Skip to main content
Cistitis infecciones de orina

Infecciones de orina o cistitis frecuentes: causas y tratamiento

¿Padeces infecciones de orina o cistitis frecuentes?

¿Te han realizado análisis de orina en los que no se detectan infecciones, pero sigues sufriendo los mismos síntomas de una cistitis?

¿Sabías que las causas de la cistitis no siempre son infecciones de orina, aunque sus síntomas son prácticamente los mismos?

¡No las confundas!

Sigue leyendo el post de hoy si quieres conocer los diferentes tipos de cistitis que existen, las posibles causas que las originan, cómo prevenirlas y los tratamientos que puedes recibir.

Qué es la cistitis

Si eres mujer y estás leyendo este post, sabrás perfectamente a qué nos referimos cuando hablamos de cistitis.

¿Qué madre no ha repetido a su hija hasta la saciedad: “¡No te sientes en el suelo que vas a coger una cistitis!”?

Pero esa frase de nuestras madres y abuelas es una verdad a medias.

Más que el contacto con una superficie fría, la propensión a sufrir una cistitis por parte de las mujeres y niñas se debe principalmente a que el conducto de la uretra es mucho más corto en el caso de las mujeres (25-50 mm) que en el de los hombres (15 cm), con lo cual, las posibilidades de que un microbio, una bacteria, alcance la vejiga es mucho mayor que en el caso de los hombres.

El término cistitis, como todos los términos médicos terminados en “itis”, hace referencia a la inflación de un órgano y en este caso se refiere concretamente a la inflamación de la vejiga urinaria.

Es decir, una cistitis es nada más y nada menos que una inflamación de la vejiga urinaria.

Tipos y causas que provocan cistitis

Pero, ¿qué causas provocan que la vejiga urinaria se irrite e inflame?

Cistitis bacterianas o producidas por una infección

El motivo más frecuente que origina una inflamación de la vejiga urinaria son las infecciones producidas por la presencia de microbios, principalmente bacterias como la famosa E. coli, presente en los intestinos, en cualquier órgano del tracto urinario, es decir, la vejiga, la uretra, los uréteres o los riñones.

La colonización por este tipo de bacterias se suele producir por:

  • La falta de una higiene adecuada.
    Triderm limpiador íntimo antibacteriano ph 3.5

    Triderm limpiador íntimo antibacteriano ph 3.5, disponible en nuestra tienda.

  • Bañarnos o entrar en contacto con superficies o aguas en las que estén presentes estos microorganismos, aguas estancadas, contaminadas, etc.
  • Un traspaso de bacterias desde el ano a la vagina durante las relaciones sexuales.
  • El contacto de las heces con la uretra provocado por una incontinencia anal o fecal.
  • Cualquier motivo que dificulte el vaciado completo de la vejiga o produzca retención urinaria imposibilitando la correcta eliminación de los microorganismos presentes en la orina: un cistocele o prolapso de la vejiga, un prolapso uterino, la incorrecta colocación de un diafragma o un pesario vaginal, etc.

 

Como puedes deducir, si sufres infecciones urinarias de manera recurrente deberías acudir a realizarte una valoración de suelo pélvico, porque esas infecciones pueden estar originándose a causa de la retención de orina o un incorrecto vaciado de la vejiga producido por un prolapso, una hipotonía o debilidad de los músculos del suelo pélvico o, por el contrario, una hipertonía u otras disfunciones del suelo pélvico que responden de manera muy positiva al tratamiento con fisioterapia especializada.

Pero, a pesar de que este es el motivo más frecuente, las cistitis no siempre son producidas por una infección bacteriana y, aunque los síntomas suelen ser prácticamente los mismos, deben ser diagnosticadas correctamente para poder facilitar el acceso al tratamiento más adecuado para cada caso.

Cistitis provocadas por la alteración de la flora vaginal

Tal y como hablábamos largo y tendido en este post, 15 consejos de salud vaginal que nuestras hijas deberían conocer el ecosistema o microbiota vaginal está compuesto por una serie de microorganismos vivos, principalmente lactobacilos, que residen y garantizan el equilibrio y salud de la vagina.

Esta flora vaginal bloquea la entrada de microbios y otros microorganismos patógenos y ayuda a su eliminación mediante la producción de sustancias antimicrobianas.

Cuando esta flora se elimina o se altera, por ejemplo, cuando nos sometemos a un tratamiento con antibióticos, dejamos a nuestra vagina sin sus defensas naturales y muy vulnerable a la entrada de microbios y otros patógenos.

