segundo con prácticamente la misma violencia obstétrica que el primero, decide poner todos los medios a su alcance para superar sus secuelas físicas y psíquicas. Le sorprende entonces el tabú social que existe en torno al suelo pélvico y sus disfunciones y descubre la reeducación abdominopélvica, algo que en España ni se ofrece, ni se subvenciona, y sobre lo que ni siquiera se informa, pero que está totalmente normalizado en otros países del entorno europeo. Tras recuperarse y comprobar el desamparo en el que se encuentran otras muchas mujeres en su misma situación, decide unirse a Laura y Pilar y fundar juntas En Suelo Firme para romper tabúes y facilitar el acceso a información sobre el suelo pélvico.

Related News

Suelo pélvico posparto

Cómo cuidar tu suelo pélvico en el posparto

Ejercicios embarazadas suelo pelvico

Suelo pélvico en el embarazo: las 3 claves y 6 consejos imprescindibles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Importante: El nombre que escribas se verá públicamente. Si prefieres que tu nombre no se vea públicamente, no escribas tus apellidos, pon un seudónimo o escribe simplemente "anónimo"


Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: Klunz Marketing y Comercio Electrónico SL.
  • Finalidad: Gestión y moderación de comentarios en el blog.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.
  • Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal con la excepción de ActiveCampaign Inc., EEUU, acogido a los acuerdos UE-U.S. Privacy Shield.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y medición de la navegación de los usuarios y así mejorar nuestros servicios y ofrecerte las mejores ofertas y promociones adaptadas a tus preferencias e intereses. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración y obtener más información haciendo clic aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies