Top Menu

Pilates suelo pélvico

¿Pilates para fortalecer el suelo pélvico, sí o no?

Es sencillo compartir...Share on Facebook0Share on Google+7Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn10Email this to someone

Si quieres saber si realmente los ejercicios de Pilates para fortalecer el suelo pélvico son eficaces y si el método Pilates puede ser perjudicial para tu suelo pélvico, sigue leyendo nuestra entrevista a toda una experta con más de veinte años de experiencia como Mercedes Delgado, responsable del centro Pilates Sámsara, fisioterapeuta y profesora certificada en el método Pilates.

Sin más, os dejamos con la entrevista.

Desde que escribimos el artículo titulado Descubre cuándo los ejercicios de Pilates son perjudiciales para tu suelo pélvico hemos recibido muchos comentarios en torno a la cuestión de si está comprobado o no que el método Pilates sea beneficioso para el suelo pélvico y nos parecía que debíamos dejar en manos de alguien experto la aclaración de estas y otras dudas.

Mercedes, como experta, puedes explicarnos en qué consiste el método Pilates. ¿Cómo surge el denominado Pilates? ¿Ha habido alguna evolución desde que surgió este método?

El método lo desarrolla Joseph Pilates, y en un principio es una disciplina gimnástica, acompañada por la respiración y la correcta alineación de la pelvis y de la columna.

El método clásico apenas ha evolucionado y se mantiene fiel a la disciplina que ideó Pilates, pero a lo largo del tiempo, el método ha ido cambiando, se ha ido adaptando a los avances que han tenido lugar en el estudio de la fisiología articular y el comportamiento de las estructuras del conjunto del cuerpo.

A raíz de producirse el estudio del movimiento como terapia, fueron surgiendo diversas escuelas que se han ido separando del método original.

¿Qué es el Stott Pilates y porqué decidiste formarte en esta variante del método original de Joseph Pilates?

Stott Pilates es una escuela que tiene muy en cuenta la concepción del movimiento como un elemento terapéutico, que preserva la fisiología articular y los patrones de movimiento normales.

Cuando decidí hacer la formación en Pilates, compañeros del hospital donde trabajaba como fisioterapeuta me hablaron muy bien de Stott Pilates y decidí comenzar la formación.

Fue una decisión muy importante que me cambió la vida.

En un principio, ¿la musculatura del suelo pélvico estaba integrada en las rutinas de ejercicios del método Pilates?, es decir, ¿había conciencia de esta musculatura, de su importancia y trabajo en equipo con el “core”, con el “powerhouse”?

El método original sí contempla la contracción del suelo pélvico, pero es cierto que en la época de J. Pilates se sabía mucho menos que ahora sobre el suelo pélvico y sobre su importancia a nivel funcional.

Pilates para reforzar suelo pélvico

Una clase multitudinaria, en la que la gente entra sin conocer los principios básicos, en la que el profesor no conoce las posibles patologías de los alumnos, donde no se realiza un análisis postural de cada alumno, donde no se planifican los objetivos para el alumno, donde es imposible corregir la postura y el desarrollo del ejercicio… ¡eso no es Pilates!

Háblanos del “powerhouse”, ¿qué es? ¿por qué es tan importante? ¿qué beneficios obtenemos de su entrenamiento?

El core, powerhouse o en español faja abdominal, está formado por el transverso del abdomen, los multífidos, la musculatura del suelo pélvico, y un músculo bastante olvidado, el diafragma.

Podemos añadir a este grupo de músculos los oblicuos internos o menores del abdomen, los oblicuos mayores o externos y el recto abdominal.

Estos últimos músculos, los rectos, son los menos importantes a nivel de estabilización y de gestión de presiones, aunque son a los que equivocadamente más importancia se les da, ya que son los más externos y los que más se ven (la famosa tableta de chocolate).

La faja abdominal es la encargada de estabilizar nuestra zona central, mantiene las vísceras en su lugar, y nos permite tener una postura y una respiración adecuadas.

Es fácil pensar entonces, que una faja abdominal que no realiza correctamente su función va a provocar una serie de alteraciones en nuestra postura, en nuestra biomecánica y en nuestra gestión de la presión abdominal y pélvica, que a su vez, producirán alguna patología con el tiempo.

¿Por qué es tan importante la corrección postural en muchos de los ejercicios que se practican en Pilates? ¿Hay posibilidad de lesión, si no a corto, a largo plazo si no se practica respetando las posturas adecuadas?