Cistitis causadas por cambios hormonales y/o anatómicos

La menopausia o el embarazo son momentos en los que se producen cambios en el pH vaginal y en los niveles de algunas hormonas, como la progesterona en el embarazo o los estrógenos en la menopausia.

Triderm limpiador íntimo calmante ph 7

Utiliza productos específicos para tu higiene íntima que no alteren tu pH vaginal. Triderm limpiador íntimo calmante ph 7 está disponible en nuestra tienda.

Esta alteración del equilibrio vaginal origina un descenso en el nivel de protección que este ecosistema ofrece en circunstancias normales como resultado de los cambios producidos en la calidad de los tejidos, el descenso en el nivel de lubricación, el cambio de pH, etc.

Durante el embarazo, además, se producen una serie de cambios anatómicos en el cuerpo de la mujer que dificultarán la eliminación de la orina y pueden llegar a provocar incluso retención de orina.

Estas circunstancias como el aumento del número de micciones que se producen a lo largo del día e incluso la noche debido al mayor peso y presión sobre la vejiga o la uretra, o la obstrucción de los uréteres por el aumento de volumen del útero, favorecen la aparición de cistitis.

Cistitis producidas por reacciones a medicamentos o a radioterapia

Las radioterapias en la zona pélvica y algunos medicamentos, sobre todo algunos usados en quimioterapias, como la ciclofosfamida y la ifosfamida, pueden provocar una inflamación de la vejiga urinaria cuando sus restos no son expulsados del cuerpo completamente.

Cistitis provocadas por reacción al contacto con cuerpos extraños, materiales no hipoalergénicos y productos químicos

El uso prolongado de un catéter, el uso de espermicidas, ciertas sustancias químicas presentes en productos de higiene no adecuados para la higiene íntima (desodorantes íntimos, sales de baño, jabones para baños de burbujas, copas menstruales fabricadas en materiales que no son hipoalergénicos, etc.) puede aumentar las posibilidades de irritación e inflamación de los órganos del tracto urinario.

Cistitis asociadas a otras patologías

La diabetes, diversos tipos de cáncer, la esclerosis múltiple, el lupus, la enfermedad de Crohn o la diverticulitis son algunas de las enfermedades que pueden asociarse a irritación e inflamación del tracto urinario.

Infecciones de orina frecuentes

Si sufres infecciones de orina o cistitis frecuentes, consulta con un profesional sanitario para detectar la causa.

Cistitis intersticial

La denominada cistitis intersticial merecería un capítulo aparte.

No se encuentra entre el tipo de cistitis originadas por una infección y sus causas no están del todo claras para los científicos.

Se suele definir como una irritación o inflamación de las paredes de la vejiga que deriva en su rigidez, puede llegar a disminuir su capacidad y produce dolor en la vejiga, dolor pélvico, dificultad para orinar y sensación de vejiga llena que provoca a quien la padece ganas de orinar frecuentemente y con urgencia.

A la cistitis intersticial se le conoce también como síndrome de la vejiga dolorosa o cistitis crónica y puede llegar a ser muy debilitante para las personas que la padecen.

Los síntomas que presenta la cistitis intersticial no suelen diferir demasiado de los que produce cualquier otra cistitis, por ello, muchas veces, sobre todo al principio se suele tratar con antibióticos hasta que se descubre que se trata de una cistitis crónica.

Síntomas de las cistitis

Los síntomas que acompañan a la irritación o inflamación de la vejiga urinaria suelen ser los siguientes:

  • Orina turbia o con sangre.
  • Orina con fuerte olor o un olor desagradable.
  • Dolor, ardor o escozor al orinar.
  • Sensación de necesidad urgente de orinar incluso después de haber acudido al baño.
  • Necesidad de orinar constantemente y mucho más frecuentemente de lo habitual.
  • Dolor pélvico, por encima del pubis, abdominal y/o en el aparato urinario.
  • Fiebre o febrícula en algunas ocasiones, no siempre.
  • Los casos de cistitis crónica o cistitis intersticial suelen ir acompañados la mayoría de las veces de hipertonía en los músculos perineales, lo cual originará dolor en la zona pélvica o dolor y dificultad en las relaciones sexuales, dispareunia, entre otras disfunciones del suelo pélvico.

En estos casos de cistitis intersticial, al desconocerse sus causas, los tratamientos suelen estar dirigidos a aliviar y mejorar los síntomas y el dolor que padecen quienes la sufren y en ese sentido, la fisioterapia del suelo pélvico puede ser de gran ayuda.

Pero, ¿qué está en nuestras manos a la hora de prevenir las cistitis?

