Top Menu

Cómo he logrado superar la incontinencia urinaria

Cómo he logrado superar y vencer la incontinencia urinaria

Es sencillo compartir...Share on Facebook0Share on Google+3Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone

¿Realmente es posible superar la incontinencia urinaria? ¿A qué profesional hay que acudir? ¿Qué rutina hay que seguir? ¿Qué productos son los más eficaces? ¿En cuánto tiempo se ven los resultados?

Estas son algunas de las preguntas que nos hacéis llegar con bastante frecuencia, dirigidas a mí en concreto, pues ya os contaba en este otro post porqué estoy en este barco junto a dos grandísimas amigas y profesionales, Laura y Pilar.

A pesar de no existir soluciones universales que sirvan para todo el mundo ni una vacuna que nos prevenga de las disfunciones del suelo pélvico, hoy voy a hablar en primera persona y compartir con todos vosotros mi experiencia, mis circunstancias, mi opinión y los resultados que yo personalmente he logrado en mi esfuerzo por superar la incontinencia urinaria.

Dejar claro de antemano que en este post no pretendemos lanzar ninguna recomendación ni prescripción para ninguna persona en particular.

Se trata simplemente de hablar abiertamente de mi experiencia personal, de qué me ha funcionado a mí y en qué circunstancias.

Pero, recuerda, lo que me ha resultado a mí no tiene porqué funcionar en tu caso.

Una vez aclarado esto, os cuento mi experiencia.

Tuve muy mala suerte (eso quiero creer) con algunos de los profesionales que me asistieron en mis dos partos, en hospitales diferentes, los dos privados y de prestigio, en Madrid.

Sufrí la falta de tacto de algunos, la falta de humanidad de algunos otros y la humillación y sentimiento de culpa cuando me dirigían frases como: “No sabes empujar”, “No sabes respirar y te estás hiperoxigenando”, “¿para qué sirve esa tontería de la piel con piel?”, “No sabes contraer correctamente el suelo pélvico”,…

Así que no te sientas sola o un caso raro si has pasado por alguna de estas situaciones porque son mucho más frecuentes de lo que piensas.

Busqué un especialista que me diagnosticó y me prescribió un tratamiento personalizado para superar la incontinencia urinaria.

Tuve tan mala experiencia, tanta desinformación y tanta confusión que, lo cierto, es que tardé bastante tiempo en empezar a investigar sobre las secuelas del parto, sobre todo si ha sido largo e instrumentalizado como lo fue el mío, acabando en episiotomía, y llegar a descubrir que en otros países se informa, se acompaña y se preocupan por la salud de la madre antes, durante y después del parto, donde se prescribe un tratamiento, hay un seguimiento por parte de fisioterapeutas especialistas en suelo pélvico y se recetan aparatos para continuar con el entrenamiento en casa.

A los meses de nacer mi primer hijo con un parto bastante largo y complicado, que fue cuando me quedé sin sensibilidad cuando mantenía relaciones sexuales y con incontinencia urinaria de esfuerzo, fui al ginecólogo que me derivó a un urólogo.

Cuando le conté mi problema al urólogo me hicieron una serie de pruebas, como medir la fuerza del chorro de la orina, y lo máximo que me dijeron fue que me comprase unos conos vaginales y que practicara en mi casa.

Probé los conos vaginales y cuando me colocaba el de peso más bajo se me salía casi de manera inmediata, así que me frustré bastante y no volví a colocármelos nunca más.

Después de esa experiencia, algún tiempo más tarde, decidí acudir por primera vez a un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico.

Cómo conseguí vencer la incontinencia urinaria

Aprendí a contraer correcta y aisladamente los músculos del suelo pélvico

En la consulta no llegaron a usar electroestimulación porque realmente me demostraron con un biofeedback que yo sabía contraer esos músculos de manera aislada sin mover glúteos o aductores y cuando los contraía estaban fuertes, aunque sin el tono básico necesario para evitar las pérdidas de orina en momentos de esfuerzo repentino: toser, estornudar o correr.

En este post te explico la diferencia entre fuerza y tono de los músculos.

Encontré los productos y técnicas que mejor se adaptaban a mis circunstancias y estilo de vida

Aun así, yo decidí comprarme un electroestimulador en Inglaterra para probarlo.

electroestimulación

La industria pone a nuestra disposición eficaces aparatos para el tratamiento de las disfunciones del suelo pélvico.