Partimos de la base de que, si no hay una posición adecuada, el movimiento no va a ser correcto y puede terminar siendo lesivo.

Se trata de enseñar patrones de movimiento correctos.

Si nuestros músculos estabilizadores no se activan antes de empezar a movernos, el movimiento no será el adecuado, y con el tiempo puede llegar a ser lesivo.

En tus clases has integrado los ejercicios hipopresivos junto a la rutina de ejercicios propios de Pilates, ¿por qué? ¿Qué beneficios aportan? ¿Cómo se complementan con el entrenamiento de Pilates?

Antes te he comentado que el Pilates me cambió la vida y los hipopresivos cambiaron mi enfoque en el trabajo dentro del mundo del Pilates.

La importancia de la realización de hipopresivos radica en que aproximadamente el 80% de las fibras de nuestra faja abdominal son fibras tónicas, es decir estructurales o de sostén, y su contracción es involuntaria.

Es decir, no sirve de mucho trabajar la faja abdominal como si tuviese fibras de fuerza, al revés, provocaremos un aumento de la presión a nivel abdominal y pélvico y seguiremos teniendo una faja abdominal incompetente.

Lo que nos aportan los hipopresivos es la activación involuntaria de nuestra faja abdominal.

Como su nombre indica, disminuyen la presión en la cavidad torácica, abdominal y pélvica, lo que supone un beneficio inmediato para nuestras vísceras y para nuestro suelo pélvico, por no hablar de los beneficios a nivel hormonal, postural y respiratorio.

Realizando hipopresivos reprogramamos nuestra faja abdominal para que sea capaz de activarse de manera involuntaria cuando sea necesario.

Los hipopresivos están contraindicados en personas con hipertensión arterial, con cardiopatías graves y en mujeres gestantes.

Estas personas, sin embargo, sí pueden realizar las posiciones hipopresivas, aunque no deben realizar los ciclos respiratorios con apneas.

¿Qué diferencia existe entre el Pilates Mat o suelo y el Reformer?Ejercicios Pilates suelo pélvico

En realidad, no existe ninguna diferencia.

Los principios básicos del método Pilates son los mismos, se trabaje en el suelo o en una máquina.

Digamos que la diferencia se marca en el lugar donde se realice, es decir, si realizamos Pilates suelo en un estudio, en clases con grupos reducidos, el trabajo y el beneficio del método serán los mismos que si trabajamos con ese grupo reducido en una clase de Pilates con máquinas.

Si, por el contrario, el Pilates suelo se realiza en una clase multitudinaria (gimnasios, polideportivos, centros culturales, etc.) podríamos decir que no estamos haciendo Pilates.

¿Qué opinas de las clases colectivas de Pilates suelo en gimnasios con un solo profesor/a y diez, quince o veinte alumnos practicando los mismos ejercicios con las mismas intensidades y cargas?

Casi ya te he contestado en la pregunta anterior.

Una clase multitudinaria, en la que la gente entra sin conocer los principios básicos, en la que el profesor no conoce las posibles patologías de los alumnos, donde no se realiza un análisis postural de cada alumno, donde no se planifican los objetivos para el alumno, donde es imposible corregir la postura y el desarrollo del ejercicio… ¡eso no es Pilates!

Es más, es muy posible que alguna persona se lesione acudiendo a estas clases colectivas de “Pilates”.

Me molesta bastante que se utilice el nombre de Pilates para ese tipo de clases y que puedan ser impartidas por profesores multitarea que igual dan una clase de Spinning o de Zumba o de “Pilates”.

¿Qué máximo de alumnos admites en tus clases? ¿Por qué?

En mi estudio las clases son como máximo de seis personas.

Considero que, para poder controlar, corregir y dar el trato adecuado a cada alumno, ese número no puede ser mayor.

Para casos especiales, en los que la persona no puede estar en una clase colectiva debido a alguna patología, nos decantamos por clases privadas.

¿Piensas que la práctica de Pilates puede conllevar algún riesgo? ¿En qué casos lo desaconsejarías? ¿Cómo se podrían evitar esos riesgos?

Yo no desaconsejaría hacer Pilates en ningún caso, pero, me refiero a hacer el tipo de Pilates que impartimos en mi estudio, es decir, un Pilates bastante modificado con respecto al Pilates clásico e incluso al de Stott Pilates.

Se trata de ir estudiando, aprendiendo, observando, evolucionando para conseguir lo mejor para la salud de nuestros alumnos.