Prevención de la aparición de cistitis o de la recaída de cistitis frecuentes

Sería interesante que leyeras o volvieras a leer, si aún no lo has hecho, nuestro artículo sobre los 15 consejos de salud vaginal que nuestras hijas deberían conocer, que son aplicables a la mayoría de mujeres, y el post de nuestra compañera Laura Rojas sobre la vejiga hiperactiva donde también podrás encontrar algunas claves para preservar tu salud vaginal y pélvica.

Pero, como norma general las recomendaciones genéricas suelen ser:

  • Beber abundantes líquidos. Unos dos litros al día.
  • Orinar cada tres o cuatro horas.
  • Orinar lo antes posible después de haber mantenido relaciones sexuales para expulsar las posibles bacterias que hayan podido entrar en la uretra.
  • Limpiarse de adelante hacia atrás al acudir al baño.
  • Cuidar la higiene íntima, pero usando productos que respeten el pH de nuestra vagina. En este post tienes más información sobre cómo cuidar el pH vaginal.
  • Usar ropa interior de algodón y evitar la ropa ajustada para evitar el ambiente cálido y húmedo idóneo para la proliferación de hongos y bacterias.
  • Tomar habitualmente probióticos y yogures ecológicos ricos en lactobacilos que garanticen el equilibrio de la microbiota vaginal.
  • Manejar los niveles de estrés, que pueden llegar a afectar a tu sistema inmunológico.
  • Evitar el tabaco y la ingesta de alimentos excitantes como el café, el alcohol, las especias muy picantes, etc. muy irritantes para la vejiga urinaria.
  • Evitar el estreñimiento, que facilita la acumulación de bacterias intestinales en la ampolla rectal y la zona perineal.
  • Aunque no hay estudios científicos concluyentes al respecto y podría tratarse de un efecto placebo, parece que la ingesta de zumos ricos en vitamina C o el zumo de arándanos podrían ayudar a evitar las infecciones acidificando la orina y evitando que las bacterias se adhieran a las paredes de la vejiga.

Ante dolor pélvico o molestias al orinar, ante la menor sospecha de que el número de micciones no es el habitual, plantéate la posibilidad de llevar un registro y anotar tus sensaciones en un diario miccional (como este que hemos elaborado para que te lo descargues gratuitamente) para poder comentarlo junto a un profesional sanitario que te ayude a realizar un diagnóstico correcto y te proponga un tratamiento eficaz.

Tratamientos para las cistitis frecuentes

Cambios en los hábitos de vida

El diagnóstico correcto es fundamental para poder encontrar el origen de la cistitis, que en ocasiones se sufre por el simple hecho de usar algún producto de higiene, un anticonceptivo determinado, tener unos hábitos de alimentación desequilibrados, etc. que simplemente cesándolos o modificándolos hace que las molestias desaparezcan por sí solas.

Antibióticos

Lo más habitual es que cuando se sufren los síntomas de una cistitis en lo primero que se piense, pues es lo más frecuente, es en una infección y se recurra al uso de antibióticos.

Pero, en primer lugar, habría que asegurarse mediante una analítica de que en efecto se trata de una infección bacteriana, pues el tratamiento con antibióticos tiene un efecto colateral nefasto para la flora vaginal a la que altera y destruye.

Analgésicos y calor seco

Es frecuente también que si la cistitis va acompañada de dolor se prescriban analgésicos y la aplicación de calor seco en la zona para reducirlo.

Cremas de estrógeno vaginal

Durante la menopausia se puede prescribir también el uso de estrógenos vía vaginal como coadyuvante al tratamiento para la cistitis recurrente que suele ser frecuente en esta etapa de la vida.

Entrenamiento vesical

La reeducación de la vejiga o entrenamiento vesical junto a un profesional sanitario especialista en suelo pélvico persigue restablecer un patrón normal de vaciado vesical, a través de un entrenamiento de la vejiga.

Para poder llevarlo a cabo, como te comentaba antes, hay que estudiar los hábitos de micciones e ingesta de líquidos del paciente registrados en un diario miccional.

Una vez estudiado el patrón de vaciamiento vesical del paciente (pautas de vaciado, presencia de urgencia, escapes y tipo, situación en la que estos se producen, bebidas ingeridas, etc.), se propone un plan de entrenamiento con micciones programadas y pautas higiénico-dietéticas.

Reeducación del suelo pélvico

El estado ideal de cualquier músculo del cuerpo se basa en su fuerza, tono y elasticidad.

