Top Menu

Cómo afecta el embarazo al suelo pélvico

¿Cómo afecta el embarazo a tu suelo pélvico?

Es sencillo compartir...Share on Facebook0Share on Google+1Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone

Si existe un acontecimiento estrella en la vida de la mujer, que está acompañado de numerosas transformaciones, tanto a nivel físico como emocional, este es sin duda el embarazo. Algunas de las modificaciones que la futura mamá experimenta en su cuerpo son más visibles que otras. Y, una vez más, el suelo pélvico es el gran olvidado en una etapa en la que, precisamente, debería ser el invitado de honor. ¿Quieres saber por qué?

A lo largo del embarazo los músculos de tu suelo pélvico se ven sometidos a una presión superior a la habitual, y no de manera puntual (como sucede cuando realizas algún esfuerzo), sino constante. Debido al aumento de volumen y a las hormonas que se segregan durante el embarazo (relaxina y progesterona) los ligamentos de la región perineal y abdominal se relajan en exceso.

En consecuencia el abdomen se distiende, disminuyendo el tono de la musculatura de esta zona, y es por esto que el periné corre el riesgo de debilitarse, algo a lo que también contribuye otro factor que afecta a las presiones del suelo pélvico y es bastante frecuente entre las mujeres embarazadas: el estreñimiento.

Todo ello acaba traduciéndose en que, con frecuencia y, sobre todo, durante el último trimestre puedan aparecer los pequeños escapes de orina, al toser, estornudar, reír a carcajadas… Es lo que llamamos incontinencia urinaria de esfuerzo y, en algunos casos, puede prolongarse tras el nacimiento del bebé. Pero tranquila, se pueden tomar medidas para evitarlo.

Más de un tercio de las mamás que dan a luz por primera vez se ven afectadas por este tipo de incontinencia tras el parto. Aunque las pérdidas sean pequeñas, aunque se trate de unas simples gotas de orina que se escapan involuntariamente, no debemos pasarlo por alto. Si te encuentras en esta situación, es importante que consultes a tu médico, matrona o fisioterapeuta experto en suelo pélvico.

El riesgo de un suelo pélvico debilitado

embarazo y suelo pélvicoA veces consideramos que lo que nos ocurre no es importante, que en realidad no nos supone tanto problema. Pero vayamos más allá. Si van pasando los años y no haces nada para solucionar esa debilidad en tu suelo pélvico, puedes estar arriesgándote a sufrir, más adelante, lo que llamamos prolapso, es decir, un descenso de órganos, normalmente en torno a la menopausia.

El prolapso consiste en un desplazamiento de los órganos pélvicos hacia abajo, empujando las paredes de la vagina o el recto e incluso haciendo que parte de éstos salgan al exterior. Algunos expertos se refieren a esta afectación como “la epidemia silenciosa” entre las mujeres de nuestro tiempo. Y no es para menos: 4 de cada 10 mujeres por encima de los 50 años tienen síntomas de prolapso.

Como ves, existen verdaderos motivos para poner a trabajar tu periné a lo largo del embarazo a fin de evitar complicaciones en el futuro. Los ejercicios de suelo pélvico (también conocidos como ejercicios de Kegel) realizados de una manera correcta, pueden ayudarte a luchar contra las pérdidas de orina antes y después del parto.

Ejercitar el suelo pélvico durante el embarazo

Mediante la práctica regular de los ejercicios de Kegel mejorarás tu musculatura y tu periné podrá:

  • soportar mejor el aumento de peso que conlleva el embarazo
  • reducir el tiempo de la fase expulsiva del bebé
  • disminuir las posibilidades de sufrir desgarros o recibir una episiotomía en el parto
  • y favorecer la regeneración de la zona perineal tras el nacimiento del bebe, gracias a una mejora en la vascularización.

En definitiva, durante el embarazo tu periné necesita que te ocupes de él. ¿Cómo? Aprendiendo a sentirlo, a cuidarlo y a tonificarlo. A través de los artículos de este blog, me comprometo a ayudarte en esta tarea.

