Top Menu

Incontinencia urinaria al correr

Cómo volver a correr o saltar sin miedo a los escapes de orina

Es sencillo compartir...Share on Facebook0Share on Google+7Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn1Email this to someone

¿Cuando sales a correr o juegas al pádel mojas el pantalón?

¿Ya no te atreves a hacer algunos ejercicios de aerobic porque se te escapa el pis?

Hoy voy a contarte qué recursos tienes para evitar la incontinencia urinaria al correr o saltar, a corto y a largo plazo.

Y no, no te voy a hablar de compresas.

Son los recursos que yo misma he puesto en práctica y ¡funcionan!

La incontinencia urinaria entre mujeres al correr o saltar es mucho más frecuente de lo que puedas imaginar a pesar del secretismo y tabú con el que se lleva habitualmente.

Con los datos que se tienen (probablemente la cifra sea más alta, pero todavía hay muchas mujeres no se atreven a hablar de este tema) se calcula que cerca del 50% de mujeres que han tenido partos vaginales sufren pérdidas de orina durante el posparto.

El parto vaginal duplica las probabilidades de sufrir alguna disfunción del suelo pélvico como asegura el Dr. Sánchez del Vall d’Hebron en esta entrevista en la que también afirma que:

 “En España las mujeres están un poco abandonadas. Tras el parto se van a casa y no existe seguimiento alguno, al contrario que en países como Alemania y Francia.”

¿¿¡¡Un poco abandonadas!!??

Menuda odisea tuve que pasar yo tras mi primer parto para superar la incontinencia urinaria de esfuerzo cuando corría o saltaba.

Por otra parte, hay datos que revelan que más del 50% de las jugadoras profesionales de tenis sufren síntomas de incontinencia urinaria porque está demostrado que, mientras ciertos deportes pueden generar hiperlaxitud de ligamentos, hay otros que provocan hiperpresión abdominal.

Deportes como correr, jugar al pádel o al tenis y ejercicios que impliquen saltos, como los burpees, el CrossFit, etc. tienen un impacto directo y muy fuerte en el suelo pélvico.

Este vídeo en el que se pregunta directamente a las mujeres participantes de un campeonato de CrossFit si se hacen pis mientras hacen el circuito de ejercicios, y algunas “atrevidas” (fijaos en el tabú que supone también para algunas de ellas hablar sobre este tema y la cara que ponen ante la pregunta) responden que sí y que es “lo habitual y lo normal”, ha generado mucha polémica ente los profesionales de la rehabilitación del suelo pélvico porque ¡no!, NO es normal.

Disculpad que esté en inglés, pero creo que se entiende perfectamente.

La incontinencia urinaria de esfuerzo entre mujeres que practican deporte no debe ser considerada “normal y habitual”, sino que debe ser tratada igual que se tratan con preocupación y seriedad otras lesiones y se intentan prevenir para poder continuar con la práctica de ese deporte.

Quizás ahora no te parezca grave tener, a veces, un pequeño escape de orina, pero piensa que un suelo pélvico debilitado sometido habitualmente a hiperpresiones, impactos y malas posturas puede desembocar en un prolapso de órganos pélvicos y entonces puede ser ya demasiado tarde para dar marcha atrás.

Pero dejar de practicar tu deporte favorito tampoco es la solución, más aún cuando los múltiples beneficios físicos y psíquicos que proporciona la práctica habitual de deporte están más que demostrados.

Incontinencia urinaria al saltar

¿Qué debes hacer entonces si tienes incontinencia urinaria al correr o al saltar?

Lo primero es no sentirte sola, avergonzada o culpable o, todo lo contrario, aceptarlo como algo normal porque he sido madre, porque a mi madre también le pasó, porque practico deportes de impacto, etc.

No lo ignores, ni te lo tomes como algo normal y con lo que vas a tener que convivir, debido a x motivos o circunstancias.

Llevar una compresa puede ser una “solución” a corto plazo, pero tu objetivo debe ser superar tu incontinencia y no volver a tener ningún escape de orina.

Busca un profesional especialista en este tema.

La fisioterapia de suelo pélvico es la primera opción que debes considerar, sin descartar otras alternativas según tus síntomas.

Hay cientos de investigaciones realizadas por prestigiosas instituciones que demuestran el altísimo grado de éxito y mejoría sin medicina ni cirugía, sólo con la fisioterapia de rehabilitación del suelo pélvico.