La musculatura del suelo pélvico no es ninguna excepción, es decir, para garantizar que sus funciones se realizan con total normalidad, correctamente y sin molestias, debemos llevar a cabo un entrenamiento constante a lo largo de toda nuestra vida con la ayuda de un especialista en suelo pélvico, al menos al principio, que nos dicte las pautas correctas para:

  • Un entrenamiento de la fuerza de la musculatura del suelo pélvico que garantice las funciones de contención y sostén de los órganos pélvicos, entre otras.
  • La regulación del tono de la musculatura del suelo pélvico, ni muy débil ni excesivamente tenso, para ayudar al correcto vaciado y a la contención.
  • La estimulación del reflejo perineal inhibidor del detrusor, que actúa inhibiendo la actividad del músculo liso de la vejiga.

Tratamiento de la hipertonía

Vagiwell-dilatadores-vaginales

Fabricados por la marca alemana Kessel Medintim, los dilatadores vaginales Vagiwell están especialmente indicados en casos de hipertonía del suelo pélvico, vaginismo, dispaurenia, como consecuencia de operaciones ginecológicas, cirugía vaginal, dolor en la cicatriz después del parto, etc. Disponibles en nuestra tienda.

Un fisioterapeuta especialista en suelo pélvico podrá proponer un tratamiento para mejorar las molestias provocadas por la excesiva tensión de los músculos del suelo pélvico mediante una terapia manual con masajes externos y/o intravaginales para tratar el dolor e intentar eliminar los puntos gatillo.

Como complemento al tratamiento, es posible la incorporación del uso de dispositivos, tanto en la consulta del especialista como en tu propio domicilio, como los dilatadores vaginales para aumentar la elasticidad de los tejidos, los biofeedbacks para conocer en qué estado de tensión y fuerza se encuentran los músculos, la electroestimulación mediante una sonda vaginal o anal con programas específicos de relajación muscular, etc.

Neuromodulación del nervio tibial posterior

Se trata de un procedimiento que puede realizarse tanto en consulta como en el propio domicilio, previa prescripción y pautas de un profesional sanitario, mediante el uso de aparatos de electroestimulación portátiles que aplican una corriente en el nervio tibial posterior, al que se accede en la cara interna de la pierna a la altura del tobillo, a través de un electrodo de superficie o una aguja de acupuntura.

La neuromodulacion del tibial posterior actúa inhibiendo el centro de la micción y reduciendo la frecuencia miccional y los episodios de urgencia.

Otras alternativas más invasivas: Bótox, cistoplastia.

En los casos de cistitis crónica o intersticial que no responden a toda la gama de tratamientos no invasivos que te hemos comentado y que puedes intentar, existen varias alternativas más invasivas que deben ser prescritas por un médico y que parece que son efectivas y están surtiendo efecto.

La infiltración de toxina botulínica y la ampliación vesical (cistoplastia) son dos opciones no conservadoras a las que se puede recurrir cuando las líneas de tratamiento anteriores no dan buenos resultados en los casos de cistitis crónica o intersticial.

En cualquier caso, consulta con tu médico o profesional sanitario, encuentra el diagnóstico acertado para tus cistitis frecuentes y sigue su prescripción.

Esto es todo lo que queríamos contarte sobre la cistitis.

Esperamos haberte resultado útiles y haberte podido ayudar.

Comparte este post en tus redes sociales para que podamos ayudar a más mujeres a quienes también puede serle útil esta información.

Además, si quieres formar parte de nuestra comunidad de suscriptores y tener acceso a contenidos y ventajas exclusivos, ¡apúntate a nuestra newsletter!

  • 0 out of 5
    199,99  IVA incluido

    Available : En Stock

    Elvie Trainer es un ejercitador de Kegel ergonómico, muy pequeño y discreto y con biofeedback visual, que se controla desde tu smartphone mediante una app gratuita, guiándote y monitorizando tu…
  • 0 out of 5
    86,99  IVA incluido

    Available : En Stock

    El masajeador del suelo pélvico Ez Magic es un dispositivo terapéutico, fabricado en borosilicato de grado médico, para el tratamiento vía vaginal o rectal de las disfunciones dolorosas derivadas del…
  • 0 out of 5
    122,99  IVA incluido

    Available : Sin Stock

    Avanzado electroestimulador para el tratamiento de la incontinencia urinaria y/o anal, la hipertonía del suelo pélvico y otras disfunciones sexuales, con 11 programas preestablecidos y 3 personalizables. (NO INCLUYE SONDA)
Facebook
Twitter
Google+
veces compartido
0

ESCRITO POR María

Una de tantas mujeres actuales, madre, trabajadora, licenciada, con idiomas, que tras sufrir un primer parto muy traumático y un segundo con prácticamente la misma violencia obstétrica que el primero, decide poner todos los medios a su alcance para superar sus secuelas físicas y psíquicas. Le sorprende entonces el tabú social que existe en torno al suelo pélvico y sus disfunciones y descubre la reeducación abdominopélvica, algo que en España ni se ofrece, ni se subvenciona, y sobre lo que ni siquiera se informa, pero que está totalmente normalizado en otros países del entorno europeo. Tras recuperarse y comprobar el desamparo en el que se encuentran otras muchas mujeres en su misma situación, decide unirse a Laura y Pilar y fundar juntas En Suelo Firme para romper tabúes y facilitar el acceso a información sobre el suelo pélvico.