Es muy importante tomar conciencia de la musculatura perineal durante el embarazo, y saber cuál es su estado para prepararla adecuadamente de cara al parto. Y es que una vez debilitado, el suelo pélvico no tiene la facultad de recuperarse por sí mismo. Por ello, es conveniente que seis semanas después de dar a luz, acudas a un profesional para valorar el estado de tu musculatura perineal.

En países como Francia es habitual que el ginecólogo prescriba unas sesiones de reeducación perineal tras dar a luz, subvencionadas por el sistema sanitario, de la mano de fisioterapeutas o matronas. En nuestro país todavía nos queda mucho trabajo por hacer en este sentido, y el punto de partida es que todas las mujeres seamos conscientes de que debemos ocuparnos de nuestro suelo pélvico antes, durante y después del parto.

En este sentido, quiero insistir subrayando una palabra clave en el ámbito de la Fisioterapia: la prevención. Para limitar los efectos no deseados sobre tu periné en el futuro, es importante que empieces a cuidarlo desde este mismo momento, recordando que durante el embarazo debes evitar llevar cargas pesadas, eliminar las actividades que solicitan los músculos rectos del abdomen (los abdominales tradicionales), realizar ejercicios de suelo pélvico y cuidar tu higiene postural de manera global.

Estoy embarazada, ¿por dónde empiezo?

  • Toma conciencia de tu periné: localiza y siente los músculos que lo forman.
  • Aprende a contraer y relajar estos músculos.
  • Acude a un especialista para que valore el estado de tu suelo pélvico no más tarde del sexto mes de embarazo.
  • Cuida siempre tu postura: cuando estés sentada, cuando camines, cuando estés de pie, cuando vayas al baño, cuando cojas peso (¡nunca excesivo, recuerda!), etc.
  • ¡Muévete! Salvo que tu médico te haya recomendado reposo, te conviene estar activa durante el embarazo y realizar ejercicios respetuosos con tu suelo pélvico.
  • Evita los deportes de alto impacto sobre tu periné (especialmente si ya está debilitado), así como los abdominales tradicionales.
  • Lleva una alimentación sana y equilibrada, rica en fibra, e hidrátate bien para prevenir el estreñimiento (que conduce a un aumento de presión sobre tu periné al defecar).
  • Aprende a realizar el masaje perineal y prepara tu periné para el parto.

 

Si quieres saber cómo puede ayudarte la Fisioterapia pelviperineal durante el embarazo, no te pierdas este vídeo en el que te explico cómo afecta la gestación al suelo pélvico y qué beneficios puedes obtener con un tratamiento fisioterápico:

Vamos, ¿a qué esperas? ¡Suscríbete a la newsletter de En Suelo Firme! y sigue de cerca los consejos y novedades que te contamos en el blog.

¡Empieza hoy mismo, cuida tu suelo pélvico!

There was an issue loading your timed LeadBox™. Please check plugin settings.
Es sencillo compartir...Share on Facebook0Share on Google+1Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone

, ,

Trackbacks/Pingbacks

  1. Cuidar tu piso pélvico en el embarazo la clave para mantener relaciones sexuales placenteras post parto | Mamadre - Lunes, 16 de noviembre de 2015

    […] en el 50% de las embarazadas. Todo esto se incrementa particularmente en el último trimestre del embarazo, periodo durante el cual por efecto de la hormona relaxina nuestros tejidos se ponen más laxos y […]

Deja un comentario

A los efectos de lo previsto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, usted queda informado y presta su consentimiento para que sus datos personales sean utilizados con la finalidad de gestionar correctamente el uso del foro. Los datos serán conservados de modo confidencial y no comunicados a terceras empresas o personas.

Si se nos proporcionan datos de terceros, la persona que lo haga deberá, bajo su responsabilidad, informar al afectado de lo dispuesto en esta cláusula y obtener previamente su consentimiento. En todo caso, pueden ejercerse los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en la siguiente dirección de e-mail: info@ensuelofirme.com