¡Ojo! los ejercicios de Kegel aislados no suelen ser la solución porque el suelo pélvico no funciona aisladamente.

En la mayoría de revistas y foros se nos anima a hacer diariamente cientos de repeticiones de estos ejercicios mientras conducimos, estamos en la oficina o en el supermercado, cuando, por una parte hay una gran cantidad de mujeres que no saben contraer correcta y aisladamente estos músculos (nosotras te damos algunas pistas aquí para localizar y aislar estos músculos), sino que contraen otros (glúteos o abdominales) y, por otra, estos ejercicios se enfocan en una parte muy pequeña del conjunto global de elementos implicados en la salud del suelo pélvico y no siempre su práctica como único remedio es lo más indicado.

Debe ser un especialista, ya sea ginecólogo, urólogo, proctólogo, fisioterapeuta, etc. quien debe comprobar que todo ese conjunto de elementos está en condiciones adecuadas de garantizar un correcto funcionamiento del suelo pélvico.

Entender la relación del suelo pélvico con los músculos del core, con el diafragma, conocer la importancia de la corrección postural, saber identificar los músculos concretos que hay que trabajar, comprobar que los esfínteres, la vejiga o los intestinos funcionan correctamente, descartar motivos hormonales (menopausia, progesterona, posparto) o endocrinos, es parte del trabajo global de diagnóstico que, junto a nuestro especialista, debemos conseguir para lograr una rehabilitación adecuada del suelo pélvico.

Entrena tu core con abdominales hipopresivos

Hoy en día, conscientes de la importancia del entrenamiento de los músculos del suelo pélvico, hay numerosos entrenadores personales que también nos facilitarán pautas para corregir hábitos perjudiciales, tanto posturales como a la hora de realizar ciertos tipos de ejercicios sin riesgo y fortalecer de manera eficiente los músculos del core y del suelo pélvico.

Destacan especialmente los entrenadores certificados en el método hipopresivo y en Low Pressure Fitness, que parecen estar demostrando resultados muy positivos tanto en la corrección postural como en el fortalecimiento y recuperación del suelo pélvico por su incidencia en todos los músculos que forman el core.

Si quieres conocer de qué se trata, cómo realizarlos y todos los beneficios que los hipopresivos aportan a tu core y tu suelo pélvico, no te pierdas esta entrevista que les hicimos a Tamara Rial y Pity Pinsach, dos de los mayores expertos y portavoces mundiales de esta técnica.

Pero con unas clases o sesiones no ha terminado el problema, porque esto no es un resfriado que se quite con una cajita de pastillas.

El trabajo del suelo pélvico debe integrarse en nuestras vidas como un hábito de salud más.

Continúa con el fortalecimiento de tu suelo pélvico en casa.

Hay que incorporar hábitos seguros, corregir o evitar las prácticas de riesgo y a ser posible seguir con la rutina de ejercicios en casa con o sin ayuda de aparatos específicos para este fin.

Ayúdate de electroestimuladores, biofeedback, bolas chinas, ejercitadores de suelo pélvico…

electroestimulación

Encuentra tu electroestimulador. Haz CLICK

Ya te hemos hablado de la eficacia de los aparatos electroestimuladores para continuar con la rehabilitación y fortalecimiento del suelo pélvico en tu propia casa, de cómo no sólo su uso está muy extendido en países como Alemania, Francia o Inglaterra sino que son prescritos y subvencionados por los servicios públicos sanitarios de la mayor parte de países europeos.

Nosotras hemos hecho una selección que puedes ver en nuestra tienda.

También son muy interesantes los biofeedback que te ofrecen información muy precisa del estado de fortaleza y tonificación en el que se encuentran tus músculos en cada momento y cuál es su progresión conforme vas avanzando en el entrenamiento.

Puedes usar bolas chinas, ejercitadores de Kegel, electroestimuladores o biofeedback para complementar y continuar el tratamiento en casa, pero ¿qué puedo hacer mientras estoy rehabilitando mi suelo pélvico pero aún no está lo suficientemente fuerte?

Los tampones para la incontinencia de esfuerzo.

Contrelle® Activgard tampón incontinencia

Mientras estoy rehabilitando y fortaleciendo mi suelo pélvico pero éste aún no está lo suficientemente fuerte, como complemento y nunca como sustitutivo, puedo usar tampones para la incontinencia y seguir practicando mi deporte favorito sin miedo a tener escapes de orina.