Related News

Tipos de incontinencia urinaria

Tipos de incontinencia urinaria

Incontinencia urinaria deporte solucion

Soluciona las pérdidas de orina al hacer deporte en cinco pasos

27 respuestas a “Infecciones de orina o cistitis frecuentes: causas y tratamiento”

  1. Sol dice:

    Yo también sufro las infecciones urinarias, realmente son muy molestas, cada 2 meses tengo una desde que soy sexualmente activa, mi carrera me estresa mucho, el gran remedio es no estresarse y consumir arándanos. Realmente me hizo bien hacerlo, suplemento, jugo y fruta de arándanos. Suerte!!

  2. ana dice:

    hola …..Gracias por la informacion, yo cada dos meses o tres otra vez…….y ademas me arde todo por fuera y por dentro presión en la vejiga, no se que hacer voy a las guardias me hago urocultivos, tmo antibioticos, pero lo ques si veo que es frecuente y cercano a teener sexo…también cada vez que tengo sexo pienso, me regresara la cistitis??? GRACIAS POR LA INFO.
    Ah sin decir que ademas el miedo de que sea otra cosa, pues no se va me dura como 15 dias. Saludos

  3. Maite dice:

    Excelente vuestra informacion me ha sevido de gran ayuda

  4. María dice:

    María .Hola , yo también he sufrido de esta horrible e incómoda cistitis muchas veces aunque no tantas como todos los meses , lo que me pareció muy extraño que cuando salí embarazada no me dió ni una vez infección y después del parto no me había vuelto a dar pase dos años sin que me diera pero regreso , pensé que más nunca me daría y relacione la cura con el embarazo aunque me pareció muy extraño pues dicen que es muy común que de infección estando embarazada , ahora me da miedo tener relaciones porque siempre me da justo de pues , yo siempre hago todo lo que se debe hacer para evitar la infección como orinar y seguir los cuidados necesarios , la verdad me preocupa mucho que vuelva …

  5. Susana dice:

    Hola llevo muchos años d cistitis a repeticion y la verdad los medicos en argentina no me han brindado solucion definitiva y sigo padeciendolo, ahora con la menospausia trato d tener menos relaciones tomar mucha agua… ya no hacen efecto los medicamentos. Tomaba antibiotico uno antes d tener relaciones sexuales pero el medico me dijo q era eso no me cubria y q era psicologico. El dolor q tengo con cada cistitis puedo asegurar q no tienen nada d psicologico.

  6. Anggiee dice:

    Muy buen articulo, la cititis es la sensación mas horrible que ha existido jeejejeje me ha ayudado super el articulo y los consejos…..

  7. Yelin dice:

    Por fin una explicacion adecuada, llevo mas de cuatro años con cistitis, e infecciones urinarias recurrentes, en unos casos por la bacteria e.coli y otras sin razón aparente, ningún médico ha podido diagnosticarme, me hicieron una tomografia computarizada todo mi sistema urinario esta bien, y me dijeron q solía suceder q las mujeres tuvieran cistitis por su anatomía… En este artículo pude aclarar dudas, tendré que ayudar a los médicos a aclarar mi situación, ojala tenga solución …

  8. Deborah dice:

    WOW!
    He aprendido tanto de sus comentarios, y de este articulo, cómo es posible que los médicos no sepan o tarden demasiado en diagnosticar cistitis crónica? Llevo 1 año 3 meses con cistitis constante, los estudios salen limpios y a mi cada vez en cuando vuelve el problema, es sumamente doloroso y es un problema tener que estar cargando con medicinas porque no sabes en que momento puede empezar el insoportable dolor. He pasado por todos los comentarios y varios médicos que no encuentran solucion. El día 20 tengo cita con un médico muy bueno, el cual espero pueda curar o al menos aliviar un poco más el malestar, pues es horrible vivir de esta manera cada vez en cuando.