El método Pilates se pude adecuar a cada persona y, por tanto, aunque existan patologías, siempre podemos personalizar los ejercicios para que todo el mundo pueda practicarlo y disfrutar de sus beneficios.

¿Recomendarías la práctica de Pilates para fortalecer el suelo pélvico a alguien con debilidad de esa musculatura?

En primer lugar, aconsejaría a esa persona que acudiera a un profesional del suelo pélvico, para obtener un diagnóstico adecuado.

Hay problemas del suelo pélvico que requieren un tratamiento específico de manos de un fisioterapeuta especializado en este tipo de patologías.

Aunque yo soy fisioterapeuta y tengo formación en suelo pélvico, en mi estudio trabajo más desde el campo de la prevención que del tratamiento.

Una debilidad del suelo pélvico es algo muy frecuente en mujeres que han tenido hijos, en mujeres pre y postmenopáusicas, en corredoras, en mujeres que pasan muchas horas de pie o sentadas, etc.

Gran parte de las mujeres que acuden a mi estudio son candidatas a sufrir algún problema en su suelo pélvico y ahí es donde se centra nuestro trabajo, en intentar que sean conscientes de la importancia de tener un  suelo pélvico sano, así como enseñarles a mejorar su postura a través del Pilates y de los hipopresivos, a reprogramar su faja abdominal y, en definitiva, a mejorar la calidad de vida a través de la prevención.

Por supuesto, a los hombres que acuden a mi estudio también les hablamos de suelo pélvico y de la importancia de la faja abdominal, ya que a ellos también les afecta tener una faja abdominal incompetente.

No tanto a nivel de su suelo pélvico, ya que anatómicamente es diferente al nuestro, y no tienen hijos ni menopausia, pero sí a nivel de gestión de fuerzas intraabdominales, ya que éstas pueden causar hernias discales, inguinales y abdominales y esto sí se produce en mayor proporción en hombres que en mujeres.

Mercedes Delgado

Mercedes Delgado es fisioterapeuta, con más de veinte años de experiencia, certificada en Stott Pilates y en Reebok University. Formación en Método Hipopresivo Marcel Caufriez, y en Hipoxic Interval Training. Profesora de Pilates y entrenadora personal en Reebok Sports Club Madrid, Club de Puerta de Hierro, Erik Center, Atelier, Siluets… Desde 2012 es responsable del centro Pilates Samsara.

La puedes encontrar en su página web: Pilates Samsara y a través de estos medios: Email: info@pilatessamsara.com, Facebook: Pilates Samsara.

Como ves, volvemos a insistir en que no todo es válido y beneficiosos para todo el mundo y, al igual que el uso de bolas chinas o la práctica del running, con los ejercicios de Pilates para fortalecer el suelo pélvico ocurre lo mismo: asegúrate de que es una práctica que no va a resultar perjudicial en tu caso y practícalo siempre junto a un profesional preparado que modifique y adapte la rutina de ejercicios a tus necesidades.

Si eres profesional del deporte o el Pilates y quieres dejarnos tu testimonio o incluso escribir un post contando tu experiencia y compartiendo tus conocimientos, ¡anímate y escríbenos!

Si te ha gustado este post y crees que puede resultar útil a más mujeres, ¡compártelo en tus redes sociales!

Para formar parte de nuestra comunidad de suscriptores, no perderte ningún post semanal y beneficiarte de las ventajas exclusivas que os tenemos reservadas, ¡apúntate GRATIS a nuestra newsletter!

There was an issue loading your timed LeadBox™. Please check plugin settings.
Es sencillo compartir...Share on Facebook0Share on Google+7Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn10Email this to someone

, , , ,

9 comentarios para ¿Pilates para fortalecer el suelo pélvico, sí o no?

  1. Maria Sábado, 13 de febrero de 2016 at 14:44 #

    Hola, qué buen post! Quería preguntaros si es recomendable la práctica de hipopresivos si me operé de histerectomia con reconstrucción de suelo pélvico con implantación de malla para sostener la vejiga hace 3 meses. Lo digo por si al hacer la succión como las vísceras suben, no sé si ese acto tira de la malla y podría quizás ser perjudicial. La malla es parcialmente reabsorbible, pero supongo que eso será con el paso del tiempo que se integre en los tejidos. Muchas gracias os animo a seguir, hacéis una labor informativa muy importante para las que estamos mal de este tema. Un abrazo!