Los tampones para la incontinencia actúan a modo de pesario que cuando están colocados en la vagina, igual que se coloca un tampón higiénico, suben ligeramente la vejiga corrigiendo el ángulo del cuello vesical y reduciendo la posibilidad de escapes de orina cuando realizamos algún ejercicio.

Contrelle® Activgard flexible

Es el caso, por ejemplo, del dispositivo diseñado y fabricado en Alemania Contrelle Activgard, que se usa como un tampón y cuya efectividad se ha demostrado mediante estudios realizados en Dinamarca y Suecia donde más de un 80% de las mujeres que lo han usado han experimentado una considerable mejoría en su incontinencia de esfuerzo y en más de un 35% de los casos la incontinencia ha desparecido totalmente durante su uso.

Para usarlo basta con saturarlo de agua y colocarlo igual que un tampón higiénico ya que, respetando unas normas básicas de higiene al colocarlo y extraerlo, no afecta ni altera el PH ni la flora vaginal pues no es absorbente.

Contrelle Activgard es un dispositivo muy curioso, fabricado en una suave espuma con forma alargada, que se coloca con la ayuda de un aplicador que hace que se doble durante la inserción pero una vez colocado en la vagina se abre ligeramente, sin molestar en absoluto, y ayuda a elevar y soportar la vejiga, el recto y las demás vísceras abdominales.

Su uso durante el ejercicio se nota. De hecho, yo lo uso incluso ahora que no sufro incontinencia de esfuerzo cuando salgo a correr porque realmente noto que sufro mucho menos impacto en el suelo pélvico cuando lo llevo puesto.

Vidasec tampones contra la incontinencia urinaria

Vidasec. Encuéntralos en nuestra tienda (Haz CLICK)

Otro tampón contra la incontiencia es Vidasec que funciona por el mismo principio de elevar la vejiga y soportar la uretra.

También se debe saturar de agua antes de colocarlo y se coloca igual que un tampón higiénico. La diferencia principal con los Contrelle Activgard es su forma, éste no se “abre”, y el material del que está fabricado, éste una vez mojado (cuando está seco es muy duro) queda muy muy suave y blandito.

Para saber cuál es el que te va mejor no hay otra alternativa que probarlos, no sólo porque los fabrican en diferentes tamaños y tienes que dar con tu talla, sino también porque el material del que está fabricado te puede resultar más o menos cómodo.

En mi caso en concreto, suelo usar los Contrelle Activgard porque realmente noto que soportan más mi suelo pélvico que otros. He dado a luz dos veces y la talla 2 me resulta muy cómoda y efectiva. Pero eso no significa que tu caso sea el mismo.

Para que te hagas una idea de los tamaños, he puesto dos fotos.

Contrelle Activgard Vidasec secos

En la foto de la izquierda ves (de izquierda a derecha) una comparativa de los siguientes productos secos, sin empapar en agua: un tampón higiénico tamaño normal (no mini), un tampón higiénico tamaño super (no superplus), un Vidasec tamaño extra, un Vidasec tamaño normal, el pesario Cubo del Dr. Arabin de 32 mm, y tres Contrelle Activgard tamaño 1 (pequeño), 2 (mediano) y 3 (grande).

Contrelle Activgard Vidasec mojados

En la foto de la derecha ves los mismos productos pero una vez mojados y empapados de agua, que es como deben usarse.

En caso de que estés interesada, hemos preparado en nuestra tienda un kit con los tamaños disponibles tanto de la marca Contrelle Activgard como de Vidasec para que los pruebes antes de decidirte por una marca y tamaño concretos.

La tercera alternativa que te presento para combatir la incontinencia de esfuerzo mientras practicas algún ejercicio, y nunca como sustitutivo del tratamiento de rehabilitación y fortalecimiento de tu suelo pélvico, es el uso de pesarios de cubo.

Los pesarios de cubo.

Los pesarios de cubo basan su efectividad contra la incontinencia urinaria de esfuerzo en el mismo principio que los tampones de incontinencia, es decir, elevan ligeramente la vejiga corrigiendo el cuello vesical e impidiendo que haya escapes de orina con los esfuerzos.