  9. Nuria dice:

    ¡Buenos días!
    Primero, muchas gracias por el post, está perfectamente explicado y detallado. Es de agradecer que podamos hablar de esto sin avergonzarnos y dándole un aura, por fin, de normalidad, ya que son síntomas e infecciones muy comunes.

    Escribo estas líneas por comentar mi caso y que alguien pueda sentirse identificado y/o ayudado de alguna forma. Os animo que pidáis información y hagáis todos los estudios pertinentes para cada uno de vuestros problemas en este terreno.

    Soy una chica de 28 años que lleva más de 10 con infecciones de orina/cistitis. Vivo en España. Mis primeras infecciones fueron por bacterias comunes como la e.coli; de aquella probablemente no tuviera los mecanismos ni la información necesaria para evitarlo (bebía una cantidad de agua normal, llevaba ropa juvenil que no cubría mucho los riñones, me lavaba con geles de baño normales, tenía relaciones y luego no orinaba…etc.) por lo que mi preocupación fue aumentando a la hora de conocer todo lo necesario para evitarlas conforme iban pasando los años y las cistitis iban sucediendo y creciendo en número.
    Poco a poco las infecciones iban complicándose, dándome dolor lumbar o fiebre. Todo siempre acompañado de mis síntomas clásicos: ganas de orinar incluso cuando acabo de hacerlo y ardor en el orificio de la uretra como si alguien estuviera quemándome con un mechero. Realmente la sensación es espantosa.
    Mis tratamientos consistían en diversos antibióticos, uno durante dos semanas (el cual casi siempre me provocaba faringitis por la bajada de defensas; solucionas una cosa para empeorar otra), otro durante diez días, otro de dos sobres para dos días (casi nunca me daba buen efecto) o unas pastillas amarillas que ya no se fabrican y que tanto mi madre como mi abuela tomaron para las cistitis. Eso sí, nunca podía faltar un antiinflamatorio; es lo único que puede quitarme los síntomas y poder tener un día relativamente normal hasta que los antibióticos hagan efecto.

    De aquella tenía una cistitis cada dos meses aproximadamente y entraba ya dentro de las cistitis de repetición, alejándome de lo “normal” en una mujer que suelen ser 4 o 5 al año como máximo.
    Las pruebas empezaron a llegar por decisión de los médicos, así como los cultivos que casi todos salían negativos. Pasaron los años y mis infecciones aumentaban en número, a una por mes. Me hicieron decenas de pruebas distintas (como orinar un litro de agua previamente ingerido delante de una placa que me iba haciendo fotos cada pocos milisegundos para ver si mi tracto urinario era correcto y si la orina hacía su recorrido bien) hasta que el urólogo detectó una anomalía en una ecografía. Era el conducto que va del riñón izquierdo a la vejiga, el uréter izquierdo, que había ido inflamándose con los años para pasar del tamaño de un macarrón de grosor del tubo a una berenjena de 14 centímetros de diámetro. Todo ello congénito, es decir, que era sí o sí que me tenía que pasar.
    Creímos haber dado con la causa de la mayoría de mis cistitis por lo que yo estaba muy contenta incluso cuando me dijeron que me iban a operar usando robótica y que la recuperación iba a ser lenta y con infecciones por la sonda y demás.
    Me operaron y, un año después, sigo con infecciones.
    Además hay que sumarle que he tenido dos pielonefritis tras la operación (una infección urinaria que sube por el conducto de la vejiga hacia el riñón y crea ahí la inflamación, ya que ese conducto lo tengo reciente y nuevo) provocándome semanas en el hospital, antibióticos en vena y fiebre de más de 40 ºC.

    Hoy por hoy puedo decir que he tenido más de 100 cistitis en mi vida y que ya casi forma parte de mi persona.
    Los antibióticos que he tomado me han debilitado totalmente y continúo con pruebas y con tratamientos para “mejorar” todo lo posible mi cuerpo y pueda hacer frente a este gran problema. Ahora, por ejemplo, estoy con una vacuna que debo tomarme todas las noches y que me pongo debajo de la lengua con dos gotitas. Me han dicho que no es gran cosa pero que ha habido gente a la que le ha funcionado.
    Si esto no me surte efecto, probarán otra cosa…

    Las causas de mis infecciones han sido muchas y muy variadas. No puedo casi tener ninguna relación sexual sin tener luego cistitis y, como esta causa, muchas más como coger frío y que me bajen las defensas o no beber mínimo dos litros y medio de agua todos los días.
    Ahora mismo no entendería mi vida sin las infusiones que me hago a litros y de hierbas que vienen muy bien como la cola de caballo o las que aumentan el sistema inmunitario.