    • Laura Rojas Martes, 23 de febrero de 2016 at 11:28 #

      Querida María:
      Gracias por tu comentario y por la pregunta que has lanzado. Me habrás leído alguna vez decir que no me gustan las recetas genéricas y que no todo vale para todas. Quiero decir con esto que no hay un día “D” en el que te levantas y ya puedes realizar los esfuerzos físicos que la noche anterior al acostarte no podías realizar. Ante todo, sentido común y progresión fisiológica, de la mano de un profesional sanitario cualificado. En resumen: mi consejo es que acudas a un fisioterapeuta especialista en suelo pélvico y formado en hipopresivos, siempre y cuando cuentes con el visto bueno por parte del médico. Será tu fisio quien aplique el sentido común y, tal vez al principio (lo más seguro) no realicéis apneas, descanséis entre las diferentes posturas en vez de encadenar unas con otras, etc. Si yo fuera tu fisio, contando con la aprobación médica, comenzaría a ejecutar las posturas hipopresivas (comenzando por las más sencillas) con las pautas oportunas y realizando respiraciones manejables, sin apenas al principio para ir avanzando progresivamente en función de tus sensaciones y logros. Te animo a que busques un profesional en tu zona y nos cuentes qué tal va tu recuperación. Un abrazo y ánimo!!

      • María Miércoles, 24 de febrero de 2016 at 14:59 #

        Gracias Laura, lástima que no he podido leer tu consejo hasta esta mañana. Fui el lunes a un centro de rehabilitación que me recomendó mi ginecólogo para consultar mi caso, la fisio me miró y me recomendó empezar a diario con kegel rápidos y lentos, y 15 hipopresivos diarios y verme en 15 días. Yo los hipopresivos los hacía antes de la operación con otra fisio y se me daban muy bien. Empecé ayer martes, pero con tanta voluntad que creo que con los hipopresivos me hice daño pues estuve toda la tarde con sensación de peso, no sé si me he lastimado con las succiones. Además hoy he manchado un pelín, muy poco, y luego ya no he vuelto a manchar nada (¿puede ser algún capilar roto de los esfuerzos?). Lástima que hasta hoy no he podido leer tu respuesta, ahora que te leo pienso que debería haberlo hecho como tú dices, observándome y poco a poco. Decirte que mi médico me dijo que salvo halterofilia podía hacer de todo, no obstante el viernes voy a verle porque me da miedo haberme perjudicado y esta tarde llamaré a la fisio para preguntarle. Me interesa mucho saber en qué medida pudieran perjudicar los hipopresivos mal prescritos a una persona como yo con histerectomía y malla (creo que debe de haber muchas mujeres en mi situación) pues después de la experiencia estoy pensando que quizá debería descartarlos hasta dentro de unos meses. Escribo esto aquí por si alguien ha pasado por lo mismo y pudiera ayudar. Muchas gracias de nuevo.

  2. Pedro Viernes, 19 de febrero de 2016 at 12:08 #

    Muchas gracias por la información. Un cordial saludo.

  3. Aixa Laxmi Lunes, 18 de abril de 2016 at 12:14 #

    Maravillosa entrevista, muchas gracias por publicarla. Confirma lo que vengo observando y aplicando en mi trabajo como profesora de Pilates de los últimos 7 años. No todos los ejercicios de Pilates Clásico son seguros y algunos son hiperpresivos para el suelo pélvico y la faja abdominal. Y no es tanto por los ejercicios en sí, sino por varios motivos:
    1. La conciencia corporal de los alumnos. En algunos ejercicios de Pilates hay demasiadas cosas a tener en cuenta a la hora de una correcta ejecución y no todo el mundo tiene la conciencia corporal suficiente para ejecutarlo de forma segura.
    2. El grado de entrenamiento del alumno. Cosa que es muy difícil de valorar en clases colectivas, por no decir imposible.
    3. La didáctica del profesor. Explicar correctamente un ejercicio “difícil” con fluidez y buena técnica didáctica no es fácil, requiere de tiempo, experiencia y por decirlo de algún modo aptitudes pedagógicas… siendo el curso de Pilates relativamente asequible para mucha gente, no todo los profesores de Pilates tienen estas dotes didácticas.
    Para realizar una práctica segura con mis alumnos he optado por lo siguiente:
    1. Tener grupo pequeños, seis alumnos como máximo.
    2. Eliminar del entrenamiento los ejercicios de Pilates Clásico que sé que pueden entrañar algún riesgo.
    para mis alumnos si no los hacen con corrección.
    3. complementar el entrenamiento con otros ejercicios que sí son seguros, especialmente aquellos que hacen trabajar a las cadenas musculares, consiguiendo un ejercicio más orgánico, más eficaz y más seguro.
    4. Hacer mucho hincapié en la conciencia corporal y la concentración para que el beneficio del ejercicio se multiplique y para que el alumno sepa reconocer si hay algo que no está realizando con corrección.
    5. En caso de duda derivar al alumno a un buen fisioterapeuta.
    Muchas gracias por vuestros maravillosos artículos y vuestra labor de difusión desde el conocimiento, la experiencia y la evidencia científica.

  4. Luisa Sábado, 23 de abril de 2016 at 23:01 #

    Un buen artículo con mucha información. Yo llevo 6 meses haciendo Pilates con una fisio y cada vez me gusta más y también estoy iniciándome en los hipopresivos con la misma fisio. Hay una gran diferencia con el gimnasio donde estábamos más de 30 personas y cuando terminaba la clase yo estaba mucho peor que cuando empecé… Además, tengo artrosis cervical y lumbar y ahora veo que fue una temeridad por mi parte hacer Pilates en el gimnasio.

  5. Mercedes Domingo, 28 de agosto de 2016 at 16:53 #

    Por favor conectáme con alguien en Buenos Aires que sea serio y profesional, ya que estoy padeciendo de prolapso y actualmente está saliendo para afuera. Es urgente. Espero tus noticias. Gracias
    Saludos cordiales
    Mercedes

  6. Piti Pinsach Lunes, 24 de octubre de 2016 at 9:33 #

    Enhorabuena Mercedes por la imprescindible, para la mayoría de alumnos y pacientes, fusión de Pilates con Hipopresivos. Permite que sugiera que, de la misma manera, convendría que la técnica hipopresiva que se utilice sea la más actualizada y que muestre más evidencias de su eficacia.
    Después de 12 años de enseñar hipopresivos, hace dos años nos dimos cuenta de la necesidad de sumar conocimientos con técnicas actuales como neurodinamia, miofascial, escuela de espalda y con una pedagogía y didáctia muy específica. Hemos realizado investigaciones, algunas de ellas tesis doctorales, participamos en congresos internacionales y verificamos que disponíamos de una técnica que era mucho más evolucionada y eficaz que los hipopresivos del siglo pasado. Debiamos definirla con un nombre que no confundiera con los antiguos hipopresivos y que fuera comprensible para los anglosajones pues HIPO en inglés no tiene significado y PRESSIVE tampoco. Le pusimos el nombre de Low Pressure Fitness y en la actualidad tenemos profesionales en unos 20 países, se pueden encontrar en nuestra web.
    La necesidad de sumar a Pilates Low Pressure Fitness viene por razones que se explican en la entrevista. La faja abdominal y el suelo pélvico conviene que tengan algunas cualidades para que hagan bien su función:
    1) Tono de base, que sostenga y mantenga en su sitio los órganos del suelo pélvico y evitar hipertonías (excesiva y mantenida contracción) que pueden ser debidas a contracciones reiteradas y del mismo que tal vez algunos profesionales de Pilates hacen realizar a sus alumnos.
    2) Co-sinergia o lograr que la faja abdominal y el suelo pélvico, ante un esfuerzo, una risa, grito o tos, se contraigan automáticamente como lo vemos que le sucede a una niña o niño de 5, 6, 7, 8, … años.
    Así pues, a grandes rasgos, es importante que los ejercicios que se realicen para lograr estas cualidades logren que, sin contraer la faja abdominal y el suelo pélvico, la persona note que se contrae solo. Esto se logra con los ejercicios de Low Pressure Fitness.
    Reitero mis felicitaciones por la fusión, por la entrevista que hago extensiva a los muchos de profesionales formados en Pilates, como yo mismo, que vieron la necesidad de cambiar algunos ejercicios por los hipopresivos del siglo XXI, Low Pressure Fitness.

    • María Lunes, 24 de octubre de 2016 at 11:39 #

      Muchísimas gracias, Piti, por tus siempre valiosas aportaciones. Un saludo!

Deja un comentario

A los efectos de lo previsto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, usted queda informado y presta su consentimiento para que sus datos personales sean utilizados con la finalidad de gestionar correctamente el uso del foro. Los datos serán conservados de modo confidencial y no comunicados a terceras empresas o personas.

Si se nos proporcionan datos de terceros, la persona que lo haga deberá, bajo su responsabilidad, informar al afectado de lo dispuesto en esta cláusula y obtener previamente su consentimiento. En todo caso, pueden ejercerse los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en la siguiente dirección de e-mail: info@ensuelofirme.com