Pesario-cubo-dr-Arabin

Pesario Cubo del Dr. Arabin. Haz CLICK

Suelen tener sus lados cóncavos lo que hace que hagan vacío con las paredes de la vagina y se adhieran a ellas evitando que se muevan de su sitio cuando realizas ejercicio.

Para decidir su tamaño y la idoneidad de su uso en tu caso concreto, es necesario que consultes con un especialista quien te indicará las horas que puedes llevarlo colocado.

A modo orientativo, puedes intentar saber cuál es el tamaño más adecuado para tu caso usando los dedos mientras te encuentras de pie con la vejiga llena.

El pesario debe ser lo suficientemente grande como para sostener el cuello vesical y no desplazarse del sitio donde está colocado, pero lo suficientemente pequeño como para que no te moleste durante su uso.

En Francia, las mujeres con riesgo de sufrir alguna disfunción de suelo pélvico reciben atención de especialistas y subvención de su tratamiento y de los productos para continuar ese tratamiento en casa, por parte de sus servicios de salud públicos.

No es de extrañar, por tanto, que las técnicas y productos más innovadores en la prevención y cuidado del suelo pélvico tengan allí su origen.

Es el caso de los cinturones pélvicos para runners diseñados por Bernadette de Gasquet, doctora, conocedora, practicante y profesora de Yoga y una de las mayores expertas mundiales en la prevención y tratamiento de las disfunciones del suelo pélvico y detractora de los abdominales tradicionales.

El cinturón pélvico para runners

Physiomat la Parisienne

El cinturón pélvico Physiomat la Parisienne ha sido diseñado especialmente para runners. Haz CLICK

El cinturón pélvico (no es una faja ¡no los confundas!) diseñado por esta doctora ha sido especialmente creado pensando en runners, tanto mujeres como hombres que corren y, en general, para todos los deportistas que practiquen deportes de impacto o que impliquen elevar, arrastrar o empujar peso, tipo el Crossfit.

El cinturón pélvico tiene la capacidad de corregir y provocar una postura adecuada, logrando proteger el suelo pélvico de hiperpresiones y la zona lumbar de la tan perjudicial hiperlordosis, sin limitar el movimiento de la pelvis ni de la espalda.

Si quieres conocer mejor este cinturón pélvico diseñado por Bernadette de Gasquet, el Physiomat la Parisienne, que además lleva el nombre de una de las carreras de la mujer más populares de Francia, no dejes de leer nuestro post sobre este cinturón pélvico especial para runners.

Por último, tanto si estás empezando a practicar el running, como si eres corredora habitual, a todos nos viene muy bien conocer los aspectos que debemos tener en cuenta para reducir el impacto, sobre nuestro suelo pélvico y sobre articulaciones o espalda, al correr.

Trucos para reducir el impacto sobre el suelo pélvico al correr

Si quieres conocer qué puedes hacer para reducir el impacto al correr, tienes una explicación más en detalle en este post, pero en resumen, estos son los aspectos esenciales que deberías considerar:

  • Evitar los terrenos duros como el asfalto o los carriles bici.
  • Aumentar la cadencia a unos 180 pasos (90 cada pie) por minuto.
  • Evitar caer sobre el talón.
  • Evitar las cuestas abajo.
  • Reducir la distancia de carrera.
  • Llevar zapatillas que se adapten a la pisada.
  • Cuidar la postura.
  • Evitar el sobrepeso.
  • Contrarrestar el impacto y las hiperpresiones de cualquier deporte con ejercicios de fortalecimiento de la musculatura del suelo pélvico.
  • Entrenar el core con ejercicios hipopresivos, Low Pressure Fitness o con un entrenador personal cualificado que conozca tus circunstancias y adapte tu entrenamiento para que no resulte lesivo.

Estas son, en definitiva, todas las técnicas y productos que, de momento, conocemos para afrontar, de manera general, una incontinencia urinaria de esfuerzo.

Recuerda siempre que la información que ofrecemos debes considerarla únicamente como información general y de ninguna manera debe ser tomada como sustitutiva del consejo médico o información sobre tu condición física particular.

Por ello y por tu salud y bienestar, te recomendamos que siempre consultes con tu especialista quien debe ayudarte a elegir el mejor método complementario al tratamiento que él te prescriba, de cara a poder continuar dicho tratamiento en tu casa y en el largo plazo.

¿Te ha parecido interesante este post? Compártelo y déjanos tus comentarios y opinión y si quieres que escribamos de algún otro tema que te preocupe o interese, escríbenos y nos lo cuentas.

Cuídate, cuida tu suelo pélvico y suscríbete a nuestra newsletter para no perderte ninguna de nuestras recomendaciones.

There was an issue loading your timed LeadBox™. Please check plugin settings.
Es sencillo compartir...Share on Facebook0Share on Google+7Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn1Email this to someone

, , , , , ,

16 comentarios para Cómo volver a correr o saltar sin miedo a los escapes de orina

  1. Leire Miércoles, 31 de diciembre de 2014 at 16:17 #

    Muchas gracias por este post, toda mi vida he practicado deporte, correr ha sido la terapia que me ha acompañado siempre, hasta que fui madre hace 23 meses…. Tuve un parto largo y duro, con maniobra de Kristeller incluida y que terminó siendo instrumental ( fórceps) hice toda la preparación al parto y a pesar de todo lo preparada que pensaba que iba, al final fui incapaz de manejar mi parto. Me dieron el alta a pesar de que no me podía mantener en pie y nadie me explicó las complicaciones que podían aparecer y que tenían solución fácil si las trataba a tiempo, el resultado es que hace unos meses desemplové por fin mis zapatillas de correr y me reencontré con la sensación de libertad que siempre me había dado la carrera, pero a cada zancada que daba la humedad me invadía y pronto me di cuenta de que lo que sentía era que me estaba meando encima, con cada impacto caía sin control…..puede sonar fuerte pero sentí que me habían mutilado…. consulté con un especialista de inmediato y ahora voy a empezar la rehabilitación, desde el primer segundo que entré en la consulta mi pregunta fue si podría volver a correr, su respuesta fue que no me lo podía asegurar….y no dejo de preguntarme si el precio de ser madre tiene que ser tan elevado…no puedo imaginarme el resto de la vida sin calzarme las zapatillas de correr.

    • María Viernes, 2 de enero de 2015 at 11:43 #

      ¡Hola Leire!
      Antes de nada, muchísimas gracias por compartir tu experiencia. ¡No sabes cómo me he sentido identificada con tus palabras! Has descrito la misma situación por la que yo pasé y, afortunadamente, he superado. A mí me dijeron exactamente lo mismo que a ti, que no podían asegurarme que pudiera volver a correr y, de hecho, me lo desaconsejaron hasta que fortaleciera mi suelo pélvico. En mi caso concreto, que no puedo realizar hipopresivos por mi tensión arterial y hernia de hiato, lo que funcionó fue tomarme muy en serio la rutina diaria de ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico y core (no sólo los Kegels sino también el transverso) que aprendí a realizar correctamente con la ayuda de varios fisios, evitar malas posturas (incluso me he comprado una silla especial porque paso muchas horas ante el ordenador), intento reducir el impacto cuando hago deporte con tampones de incontinencia, activo el transverso cuando estornudo o toso y he incorporado DE POR VIDA en mi día a día todas las buenas prácticas que voy aprendiendo y la concienciación del estado de mi suelo pélvico. Espero que con la ayuda de tu especialista, incorporando los consejos y rutinas que él te de y tomando algunas precauciones veas cómo ese pequeño esfuerzo tiene su recompensa. ¡Mucho ánimo y cuéntanos cómo vas!

  2. Sandra Domingo, 6 de septiembre de 2015 at 2:01 #

    Hola. Gracias por vuestras experiencias, por contarlas abiertamente. Yo lo estoy pasando fatal. Un parto con episotomia gigante y un explusivo largo y…..chas….! Me orinaba a mares, muy mal chicas….asi la primera semana, he ido pasando de llevar pañal a , en estos momentos y después de 2 meses , muchos Kegel, hipopresivos y llorar. …he conseguido llevar una compresita decente que me permite no sentirme fatal. Aún así las pérdidas son constantes y al mínimo esfuerzo. No tengo prolapso pero….veo que no avanzó significativamente desde hace un mes. Y lo que más me molesta es la sensación de querer orinar constante. El gine lo achacaba a una infección pero después de tratamiento antibiótico sigo igual. Sin infección pero con esas ganas locas de orinar siempre. Es horrible. A Alguna de vostras les pasó esta sensación? La incontinencia sé que es común y seguiré con fisios, electroestimulacion. ….pero esta horrible sensación de hacerse pis….es insoportable. Alguna idea?

    • Laura Rojas Martes, 8 de septiembre de 2015 at 10:23 #

      Hola Sandra, muchas gracias por compartir tu caso con nosotras. ¿Has probado con la neuromodulación del tibial posterior? Coméntalo con tu fisio, que es quien mejor conoce tu caso, para que valore si esta técnica está indicada para ti. Además, te recomiendo que eches un vistazo a este artículo y sigas los consejos para aliviar la urgencia urinaria: http://www.ensuelofirme.com/10-consejos-utiles-para-combatir-la-urgencia-urinaria. Un abrazo y mucho ánimo, Sandra!

    • sandra Domingo, 10 de julio de 2016 at 21:27 #

      Hola, sandra. Yo también me llamo Sandra. Di a luz hace un mes y medio y tras reposo total en embarazo por riesgo y tras el parto me han quedado ganas constantes de hacer pis. Has llegado a solucionarlo? Es desesperante. Gracias

  3. diana Miércoles, 11 de noviembre de 2015 at 21:43 #

    Les cuento lo mio, soy gestante de 36 semanas, con miedo al parto natural justo por esta razon de la incontinencia.
    Tengo un niño de seis años, nacido por parto natural inducido,tuve un desgarro del perine y soportar el peso de una persona que me aplasto para que mi bb pueda salir. Hice muy bien mi reposo a pesar de haber sido parto natural, pero no todo quedo como antes porque aun que an pasado ya casi 6 años del primer embarazo no puedo saltar soga con dos pies(solo de corridita) me a pasado dos veces que mi esposo me abrazo con fuerza y fue como que me exprimiera porque se me escapo el orine y muy poquitas veces que estornudo con fuerza y tambien lo mismo… y todo despues de mi primer parto. Ahora con este segundo embarazo a pocas semanas de cumplir los 40 no se que hacer me da tanto miedo que este segundo embarazo sea vaginal y quedar peorrrrr y e pensado seriamente en una cesarea porque el gineco me a dicho que el suelo pelvico se distiende mas cuando el bebe sale y que es muy probable empeorar si doy por vaginal… e crecido viendo a mi mama no poder reirse con ganas y estar cruzando las piernas cada vez que tose, a mis 32 años me siento muy joven y quiero tener calidad de vida. Sera la cesarea una buena desicion? gracias

    • Laura Rojas Martes, 24 de noviembre de 2015 at 10:46 #

      Querida Diana:
      Las cesáreas de elección no son una buena idea, menos aún para evitar futuros problemas de suelo pélvico, ya que la cesárea es una intervención quirúrgica invasiva y el parto vaginal es algo natural para lo cual la mujer está preparada. El problema no es el parto vaginal, sino las trabas a las que se ve sometida la mujer (falta de libertad de movimiento, pujos dirigidos, imposibilidad de elegir la postura que desee…). Es un tema muy complejo, Diana, ojalá el día de tu parto encuentres profesionales que te asistan de la manera más respetuosa posible para que tu periné no sufra. Te recomiendo la lectura de este artículo de nuestro blog, escrito por una matrona con larga experiencia en partos respetados: http://www.ensuelofirme.com/parto-y-movimiento-las-mejores-posturas-para-dar-luz. Un abrazo!

  4. Loli Lunes, 15 de febrero de 2016 at 19:12 #

    Hola!! Yo también me siento muy identificada con todo esto. Yo antes salía a correr y jugaba al padel varias veces a la semana y a raíz del parto de mi hijo hace 14 meses me he sentido tan frustrada que he pensado muchas veces abandonar la idea de volver a hacer ejercicio. Algo que antes me hacía sentir tan bien se ha vuelto una pesadilla “pasada por pis”. Y en mi caso a la hora de correr no es que se escape un poco… es mearme a mares aunque hubiese ido al baño antes de salir a correr. También me he sentido bastante sola y abandonada por los médicos. He ido 3 veces al ginecólogo. La primera me dijeron que siguiera con los ejercicios de Kegel, que seguramente no los hacía bien, y que si en 6 meses seguía igual que pidiera cita de nuevo. A los 6 meses y sin dejar de hacer los ejercicios volví a pedir cita porque seguía con el problema. Tonta de mi pensé que igual me miraba, me hacían un estudio o algo para ponerle remedio a mi agonía. Si, tonta de mi, porque el ginecólogo que me atendió la siguiente vez se limitó a mandarme al ginecólogo de suelo pélvico… que allí me dirían si me tenían que operar. El tercero se limitó a decirme que era demasiado joven para que me operasen (tengo 34 años) y que un nuevo embarazo (en caso que quisiera tener un segundo hijo) echaría al traste todo lo conseguido e incluso sería peor aún. Que ya me mandarían una carta para hacer rehabilitación y según fuera la rehabilitación ya veríamos si podría volver a correr. De eso hace ya 3 meses y no hay rastro de la carta para la rehabilitación. ¿Vosotras habéis ido también por la seguridad social u os habéis buscado un fisioterapeuta o ginecólogo privado? ¿Qué me aconsejáis?

    • María Lunes, 15 de febrero de 2016 at 19:54 #

      Hola Loli, a mí me pasaba lo mismo que a ti, que no podía ni correr, ni saltar, ni hacer deporte tranquila y seca… Estuve como tú, perdiendo el tiempo del ginecólogo al urólogo, privados ambos, hasta que me decidí y pagué unas sesiones de Fisioterapia. Si estás en España, dudo mucho que la Seguridad Social te cubra esas sesiones. Es algo que venimos denunciando en nuestro blog desde que lo lanzamos. Al contrario de otros países, como Francia, Bélgica o Reino Unido, donde tras el parto hay un equipo de matronas, fisios, etc. subvencionados por la Seguridad Social que llevan un seguimiento en el postparto y se aseguran de que tu suelo pélvico se ha rehabilitado totalmente, en España, aunque cada vez más demandado por las mujeres y más ofertado en la Sanidad privada, la pública no parece ir al mismo ritmo… ¡Ánimo y no lo dejes! Cuando te trate un profesional especializado en el tema, seguro que vas a experimentar una mejoría. Mil gracias por compartir tu experiencia!!

    • Mercedes Domingo, 28 de febrero de 2016 at 10:42 #

      Hola! Totalmente identificada también. Hace 16 meses que tuve a mi bebé y cada vez que voy a correr tengo que llevar doble compresa y aun así, nada.
      Yo tengo cita con un gine en unos días y sí me habló de una posible operación.
      Una pregunta chicas. El que os dijeran que sí podríais volver a correr a qué os referís? A mí me dijo el ginécologo que no parara de correr, que aunque me meara encima que llevara compresas tipo pañales para correr pero que nunca parara de hacer lo que me gustaba y me hacía sentir bien. ¿Por qué os aconsejaron dejar de correr? ¿Se iba a agravar la situación?

      • María Domingo, 28 de febrero de 2016 at 11:57 #

        Hola Mercedes, muchas gracias por dejarnos tu testimonio y tus dudas. Me parece una auténtica barbaridad que un médico te haya recomendado no parar de correr aunque “te mees encima”. Tal y como decimos en el post, una pérdida de orina por leve que ésta sea, aunque sólo se trate de una gota de pis que se escapa al toser, saltar, estornudar o correr NUNCA debe ser considerada algo normal. La incontinencia urinaria, fecal o de gases es una disfunción del suelo pélvico que debe ser tratada y rehabilitada por un profesional especializado en suelo pélvico ya que, en muchísimos casos, se logra mejorar notablemente e incluso superar totalmente el problema (sí, es un problema, una disfunción, no algo normal que debamos sufrir y asumir). Antes de cualquier operación y antes de asumir que debes usar una compresa de por vida, se debe plantear la posibilidad de rehabilitar (no sé si este ha sido tu caso y se ha descartado por algún motivo). Si sigues corriendo con esa disfunción del suelo pélvico que nos cuentas, tu problema no sólo se va a agravar, tal y como insisto en el post de más arriba: “Quizás ahora no te parezca grave tener, a veces, un pequeño escape de orina, pero piensa que un suelo pélvico debilitado sometido habitualmente a hiperpresiones, impactos y malas posturas puede desembocar en un prolapso de órganos y entonces puede ser ya demasiado tarde para dar marcha atrás”. Te recomiendo también que leas este post de mi compañera Laura, fisioterapeuta especialista en suelo pélvico: http://www.ensuelofirme.com/que-es-un-prolapso-conoce-sus-causas-y-sintomas Muchísimas gracias por tu comentario, Mercedes, espero haber arrojado algo de luz sobre tus dudas y te recomiendo muy seriamente que visites un fisioterapeuta especialista para que te prescriba un tratamiento para tu incontinencia urinaria. Un abrazo!