    28 años y sin mucha solución. Sé que tarde o temprano las cistitis irán remitiendo y mi sistema inmune será más fuerte, pero actualmente no he avanzado mucho. Los médicos ya me han dicho que hay ciertas mujeres que las tienen sin motivo aparente y que la única cosa que pueden hacer es evitar en todo lo posible tenerlas. Sólo puedo deciros lo que en mi caso concreto me está ayudando, aunque cada mujer debe consultar su caso a el/los especialistas que sean necesarios, pues puede que a ella no le funcionen:

    – beber agua, mucha. Infusiones calientes a pequeños sorbos y, esto es importante, repartidos a lo largo del día. No tomar un litro y luego no beber agua o derivados durante horas. Yo llevo un termo al trabajo.
    – dormir con un saco de semillas calientes o algún aparato térmico que os caliente la zona entre la vejiga y los riñones.
    – cuando empiezo a sentir síntomas de cistitis, tomo un antiinflamatorio y voy al médico rápidamente; cuanto más tiempo pase o mal se cure, peor.
    – llevar pantalones que no aprieten las piernas ni la zona pélvica, por ejemplo, faldas con medias o pantalones no vaqueros.
    – tirar toda la lencería inferior que no sea de algodón y utilizar ropa interior de la mejor calidad. Siempre algodón, a ser posible sin trazas de otros materiales.
    – no limpiar la zona íntima con jabones. Usar específicos con regulación de PH,m sin abusar, aproximadamente cada dos días. Lo que más me ha funcionado, por consejo de diversas enfermeras que también padecen este problema, es no usar nada.
    – al orinar, limpiarse con un trozo de papel higiénico perfectamente limpio sin haber tocado la zona del contacto con las manos al doblarlo.
    – al hacer de vientre, asearse con papel higiénico y toallitas húmedas sin perfume ni alcohol y con mucha precaución de no tocar la parte delantera de la uretra.
    – al ducharse, lavarse la zona íntima sólo con agua. La humedad y las bacterias beneficiosas viven ahí abajo, y lo que menos queremos es arrastrarlas y que dejen de hacer su función.
    – evitar contagios como la gripe y las infecciones de otros tipos. Disminuyen la potencia del sistema inmune y provoca que las bacterias nocivas proliferen y nos hagan tener más cistitis. Usar bufandas, aislarse bien del frío o de sudar en sitios públicos y evitar esas zonas llenas de gente en las horas más concurridas.
    – permanecer relajadas y con el menor estrés posible. Esto también baja mucho las defensas. En este sentido hay ejercicios que pueden hacerse en casa como el yoga o el pilates.
    – el alcohol, por su alto nivel de azúcar y otros compuestos, es bastante malo. En mi caso concreto, con la cerveza no presento infecciones tras ingerir este alcohol, por lo que es lo que siempre me pido.
    – ingerir productos ácidos y amargos que acidifican la orina impidiendo la subida de bichos, como el limón, yo me echo un chorrito en los vasos de agua que tomo con las comidas.
    – andar y hacer deporte ligero que no afecte al suelo pélvico. No estar mucho tiempo sentadas.
    – tener pocas relaciones sexuales, siempre lo más limpios posibles. Orinar rápidamente después del coito.
    – usar tampones, no compresas. Personalmente las compresas me generan una sensación de humedad y poca limpieza que con los tampones no me ocurre. Intento usarlos sólo un par de días y pocas horas, no usando nada en los últimos días de la menstruación y lavándome con agua si aún tengo alguna pérdida de sangre.

    Con estos consejos y contando mi historia espero haberos ayudado en algo.
    ¡Ánimo a todas! Eso nunca puede faltar.
    Nuria

    • Mar dice:

      Muchas gracias por informarnos sus …también padezco de cistitis.

    • Acaina dice:

      Excelente nuria,me.identifico 100% contigo, esto.me.esta matando lentamente, no puedo evitar el.stress por q mi trabajo es.muy complicado, tomo muchos probioticos para ayudarme con tanto.antibiotico q.tomo y sufro de este mal 2 veces al.mes durante el ultimo año.😰😰😫😫😫es terrible me temo hasta un cáncer de vejiga. La verdad no me he tratado mucho con.medicos las pruebas de orina me.salen bien y cuando me.siento.mejor y creoq ya paso todo a las 2 semanas me.repite. estoy harta me.volvi inmune. Fuera de eso me dan terribles infecciones vaginales(estas si no tan seguidas) donde tengo q usar ovulos y cremas. Me realizo examenes ginecologicos y de orinay todo me sale bien. Es una locura qme esta matando. Saludos😘

    • Marilena dice:

      Yo estoy como tu,ayer fui a urgencias con dolor de vejiga me hicieron analítica de orina y todo sale bien,pero yo sigo con mi dolor de vejiga,esto es desesperante

  10. Yulia dice:

    Muy buen articulo nos da una información fabulosa a todas las mujeres que la padecemos yo soy una de tantas y os aseguro que es desesperante y bastante fluctuante cuando te llevas tomando antibióticos 15 días y a las 2 semanas caigo de nuevo. A ver si el urólogo me lo soluciona. Muchas gracias

  11. Areli dice:

    Muy buena información!