Probé durante un tiempo ese electroestimulador de suelo pélvico pero no conseguí ser constante.

Además, yo ya sabía contraer esos músculos haciendo los ejercicios de Kegel y al no activar al mismo tiempo el abdominal transverso (del que yo aún no había oído hablar), pues estos aparatos sólo ejercitan los músculos que están en contacto con la sonda, no noté una mejoría rápida e inmediata como yo quería.

En mi opinión, los electroestimuladores de suelo pélvico, que funcionan como los electroestimuladores que usan los deportistas haciendo que los músculos se contraigan de manera pasiva mediante la aplicación de una corriente eléctrica no dolorosa, son aparatos muy útiles cuando el paciente no sabe o no tiene la fuerza suficiente para contraer por sí mismo de manera aislada esos músculos, consiguiendo, con un uso continuado, que se vayan fortaleciendo progresivamente, pero en mi caso yo ya sabía contraerlos.

Tampoco he podido hacer ejercicios abdominales hipopresivos porque tengo una hernia de hiato e hipertensión arterial.

El primer día que me enseñaron a hacer hipopresivos, me pusieron un tensiómetro y mi tensión arterial subió a unos niveles bastante peligrosos, con lo cual, desistimos y, desafortunadamente, este tipo de gimnasia está absolutamente descartada en mi tratamiento.

No he conseguido tampoco ser constante en el uso de las bolas chinas.

Mi vida ha sido siempre bastante sedentaria, sentada delante de un ordenador en una oficina durante muchas horas al día, así que nunca he conseguido cumplir con la rutina de estar 10-15 minutos moviéndome con unas bolas chinas puestas.

Entreno mi suelo pélvico activando el core, el transverso, al mismo tiempo que practico ejercicios de Kegel

He pasado por la consulta de varios fisioterapeutas y mi tratamiento consistía en un principio en practicar ejercicios de Kegel, es decir, localizar los músculos del suelo pélvico y contraerlos-relajarlos en diferentes posturas, con elástico, con cojín, con pelota, sentada, a cuatro patas…

Pero cuando realmente noté un avance espectacular (orgasmos mucho más intensos y prácticamente nada de incontinencia en un par de semanas) fue cuando la fisioterapeuta me enseñó a entrenar activando el transverso al mismo tiempo que contraía mi suelo pélvico.

¡Por eso insistimos tanto en el tema!

Ejercitar sólo los músculos del suelo pélvico no siempre es suficiente.

Hay que ejercitar el transverso y todo el core al mismo tiempo que se realizan los ejercicios de Kegel, bien mediante ejercicios hipopresivos (quien pueda practicarlos), bien mediante activación (simple contracción) u otro tipo de entrenamiento específico y respetuoso con el suelo pélvico como los que te explicamos en este post: Cómo entrenar eficazmente el core sin perjudicar el suelo pélvico.

La rehabilitación del suelo pélvico realizada de la mano de un profesional especialista, fisioterapeuta o matrona, es algo mucho más global que practicar simples ejercicios de Kegel.

Es una rehabilitación abdomino pélvica en la que se trata de conseguir el tono justo, ni en exceso ni en defecto, de los músculos del suelo pélvico y los del core, con los que trabaja en coordinación, se busca el origen del problema, se corrigen malos hábitos alimenticios, posturales, etc. y se insiste en integrar en la vida diaria la protección de esta zona del cuerpo.

Así que, ¡sé realista!

No todo se soluciona comprando unas bolas chinas o haciendo miles de ejercicios de Kegel, que pueden incluso llegar a agravar tu problema.

Ante la mínima sospecha de que padeces una disfunción del suelo pélvico, busca un profesional especialista, fisioterapeuta, matrona, etc., que estudie tu caso, realice un diagnóstico certero de tu problema y prescriba un tratamiento de mejoría exclusivo para ti, para tu caso, tu estilo de vida y tus circunstancias específicas.

¡Este es el único consejo que sí funciona para todo el mundo!

He integrado en mi vida el entrenamiento de los músculos de mi suelo pélvico de manera regular y constante

Pero ¿qué me pasaba cuando acababa mis diez sesiones de fisioterapia al año?

Que notaba una mejoría espectacular pero, al cabo de los meses sin ejercitar de manera regular, volvía a tener algunos escapes cuando estornudaba o cuando corría.

Entonces tenía que volver a las sesiones con el fisioterapeuta pues era la única manera de obligarme a practicar de manera constante, al menos durante el tiempo que duraban esas sesiones.

Este es otro de los temas en el que insistimos constantemente en la web: si empiezas a tener un mínimo problema con tu suelo pélvico, el cuidado y entrenamiento tiene que ser constante y de por vida, si no, es muy probable que vuelvas a recaer y eso es exactamente lo que me pasa a mí.

Si no ejercito regularmente mi suelo pélvico y salgo a correr más frecuentemente, vuelvo a tener pérdidas.

Es como otro músculo cualquiera, si no lo ejercitas, se debilita y vuelve a manifestarse el problema, en mi caso, el origen de ese problema se llama: pérdida de masa muscular en el puborectal por un parto con fórceps y episiotomía.

Comprendiendo y sufriendo estos altibajos es como he aprendido la necesidad de crear la rutina de ejercicios que mejor se adapte a mi vida: ahora tengo un ejercitador de suelo pélvico con biofeedback en mi mesilla de noche y me lo pongo todas las noches mientras estoy leyendo antes de dormirme.

Prevención y protección en situaciones de riesgo

Por otra parte, además de ejercitar y fortalecer mi suelo pélvico de manera regular y constante, mi fisioterapeuta me enseñó a protegerme en situaciones de riesgo:

  • Contraigo el transverso y el suelo pélvico siempre que voy a estornudar, toser o a levantar un peso.

    Cinturon pelvico Physiomat Tonic

    Cinturon pélvico Physiomat Tonic desarrollado por la prestigiosa Dra. Bernadette de Gasquet

  • Siempre uso tampones de incontinencia o un pesario y un cinturón pélvico cuando salgo a correr.
  • Tomo fibra y probióticos para evitar el estreñimiento.
  • Nunca empujo cuando voy al baño ni estoy sentada más de cinco minutos.
  • Evito hacer abdominales hiperpresivos.
  • Tengo una silla que corrige mi postura y mantiene mi espalda recta durante las numerosas horas que paso delante del ordenador, para evitar así la presión continuada sobre el suelo pélvico que produce tener la espalda encorvada delante del escritorio.

Así, llevo casi dos años ¡sin haber tenido ni una pérdida de orina!

En definitiva, los puntos clave que han funcionado en mi caso particular son:

  • Encontrar un especialista que me diagnosticó y me recomendó un tratamiento personalizado, teniendo en cuenta las lesiones que yo tenía y mi historial clínico (hipertensión, hernia de hiato).
  • Aprender a  contraer correctamente los músculos del suelo pélvico, es decir, de manera aislada.
  • Encontrar los productos y técnicas más apropiadas para mi disfunción y mi estilo de vida, que complementaron el tratamiento del especialista.
  • Entrenar el suelo pélvico junto con el transverso y el core en su conjunto, pues trabajan de manera coordinada.
  • Evitar, en la medida de lo posible, hábitos inadecuados y situaciones de riesgo o, al menos, protegerme cuando ocurren.
  • La constancia en el entrenamiento y la continuidad del tratamiento en casa para evitar volver a recaer.

Espero que mi experiencia te inspire a buscar ayuda con un especialista, si aún no lo has hecho, a compartir tu experiencia con todos nosotros, si te apetece, y te anime a saber que, aunque no siempre hay una solución total y definitiva, la mejoría o, al menos, evitar el empeoramiento es realmente posible.

Si te ha gustado mi post y crees que puede ayudar a alguien más, ya sabes, ¡compártelo!

Si no quieres perderte ninguno de nuestros artículos semanales, ¡apúntate GRATIS a nuestra newsletter!

There was an issue loading your timed LeadBox™. Please check plugin settings.
Es sencillo compartir...Share on Facebook0Share on Google+3Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone

, , ,

Un comentario para Cómo he logrado superar y vencer la incontinencia urinaria

  1. Camila Jueves, 20 de octubre de 2016 at 2:00 #

    Gracias!

Deja un comentario

A los efectos de lo previsto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, usted queda informado y presta su consentimiento para que sus datos personales sean utilizados con la finalidad de gestionar correctamente el uso del foro. Los datos serán conservados de modo confidencial y no comunicados a terceras empresas o personas.

Si se nos proporcionan datos de terceros, la persona que lo haga deberá, bajo su responsabilidad, informar al afectado de lo dispuesto en esta cláusula y obtener previamente su consentimiento. En todo caso, pueden ejercerse los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en la siguiente dirección de e-mail: info@ensuelofirme.com