  5. Marisela Rdz mtz Miércoles, 18 de mayo de 2016 at 1:24 #

    Hola… Buen día!! Mi nombre es Marisela, tengo 43 años. En mi primer embarazo, hace casi 17 años, gracias a Dios, no hubo malestar alguno posterior pero 4 años después tuve a mi segundo hijo. Después del parto natural empezó ese gran problema. Era muy poquito que me hacía pipí después de toser o correr. Al paso del tiempo ha ido aumentando y a día de hoy ya es incontrolable para mi. No sé qué hacer ni a quien acudir por pena y yo pensaba que era la única pero ya veo que es un problema de muchas. Ya es de todos los días estar con toalla sanitaria casi hasta para dormir. Estoy desesperada por que no me imagino vivir el resto de mi vida así. Con quien me recomienda consultar? Vivo en la ciudad de México!

    • Marisela Rdz mtz Miércoles, 18 de mayo de 2016 at 1:33 #

      Y también, hasta caminando se me sale la pis, si bajo escaleras, en cualquier esfuerzo se me sale. Estoy espantadísima!! Asesórenme por favor!!!

  6. Cristina Jueves, 28 de julio de 2016 at 23:33 #

    Mi problema creo que ha sido de siempre, desde pequeña, recuerdo que siempre que salía del cole llegaba a mi casa orinándome, y eso que siempre orinaba antes de salir…
    Fui al médico de cabecera antes de quedarme embaraza, diciéndole que yo no aguantaba mucho el pis…a ver si me mandaban al especialista. Y me dijo que no me preocupase que era muy joven, que no tendría nada… y no me mandó!! 😔
    Luego me quedé embarazada y tuve un niño de 3.890. He ido al gine a los 13 meses y me mandó los ejercicios de kegel y los hipopresivos por que tenía molestias al tener relaciones y se me escapaba el pis y me dijo que me había descendido el útero.
    Me he buscado un fisio y me ha dicho que más bien me ve más problemas de vejiga que de útero, como si la tuviese muy elástica, que desciende mucho cada vez que toso.
    Me ha mandado ejercicios y sobre todo hipopresivos, que me olvide de hacer abdominales normales, que ni se me ocurra!
    Y le he preguntado que si volveré a correr y me ha dicho que cuando vaya mejor… que ya me dirá ella… y que correré con un cacharro… que ya explicará
    No sé el cacharro ese qué será…

    • Laura Rojas Martes, 9 de agosto de 2016 at 11:40 #

      Hola Cristina!!
      Tu fisio te está dando buenas recomendaciones, así que sé constante con los ejercicios hipopresivos, evita todo aquello que puede empeorar los prolapsos -sean de vejiga, útero, recto, etc.-, nada de abdominales clásicos y, de momento, evita como te ha dicho los deportes de impacto como correr. Cuando ella considere que tus músculos y la posición de tu vejiga se ha normalizado, te propondrá retomar el deporte de impacto siempre protegiéndote (el “cacharro” que mencionas será probablemente alguno de los dispositivos de los que hablamos en este artículo y que puedes encontrar en la tienda online: http://www.ensuelofirme.com/categoria-de-producto/control-de-incontinencia)
      Te aconsejo que sigas las recomendaciones de este artículo, en el que te doy consejos genéricos para evitar que tu prolapso empeore: http://www.ensuelofirme.com/10-reglas-de-oro-para-evitar-que-tu-prolapso-empeore
      Un fuerte abrazo!!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Menopausia y suelo pélvico: cómo ponerte en forma sin riesgos | En Suelo Firme - Martes, 12 de mayo de 2015

    […] con los dispositivos para el control de la incontinencia cuando realizas ejercicio. En este artículo, María te cuenta de primera mano qué son y cómo se utilizan estos […]

Deja un comentario

A los efectos de lo previsto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, usted queda informado y presta su consentimiento para que sus datos personales sean utilizados con la finalidad de gestionar correctamente el uso del foro. Los datos serán conservados de modo confidencial y no comunicados a terceras empresas o personas.

Si se nos proporcionan datos de terceros, la persona que lo haga deberá, bajo su responsabilidad, informar al afectado de lo dispuesto en esta cláusula y obtener previamente su consentimiento. En todo caso, pueden ejercerse los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en la siguiente dirección de e-mail: info@ensuelofirme.com