  12. Vanessa dice:

    Hola me llamo vanessa
    Cada vez que tengo relaciones sexuales padezco de esta enfermedad he tomado varios antibioticos y no se soluciona nada y da más frecuente ¿que puedo hacer?

  13. Sara dice:

    Un post muy completo y lo dice alguien que padece cistitis crónica hace mas de 10 años, me he leído miles de artículos a lo largo de los años y este me parece muy cuidado y exacto. Actualmente tengo 24 años, consulte decenas de doctores hasta el punto donde me harte y empece a buscar soluciones por mi cuenta. En Argentina y mas donde yo vivo es un abandono total de parte de los médicos el saber dar una solicitan o un alivio este tipo de casos.
    Estudiando enfermería aprendí que la ciprofloxacina no me cura pero me alivia de estar padeciendo 10 días de dolor intenso a 1 día y el resto es mas sutil al punto de aplacarse, hasta el momento de que me vuelve a dar otro episodio de ardor.
    Normalmente suelo tener un episodio por mes y tengo que decir que ya no vivo angustiada, pude volver a realizar actividad física y tener relaciones sexuales sin tanto temor.
    Llevo dos años con la ciprofloxacina, quisiera no tener que tomarla pero es lo único que evita que me duela el orinar.
    Gracias por el post.

  14. elisabeth dice:

    Empece con una infeccion de orina y ya he tomado cuatro antibioticos y no se me soluciona que debo hacer gracias

    • Hola Elisabeth:
      Debe consultarlo con su médico de familia, que le derive al especialista (urólogo) y sea este quien le diga lo que debe hacer. Este artículo tiene fines divulgativos, no pretende diagnosticar ni prescribir tratamientos médicos. Esto siempre debe realizarlo un especialista que valore su caso concreto. Mucha suerte!! Un abrazo.

  15. Carmela Santillán Ruiz dice:

    Interesante, yo lo padezco y quise estar bien informada sobre esta enfermedad. Gracias por el aporte me informé más sobre mi enfermedad.

  16. Leila de Gonzalez dice:

    Buenos días me pareció excelente. Ahirita mismo me encuentro con cistitis tomando tratamiento, es normal me duela la pelvis la orina y sienta casi que la misma sensación de cuando estamos embarazadas y queremos orinar o que sentimos como si la veijiga por momentos presionara él cuello del útero. No se si estoy equivocada ñ? Gracias por lo que puedan responderme

    • Hola Leila:
      Le aconsejo pregunte al médico que le recetó el tratamiento todas las dudas sobre su caso concreto, ya que a través de este blog no podemos realizar diagnósticos sobre las molestias que puedan presentar nuestras lectoras. Los síntomas que comenta son típicos de una cistitis, pero ya le digo que debe ser su médico quien le responda a estas preguntas, pues es quien conoce su caso completo. Le deseo una pronta mejoría. Un fuerte abrazo!

  17. marisol dice:

    Excelente la información, gracias, no tiene desperdicio.

  18. andreina dice:

    excelente blog!!! gracias…

  19. yasmith dice:

    Excelente, muy bien explicado

  20. Janet dice:

    Muy bueno este blog! Muy informativo, gracias

  21. Luis Alfonso Moreno dice:

    Excelente oportunidad para mantenerse actualizado y bien informado en temas de salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Importante: El nombre que escribas se verá públicamente. Si prefieres que tu nombre no se vea públicamente, no escribas tus apellidos, pon un seudónimo o escribe simplemente "anónimo"


Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: Klunz Marketing y Comercio Electrónico, S.L.
  • Fin del tratamiento: Mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.
  • Legitimación: El consentimiento del usuario.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Contacto: info@ensuelofirme.com.
  • Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en Política de Privacidad.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y medición de la navegación de los usuarios y así mejorar nuestros servicios y ofrecerte las mejores ofertas y promociones adaptadas a tus preferencias e intereses. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración y obtener más información haciendo clic aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies